Casas de la Congregación de la Misión en París en tiempos de San Vicente (II)

Francisco Javier Fernández ChentoEn tiempos de Vicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Rafael Villarroya, C.M. .
Tiempo de lectura estimado:

San Lázaro

El origen de la Casa de San Lázaro es difícil de conocer al perderse sus títulos con la guerra de los cien años y con las que siguieron después. Parece probable que en principio hubo un monasterio dedicado a San Lorenzo pero que fue destruido por los normandos entre 885 y 888. Luego se construyó sobre esas ruinas una leprosería dedicada a San Ladre o San Lázaro por la confusión frecuente en la edad media de los dos Lazaros de Evangelio que muchas veces los identificaban. (En el primitivo sello de la casa (1264) está representado el hermano de María y Marta).

El primer documento que se tiene es de 1112 y es una concesión de una feria de 8 días que hace el Rey Luis VII “a los Hermanos de San Lázaro”. Esta Feria se llamó de San Lorenzo y luego el rey Felipe Augusto (1180-1223) les compró los derechos de la Feria y les dio una renta anual.

¿Quiénes eran estos Hermanos de San Lázaro? ¿Leprosería o un Priorato? Es difícil también contestar. Lo más probable es que tuviera en principio una Leprosería que se regía como un Hospital por un Prior, ordinariamente un sacerdote que nombraba el Obispo, y un conjunto de hombres y mujeres “donados”, eclesiásticos o laicos que vivían según la regla de san Agustín con votos y sin votos formando más bien una cofradía que un convento, pues los mismos enfermos podían pertenecer a esta Comunidad y llamarse Hermanos. Plaza segura tenían los panaderos.

Con el tiempo los Reyes les dieron muchos privilegios: tenían derecho de justicia, tenían una gran finca y muchas posesiones en la ciudad y por los pueblos. En 1147 el rey Luis VII (1157-1180) visitó la Leprosería y en su recinto se construyó la “logis de Roi”, donde los reyes se detenían antes de su entrada solemne en París y recibían el juramento de los cuerpos de la Villa. También aquí se hacía la despedida de los féretros de reyes y reinas muertos, en su camino hacia la Abadía de San Denis y tenían un funeral.

Desde 1174 este complejo aparece como Priorato y en 1250 el Papa Alejandro IV les confirmó en la Regla de San Agustín como norma de vida. Era uno de los principales Señoríos eclesiásticos.

En 1513 Esteban Poncher, obispo de París, puso al frente de la casa a los Canónigos de San Víctor, para cortar los abusos y cambiar la Administración, pero esta donación nunca se consideró irrevocable, siempre dependió de la voluntad del Obispo.

Entre los años 1618 y 1625 el Cardenal de la Rochefoucauld, comisionado por Roma, hizo la reforma de los Canónigos de San Agustín, y los de San Víctor pasaron a depender de los de Santa Genoveva con el nombre común de Congregación de Francia, pero el 5 de diciembre, los religiosos de San Víctor decidieron que sus diversas casas fueran independientes de la Abadía, por eso San Lázaro siguió dependiendo del Obispado de Paris.

En 1630 era Prior de San Lázaro Adrian Le Bon, nombrado en 1611, en distintas ocasiones había intentado llegar a un acuerdo de comportamiento con sus canónigos de San Víctor, pero nunca llegaron a entenderse.

En 1631 Adrian Le Bon, cansado de sus 10 canónigos y vista la inutilidad de la leprosería, (ya no había leprosos), acudió junto con Nicolás Lestocq, cura de San Lorenzo (1626-1661), a Bons Enfants para ofrecerle a San Vicente el Priorato.

En 1632, después de muchas consultas y duras negociaciones Vicente firmaba el 7 de enero la aceptación de la donación que le hacia el Prior Adrián Le Bon. Al día siguiente, después de la aprobación del Arzobispo, entraba por primera vez, con unos 25 misioneros, en el Priorato, que les había de dar el nombre de Lazaristas. San Lázaro cuando llegaron los Misioneros era un conjunto de muchas cosas:

1) Terrenos:

Una finca (el “Enclos”) la más grande de Paris, tenía un extensión de 92 arpentes (entre 31 y 49 hectáreas). En esta gran finca, dedicada en su mayoría al cultivo, estaban también las granjas, había un molino, un palomar, un cercado para conejos, y servicios de panadería, carnicería, carretería…también un depósito de agua del canal de Pré-Saint-Gervais.

La Feria de San Lorenzo, en la parte Este del “enclos” de San Lázaro, pasado el camino de San Denis, con una superficie de cerca de dos hectáreas.

Poseía tierras en los pueblos de Argenteuil, Belleville, Le Bourget, La Chapelle, Cormeille, Drancy, Gonesse, Chelles, Lagny, Marly, Rougemont, Sevran etc.

2) Casas:

En el “enclos” de San Lázaro estaban los edificios que ocupaban los canónigos, con iglesia, refectorio, biblioteca…. Además había también un edificio que había servido para los Leprosos, un Hospital de locos, una casa Reformatorio para jóvenes y una Prisión para curas y hombres de familias pudientes

También en el “enclos”, en la parte nordeste, había un edificio que luego llamaría Seminario de San Carlos que fue residencia de los seminaristas menores y lugar para retiro.

Fuera del “enclos” y en el mismo Paris se habla de poseer 284 pisos y en el barrio de la Villete, en 1644, era propietario de 5ón casas, de la iglesia, la casa parroquial y la del vicario, además del convento de Santa Perine.

Nada más tomar posesión comenzaron las dificultades para la posesión legal de estos bienes, dificultades que no se acabarán hasta la fulminación, el 21 de julio de 1659, de la Bula de Alejandro VII “Aequum reputamus” (del 18-IV-1655), las definitivas cartas patentes del Rey, de marzo de 1660, y el posterior registro en el Parlamento el 15 de mayo de 1ónón2. (ver X, 429-36; 542-551 y 557­-560)

El deterioro de los edificios y las nuevas necesidades de los misioneros obligó a San Vicente desde 1ón38 a estar casi siempre en obras. En 1ón4ón se hizo un nuevo recinto que cercaba toda la finca.

Entre 1681 y 1683 el P. Jolly derribó gran parte de los edificios antiguos y levantón los clásicos que vemos en pianos y grabados. Luego fue el P. Bonnet, entre 1719 y 1720, quien construyó, de piedra tallada, a lo largo de la calle de San Denis, los dos pabellones paralelos que se alquilaban a los seculares.

Desde 1635 hasta 1ónón0 se calculan que pasaron por San Lázaro unas 20.000 personas para ejercicios y retiros espirituales y salieron misioneros para más de 700 misiones en los pueblos

En la Revolución, se calcula que había en San Lázaro unas 400 personas: Unos 200 eclesiásticos entre sacerdotes, estudiantes y novicios, unos 80 laicos y los demás pensionistas.

En la noche del 12 al 13 de julio e 1789 la casa de San Lázaro fue asaltada y saqueada por un grupo de malhechoras y bandidos pero fallaron en su intento de incendiarla, aunque se quemaron muchos libros de una biblioteca que tenía cerca de 20.000 volúmenes. El 2 de noviembre se decreta que los bienes del clero son bienes nacionales y el 15 de marzo el P.Cayla, Superior General, presenta la declaración de bienes (Rentas 188. 330 francos, Cargas 77.115 francos).

El 12 de julio de 1790 se aprueba la Constitución Civil del Clero, ratificada por el Rey el 2ón de Diciembre. Fijado el juramento para el 4 de enero de 1791, el P Cayla, al no jurar, dejó de ser Diputado de la Asamblea Legislativa. (Había sido elegido por Paris como primer suplente de los seis representantes del clero, pero al no ir el cura de San Gervasio fue él desde el principio. Intervino tres veces.).

El 18 de agosto de 1792 es suprimida la Congregación y reciben el 27 orden de salir de la casa. El 1 de septiembre consiguen llevarse el cuerpo de San Vicente, pero sin la caja-relicario que ya había sido requisada con los otros objetos valiosos de la Iglesia y llevada a la casa de la Moneda.

El cuerpo de San Vicente se lo llevaron a la calle Mathurins-Sorbona, a la casa de un sobrino del Procurador General, P. Francisco Daudet; unos días después a la calle Bourdonnais, a la casa del notario de la C.M, Sr. Clairet, donde estuvo hasta 1795, cuando el Procurador lo Llevó a la calle Nueva-Saint-Etienne y lo escondió en el hueco de un muro de la casa. De aquí salió el 18 de julio de 180ón para la casa de las Hijas de la Caridad de la calle Vieux-Colombier

En 1794 desde el 18 de Enero hasta el 14 de Diciembre se convirtió la casa en prisión, adonde llevaron unos 1.400 sospechosos a juicio de las autoridades revolucionarias, muchos de los cuales no salieron más que para ir a la guillotina. El 15 de Diciembre de 1794 un decreto de la Convención convertía la casa en Cárcel-Hospital de Mujeres. Desde 1850 estuvo atendida esta Càrcel­Hospital por las Hermanas de Maria-José y así permaneció hasta el año 1935, para luego ser demolida entre los años 1935 y 1940.

Únicamente una segunda enfermería levantada en 183ón y la capilla que Baltard había construido en 1824 se han conservado y hoy forman parte del actual Hospital de San Lázaro. Todo lo demás esta ocupado por distintas dependencias de la Prefectura de Paris y por un aparcamiento subterráneo sobre el que hay un jardín, en el que se ha puesto un pequeño monumento con un medallón que recuerda el tercer centenario de la muerte de San Vicente. También las casas correspondientes a los números 99-105 de la talle Faubourg de Saint-Dens son restos de las que el P. Bonnet construyó en 1719.

La Iglesia pequeña (31 X 23 m.) de San Lázaro, después de haber sido una dependencia de la cárcel (un taller de hilaturas para las presas) hubo de ser demolida en 1823.

El “enclos” una vez confiscado a la Congregación fue pronto dividido en lotes y comprado por los particulares, que empezaron a construir viviendas y a hacer cal les.

En el famoso montículo del “enclos” se levantó entre 1824 y 1844 la grandiosa parroquia de San Vicente de Paul. Entre 1848 y 1853 se hizo el Hospital ü Lariboisière y en 1864 la Estación del ferrocarril del Norte, mientras que la Estación del Este se hizo ocupando parte de los terrenos de la Feria de San Lorenzo y el famoso Hospicio del Nombre de Jesús. El boulevard de Magenta que atraviesa el antiguo “Enclos” de sureste a noroeste se abrió por decreto del 9 de noviembre de 1855.

Los terrenos del antiguo seminario de San Carlos en el extremo nordeste del Enclos en 1834 se convirtieron en una casa funeraria.

Tercera Casa Madre de la C.M., en Sevres Nº95 (años 1817-1964). (II, 521)

Esta casa había sido de 1885 a 1715 la casa del coleccionista Gaignières, desde 1719 estaba alquilada por el conde de Roussy aunque era propiedad del Hospital de los Incurables y al menos desde el 13 de mayo la ocupaba Luis de Durfort, Duque de Lorges y Lugarteniente de los ejércitos del Rey.

Desde 1804 la Congregación hizo todo los esfuerzos por que les devolvieran al menos los edificios de San Lázaro que al no ser todavía vendidos según el nuevo Concordato tenía derecho. No lo consiguieron y en sustitución les compró el Estado esta casa y les dio una suma de 90. 000 libras para hacer las obras de acomodación.

El 9 de Noviembre de 1817 tomaban posesión de la nueva casa los misioneros. Una de las mayores dificultades de la casa era el que no tenía capilla ni sitio para hacerla. Fue el 14 de junio de 182ón cuando el ministro de Asuntos Eclesiásticos les compró la casa contigua, la que lleva el número 93, y comenzaron a levantar la actual capilla.

El 1ón de enero de 1827 el Papa mandaba el Breve de nombramiento del P. Willy, coma Superior General, con lo que la C.M. volvía a reorganizarse, ya que , desde que en el año 1800 en que había muerto el P. Cayla, se lo había tenido Vicarios Generales.

El 1 de noviembre de 1827 el P. Willy llamaba al Arzobispo de Paris, Mgr. Quélen, para la inauguración de la nueva Capilla dedicada a San Vicente y adonde el 25 de abril de 1830 llegaba el cuerpo de San Vicente en su artística urna de plata, hecha por el orfebre Odiot y regalo de la Diócesis.

La casa seguía siendo pequeña y comenzaron a comprar los terrenos adyacentes: en 1853 compraron el edificio nº 97 de la calle de Sevres, en 1854 compraron a Soudrans el n2 88 de la calle Cherche-Midi, en 1859 los nn. 92, 94 y 98 de esta misma calle y en 1875 el Nº 90 que faltaba para unir la posesión.

A medida que se iban comprando solares se hacían nuevas dependencias, hasta conseguir la casa actual. El P. Etienne en 1854 había hecho el nuevo altar y las escaleras que permiten acercarse a la elevada caja de las reliquias y, en 1857 compró los terrenos e hizo el actual comedor. Desde que en 1869 se levantó un nuevo piso, para transeúntes y ejercitantes, sobre las edificaciones del nº 97 de la calle de Sevres, se puede decir que la estructura general del edificio central no ha cambiado.

Desde 19ón3 el Superior General, por decisión de la Asamblea, reside en Roma y esta casa ha dejado de ser por lo tanto la Casa Madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *