Esquema para una Oración vicenciana: Mirar con los ojos de Vicente de Paúl

Francisco Javier Fernández ChentoOraciónLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Desconocido .
Tiempo de lectura estimado:

Nos hemos reunido aquí para celebrar el 350 aniversario de la muerte de San Vicente de Paúl y santa Luisa de Marillac, y lo hacemos, poniendo a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo en medio de nosotros, pues sin ellos poco o nada podemos hacer.

Hoy en nuestro pequeño rato de oración caminaremos junto a San Vicente, mirando con sus ojos, latiendo  con su corazón y trabajando con sus manos.

INVOCAMOS AL ESPÍRITU SANTO

CANTO: JUNTO A TI.

1.- Junto a ti yo viviré, junto a ti yo rezare,
junto a ti adoraré, junto a ti yo viviré

2.- En  los pobres te veré, siendo pobre serviré,
En los pobres sufriré, con ellos te amare.

3.- Fraternal será  mi ser, en fraternidad quiero vivir
Compartir la misma fe, compartir la misión

EN MI VIDA ENCONTRARAS
ACOGIDA Y COMORENSION

4.- Hoy tu amor me hace vivir,
Hoy tu amor me hace morir
Tu amor me hace convertir
Mi miseria en amor.

EN MI ESPÍRITU ESTARA
LA HUMILDAD Y SENCILLEZ

5.- Junto a ti  quiero vivir,
Junto a ti quiero servir
Junto a ti esta mi ser
Junto a ti esta mi sí.

Vicente de Paúl abre los ojos en 1581, en la granja de Ranquines, muy cerca de Dax, en el suroeste de Francia. Es el tercero de seis hermanos.

«Soy hijo de un pobre labrador, que ha guardado ovejas y puercos» 1, nos diría el mismo en una de  las conferencias dadas a los padres, aunque no siempre se reconoció esto pues  «En la ciudad, donde va a estudiar con la ayuda de un abogado, ya que supone un sacrificio para su familia, Vicente se avergüenza e su padre y no quiere verle»

LA MIRADA DE VICENTE BUSCA AHORA NUEVOS HORIZONTES.

Ordenado sacerdote a los diecinueve años, parece que sólo le preocupa encontrar una buena posición y vivir cómodamente. Para conseguirlo, estudia en las universidades de Toulouse y de Zaragoza, viaja dos veces a Roma, recorre Francia…, busca entablar relaciones con los grandes, sin conseguir prácticamente nada.

Después, poco a poco, sus ojos de hombre se van transformando en mirada de Dios, en mirada de amor.

1609. París. Acusado injustamente de robo, juzgado como sospechoso por todos, experimenta el sufrimiento de tantos que no tienen oportunidades ni para defenderse ni para vivir.

1610. PALACIO DE LA EX-REINA MARGOT. Encargado de distribuir sus limosnas entre los pobres, descubre que injustamente coexisten dos mundos: vanidad y ostentación, por un lado; hambre y sufrimiento por otro.

1612. PARROQUIA DE CLICHY, CERCA DE PARÍS. Vicente de Paúl ya no puede seguir siendo el sacerdote que piensa sólo en buscar una buena posición. Se entrega a su pueblo…

1617. ENERO. VICENTE DE PAÚL trabaja como tutor de los hijos de la familia Gondí. Acompaña a los señores en sus visitas a las haciendas de sus posesiones. A la cabecera de un moribundo en Gannes, descubre el abandono espiritual en que viven y mueren los pobres del campo. Empujado por la señora de Gondí, predica a todo el pueblo, en Folleville, el día 25 de enero. La respuesta es sorprendente:

  • «Todas aquellas gentes se vieron  tan tocadas de Dios que acudieron a hacer su confesión general»2.
  • «… necesariamente morirán de hambre gran parte de los habitantes»3
  • «el pobre pueblo se condena, por no saber las cosas necesarias para la salvación y no confesarse».4

Toda esa buena gente quedó tan tocada por Dios, que venían todos…

  • «Es poca cosa oír y leer  estas cosas; sería menester verlas y comprobarlas con los propios ojos»5
  • «El pobre pueblo se muere de hambre y se condena»

Los ojos de Vicente se desperezan.

1617. Agosto. Chatillon les dombes. Vicente ha abandonado la casa de los Gondi. Quiere evangelizar a los pobres del campo. Está de párroco en Châtillon-les-Dombes. La necesidad de preparar la comida para toda una familia enferma  y atender a todos los que vengan después, contando con la colaboración de todas las buenas personas del lugar, le lleva a organizar la Caridad.

» Habría que verlos en sus casas, para conocer de cerca a los más necesitados y a los que no lo son tanto.»6.

La mirada de Vicente de Paúl ha quedado definitivamente fijada, centrada en la persona de los pobres.

«¡Cómo! Ser cristiano y ver afligido a un hermano sin llorar con él, sin sentirse enfermo con él… Eso es no tener caridad; es ser cristiano en pintura; es carecer de humanidad; es ser peor que las bestias».7.

¡Qué hermoso sería ver a los pobres, considerándolos en Dios y en el aprecio en que los tuvo Jesucristo!» Pero, si los miramos con los sentimientos de la carne y del espíritu mundano, nos parecerán despreciables».8.

CANCION » DEBES AMAR»

Debes amar la arcilla entre tus manos
Debes amar su arena hasta la locura
Y si no, no la emprendas que será en vano.
Sólo el amor alumbra lo que perdura
Sólo el amor convierte en milagro el barro
Sólo el amor alumbra lo que perdura

Debes amar el tiempo de los intentos
Debes amar a la hora que nunca brilla
Y si no , no pretendas tocar lo cierto
Sólo el amor engendra la maravilla
Sólo el amor consigue encender lo muerto
Sólo el amor engendra la maravilla
Sólo el amor consigue encender lo muerto
Sólo el amor

EL ROSTRO, LA MIRADA DE VICENTE DE PAÚL ES FUNDAMENTAL PARA TODAS LAS RAMAS DE LA FAMILIA VICENCIANA, PUES VICENTE ES EL PADRE DE LOS POBRES, Y ES QUE EN SU VIDA LO QUE HIZO FUE MÁS FUERTE QUE LO QUE HABLÓ, PUES LAS OBRAS DE MISERICORDIA SON UN SIGNO DE QUE EL REINO DE DIOS REALMENTE ESTÁ ACTUANDO EN MEDIO DE NOSOTROS: DAR DE COMER AL HAMBRIENTO, DE BEBER AL SEDIENTO, AYUDAR A ENCONTRAR LAS CAUSAS DE SU HAMBRE Y SU SED  Y LAS MANERAS DE ALIVIARLAS.

REZAMOS TODOS JUNTOS EL SALMO DE LA MIRADA

CANTO:
Ven no apartes de mi los ojos,
te llamo a ti, te necesito
Para que se cumpla en el mundo
El plan de mi Padre

Que mi mirada sea,
mirada clara,
sea mirada de niño,
que transparenta el alma.
Sea como agua fresca de arroyo
que no deja ocultar nada.

Que mi sonrisa sea,
sonrisa ancha,
fuerza que surja de adentro,
ganas que se contagian,
buen humor que dé sentido
al quehacer de tu jornada.

CANTO:
Ven no apartes de mi los ojos,
te llamo a ti, te necesito
Para que se cumpla en el mundo
El plan de mi Padre

Que mis palabras sean,
valientes palabras,
que no oculten la verdad
y no teman proclamarla.
Que sean la voz de aquellos
que ya no pueden alzarla.

Que mis manos sean,
manos entrelazadas,
manos con otras tendidas,
abiertas, no solitarias.
Manos unidas y fuertes
que hoy construyen el mañana.

CANTO:
Ven no apartes de mi los ojos,
te llamo a ti, te necesito
Para que se cumpla en el mundo
El plan de mi Padre

Que mi caminar sea,
compartida caminata,
que busque abrir junto a otros
huellas de nueva esperanza.
Que mi camino acompañe
el caminar del pueblo en marcha.

Que mis silencios sean,
eco de tus entrañas,
crisol de anhelo y proyectos
que sólo el tiempo amalgama.
Silencio fértil, simiente
que en brotes de vida estalla.

CANTO:
Ven no apartes de mi los ojos,
te llamo a ti, te necesito
Para que se cumpla en el mundo
El plan de mi Padre

ESCUCHAMOS A SAN VICENTE QUE HOY NOS HABLA A NOSOTROS

«Hermanos míos vayamos y ocupémonos con un amor nuevo en el servicio de los pobres y busquemos, incluso, a los más pobres y abandonados; reconozcamos ante Dios que ellos son nuestros señores y amos, y que somos indignos de rendirles nuestros pequeños servicios»9.

«En lo que a mi se refiere, a pesar de mi edad, delante de Dios no me siento excusado de la obligación que tengo de trabajar por la salvación de esas pobres gentes; porque, ¿quién me lo podrá impedir? Si no puedo predicar todos los días, ¡bien!, lo haré dos veces por semana; si no puedo subir a los grandes pulpitos, intentaré subir a los pequeños, y si no se me oyese desde los pequeños, nada me impedirá hablar familiar y amigablemente con esas buenas gentes, lo mismo que lo hago ahora, haciendo que se pusieran alrededor de mí como estáis ahora vosotros»10

«El amor es infinitamente inventivo»11

CANTO:
SIGUE HABIENDO TANTOS PIES QUE LAVAR.
SIGUE HABIENDO ANTA OSCURIDAD, QUE ILUMINAR.
TANTAS CADENAS QUE ROMPER
PAN Y VINO PARA EL POBRE QUIERO SER.
SIGUE HABIENDO TANTOS PIES QUE LAVAR.
SIGUE HABIENDO ANTA OSCURIDAD, QUE ILUMINAR.
TANTAS CADENAS QUE ROMPER
FORTALECE SEÑOR MI POCA FE.

PODEMOS COMPARTIR EN FORMADE PETICION O ACCIÓN DE GRACIAS

JUNTOS NOS PONEMOS EN PIE PARA REZAR LA ORACIÓN DEL PADRE NUESTRO.

CANTAMOS:
ENSEÑANOS A AMAR VICENTE DE PAÚL
AL POBRE NUESTRO HERMANO
COMO LO AMASTE TÚ. (bis).

ORACIÓN FINAL:

Señor Dios Omnipotente, Padre de los pobres.  Tú nos concedes la gracia de conmemorar este año el 350 aniversario de la muerte de San Vicente y de Santa Luisa.  Te damos rendidas gracias por este don.  Concédenos por su intercesión, que nos dejemos transformar más plenamente por el Espíritu que Tú les diste. Que el Espíritu de Caridad inunde nuestro corazón y nuestra mente para que nuestro amor por los marginados y rechazados de la sociedad, sea inventivo hasta el infinito, cariñoso, atento, misericordioso y previsor.

Haznos descubrir la audacia de San Vicente y de Santa Luisa, la laboriosidad y la fragancia de aquel amor siempre renovado por los pobres, que les ayude a cambiar de verdad su vida.

Ayúdanos a hacer fuerte y humilde nuestra fe en este mundo nuestro que parece tan alejado de Ti, pero que tiene una gran sed de Ti.

Haz que podamos ser signo de esperanza para muchos, como lo fueron San Vicente y Santa Luisa, simples compañeros de viaje por el mar de la vida.  Concédenos que no nos echemos atrás frente a las dificultades y que nos esforcemos con nuestras manos en favor de los pobres, nuestros maestros.  Haz que en su escuela aprendamos a ser verdaderos hijos tuyos, dignos herederos del carisma que Tú confiaste a San Vicente y a Santa Luisa para bien de la Iglesia y de toda la humanidad.

Que este año jubilar sea para toda la Familia Vicenciana, un año de gracia y de conversión; y para los destinatarios de nuestro amor, un año lleno de bendiciones. Amén.

  1. cf. Síg II, p. 9
  2. Síg. XI, p. 700
  3. Síg. II 306
  4. Síg. I, 176
  5. cf. Síg IV, p. 427
  6. Síg. VI, p. 348
  7. Síg. XI, p. 561
  8. Síg. XI, p. 725
  9. Tomo IX, 273
  10. Tomo XI, 57
  11. Tomo XI, 65

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.