Año 1656

Francisco Javier Fernández ChentoEn tiempos de Vicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Rafael Villarroya, C.M. y Mítxel Olabuénaga, C.M. · Fuente: Diccionario cronológico histórico-vicenciano 1580-1660.
Tiempo de lectura estimado:

El año 1656 en Francia:

2 enero: Retz, desde Roma, nombra Vicario General de París al cura de S. Leu, Andrés Soussay, preconizado en 1649 como Obispo de Toul; sin embargo el 15 de mayo lo revocaba y ponía de nuevo a Chevalier, Lavocat, Chassebras (de la Magdalena) y A. Hodeng (de San Severino).

Gran indignación del Gobierno y problemas para la Asamblea del Clero y del mismo Papa (M. 410; Blet II, 127).

31 enero: Condena por la Sorbona de Arnauld y de la cuestión de hecho (las 5 proposiciones están en el «Augustinus») y el 31 de la cuestión de derecho (son heréticas) (M. 425; Pastor, XXXI, 148).

23 febrero: Pascal comienza a escribir las Provinciales ininterrumpidamente hasta el 24 de marzo del año que viene (M. 426).

Marzo: Corneille publica la edición completa de la traducción en verso de la Imitación d Cristo (Ver año 1651).

13 marzo: Después de la condena de Arnauld se da una orden de cierre de las «Petites Ecoles jansenistas», ejecutada por el lugarteniente civil D’Aubray en Port-Royal de los Campos.

24 marzo: Milagro de la Santa Espina en Port-Royal: Margarita Perrier, sobrina de Pascal, se cura de una fístula lacrimal, al contacto con el Relicario. Margarita era una pensionista de quince años que estaba bajo las órdenes de la abadesa María de los Ángeles, reformadora de Moubuisson.

La Reliquia de la Santa Espina de la corona de Cristo era de Pedro Le Roy de la Potterie, que luego la dejó para el Convento. 

 

 

24 abril: Decreto de creación del Hospital General de París.

15 junio: El Rey de Polonia recupera Varsovia pero el 20 de julio cae otra vez en poder de los suecos (VI, 34.79).

4 julio-9 septiembre: Hugo de Lionne va en secreto a Madrid pero no consiguió nada en sus negociaciones de paz y Francia se inclinará por Inglaterra (M. 490).

15 julio: Juan José de Austria y Condé derrotan a los franceses en Valenciennes; antes Turena había tenido que levantar el sitio de Arrás. En este año Turena sólo pudo tomar La Capella (M. 411).

18 julio: Cristina de Suecia, convertida al catolicismo privadamente en Bruselas, lo hace públicamente en Innsbruck (3-XI-1655), estará en Roma el 20 de diciembre. Sale ahora para París.

31 julio: Retz, que se ve sin apoyo y sin dinero, comienza una vida errante y vagabunda acompañado por su secretario Guy Yoli. Alemania, Flandes, Inglaterra fueron sus escondrijos (M. 410).

8 septiembre: Llega a París Cristina de Suecia y hace una entrada triunfal. Ha roto con España, busca dinero y quiere ser Reina de Nápoles. Volvió a Roma de nuevo al final de mes pero tuvo que detenerse en Pesaro por la peste (M. 439).

16 octubre: Alejandro VII condena por segunda vez el Jansenismo con la Constitución «Ad Sacram» que era una ratificación de las condenas que la Asamblea del Clero había hecho.

Celio Piccolomini sustituye a Bagni como Nuncio en París. Estará hasta 1663.

————–: Le Vau construye para Bouquet el Palacio de Vaux le Vicomte (M. 459).

Moliere estrena «El Despecho Amoroso» (Le Depit Amoreux) en Beziers.

El año 1656: Vicente de Paúl

Enero: Vicente sigue enfermo de las piernas (V, 440.508); toma una habitación con chimenea (IX, 949)

14-31 enero: la Sorbona condena a Arnauld por sus escritos principalmente de los días 7 y 10 de diciembre último: el 14 se declara la cuestión de hecho como la proposición atrevida y escandalosa, después de 20 sesiones. El 17 comenzaron a estudiar la cuestión de derecho (centrada en la gracia que le faltó a S. Pedro) y el 31 se le condenó como proposición herética (VI, 56.87. Ver Pastor XXX, 148-150).

23 enero: comienzan las «Provinciales» de Pascal, dirigidas contra los jesuitas, expresamente desde la 12ª. Dieciséis aparecieron este año: la 2ª.29-I, 3ª. 9-II, 4ª. 25-II, 5ª. 2 III, 6ª. 10-IV, 7ª. 25-IV, 8ª. 28-V, 9ª. 3-VII, 10ª. 2-VIII, 11ª. 18 VIII, 12ª. 9-IX, 13ª. 30-IX, 14ª. 23-X, 15ª. 25-XI, 16ª. 4-XII.

25 enero: Vicente y los misioneros renuevan, hacen los votos y firman en un registro (V, 469; ver Vincentiana, año 1972, pg. 265-268).

13 febrero: misa de Apertura de la Asamblea General del Clero. La asamblea estaba convocada en principio para mayo de 1655 pero tuvo que diferirse hasta octubre. El 29 de octubre en los Agustinos se tuvo la primera sesión, pero surgieron dificultades de representación por las diócesis de Ruan y sobre todo por París, (Retz fugitivo en Roma). Intervino el Papa con un Breve y fue el 13 de febrero cuando se tuvo la apertura solemne. Temas: Retz, Galicanismo, Jansenismo… (VI.88.264; Blet, 128.131.147; Pastor, XXXI, 195).

15 febrero: Arnauld, cumplido el plazo, es excluido de la Sorbona y el 19 de marzo hay dispersión de las Escuelas y Solitarios de Port-Royal (Pastor, XXXI, 150).

24 marzo: milagro de la Santa Espina. Margarita Perier, sobrina de Pascal, es curada por esta reliquia de una fístula lacrimal y nace una gran polémica con la interpretación del milagro (VI, 264.n).

Abril: Miguel Le Gras, hijo de Luisa, abandona el cargo de Bailli de S. Lázaro a causa de la sordera (SL, 502).

24 abril: edicto de la creación del Hospital General de París (VI, 235; Ibáñez, 121).

2 mayo: Asamblea de los curas en la que tratan también de la casuística expuesta en las «Provinciales» de Pascal.

19 mayo: Vicente se preocupa por acabar con los duelos, y pide al P. Joly que intervenga en Roma y consiga un Breve de condena (V, 584; ver año 1651).

Junio: el P. Brin marcha disfrazado a Escocia, pero el embajador de Francia en Londres le recomienda que se vuelva (V, 588.)

8 junio: Vicente informa favorablemente en favor de Nicolás Sevin para Obispo coadjutor de Cahors. Se abre de nuevo el Seminario de Marsella, están solamente los novicios de la Abadía de S.Victor. (VI, 86; X, 207). Entra en la C.M. el padre del P. Almerás a sus 81 años (V, 591; VI, 37).

Julio: Vicente pasa unos días en Orsigny con Esteban Caulet e Hipólito Feret (VI, 41; I, 260). Vicente empieza a estar preocupado por la peste en Italia, principalmente por los de Génova (VI, 30.48.60-61.113). Otra de las preocupaciones es la guerra en Polonia con noticias contradictorias que le llegan. (VI, 34.78.79.82.94.119). La Congregación de la Fe pide a la C.M. ayuda para una misión en el Líbano, se propone al P. Berthe (VI, 25,29).

3 agosto: el índice condena los últimos escritos de Arnauld (Pastor, XXXI, 151).

1-2 septiembre: Monseñor De Marca presenta en la Asamblea del Clero un estudio y un formulario antijansenístico que es aceptado. Se enviará a todos los Obispos y una relación particular para el nuevo Papa Alejandro VII. Este segundo formulario encontró pegas al hacer alusión a la condena hecha por la Inquisición (VI, 88; Blet.II, 212).

16 octubre: Alejandro VII escribe la Constitución «Ad sacram B.Petri sedem«. Confirma las decisiones de la Asamblea del Clero francés (Blet,II, 216-220).

30 octubre: IVª. Expedición a Madagascar. Salen de Nantes el 30 de octubre pero tienen que volver a S. Nazaire. Los PP. Boussordec y ^Herbron bajaron del barco el día 2 para decir misa y luego no pudieron volver. El Hno. Cristobal quedó en el barco que el día 3 encallaba por la tempestad. Murieron más de 80 personas. El Hno. se pudo salvar en una balsa que le llevó con otras 15 personas hasta Paimboeuf (V, 548.; VI, 127.134; XI, 259).

9 noviembre: un ataque de gripe retiene a Vicente en cama (VI, 131)

15 diciembre: escriben de Génova anunciando la muerte del P.Lucas, primera víctima de la peste (VI, 145.150). Se está haciendo la nueva Iglesia de S. Nicolás de Chardonnet. El P. Joly comienza a dar conferencias en el Colegio de Propaganda Fide. Vicente comunicaba ya el 5 de mayo el encargo del Papa para que la C.M. llevara la Dirección de los alumnos (V, 575; VI, 73).

CARTAS DE VICENTE DE PAÚL

  • «Dice usted (P. Jolly, en Roma) que no hace nada, como si no hubiera que atribuir a la cabeza todo lo que hacen los miembros» (V, 473).
  • «No contesto a quienes no hacen lo que les he pedido, y que cuando él lo haga, entonces le contestaré» (V, 503).
  • «El trato frecuente disminuye la estima y, con frecuencia, la quita por completo» (V, 515).
  • «Venga, padre, y le recibiremos con los brazos abiertos (le recuerda que le salvé la vida)» (V, 516).
  • «Todavía no he visto a nadie que se haya curado de esos dolores de cabeza con el cambio de casa! (V, 529).
  • «El consuelo de los hombres recrudece el dolor mas bien que lo calma» (V, 534).
  • «Seminario para jóvenes-niños «Veo tantas razones en contra de esto que dudo mucho de que sea conveniente». (V, 536).
  • «Me ruega que no le imponga el cargo de superior… es la mejor señal de que hay en usted fundamento conveniente para ese cargo» (V, 537).
  • «Si hubiera sabido lo que era (el sacerdocio)… como lo supe más tarde, hubiera preferido quedarme a labrar la tierra» (V, 540).
  • «Los sacerdotes de ese tiempo… temer los juicios de Dios… propios pecados… satisfacer por los pueblos su justicia irritada… no haberse opuesto… la peste, las guerras, el hambre y las herejías que atacan a la Iglesia por todas partes» (V, 541).
  • «Los sacerdotes que viven como hoy lo hace la mayoría, son los mayores enemigos de la Iglesia» (V, 541).
  • «El mal de las comunidades, sobre todo de las pequeñas, suele ser muchas veces la emulación» (V, 541).
  • «La santa indiferencia en todas las cosas es el estado propio de los perfectos» (V, 563).
  • «Espero, padre, que sabrá tener paciencia con él; puede ser que el exceso de bondad de usted logre superar su poca disposición» (V, 567).
  • «La perseverancia en la vocación depende de servirle debidamente (V, 577).
  • «El hombre es como el tiempo, que nunca está lo mismo» (V, 581).
  • «Los santos se han visto probados de diferentes maneras y ha sido con su paciencia… y con su perseverancia en las santas empresas, salir victoriosos» (V, 581).
  • «Nuestro Señor está para guiarle, lo mismo que está en el pobre para recibir la limosna del rico» (V, 582).
  • «En esta pequeña Compañía no hay sitio para personas débiles y delicadas. (V, 600).
  • «Hemos de recibir con respeto todo lo que Dios nos presenta y examinar luego las cosas con todas sus circunstancias, para hacer lo que más convenga» (V, 603).
  • «Ha hecho usted bien en exponer la verdad a esos señores, a quienes les habían dicho que los misioneros aconsejaban al pueblo que no pagasen las tasas, y todavía lo hará mejor si no habla nunca de estas cosas» (VI, 7).
  • «Así (recibiendo beneficios-rentas) es como se han fundado todas nuestras casas y lo que la Compañía deberá observar con todo esmero» (VI, 13).
  • «La envío una relación del P. Houdoise… no se moleste en leerla… se resiente demasiado de la simplicidad de un pobre misionero. De todas formas es un buen sacerdote que sabe hacer más que decir» (VI, 37).
  • «Las Hermanas están sólo para atender a los que no tienen a nadie que les asista» (VI, 43).
  • «Hay aversiones naturales de las que uno no puede deshacerse, pero tiene que combatirlas y superarlas con la gracia de Dios que nunca les falta a los humildes» (VI, 47).
  • «Ciertas personas quieren que las instruyan para saber más, pero no para vivir mejor» (VI, 47).
  • «Las Hijas de la Caridad tienen que decir poco y hacer mucho» (VI, 47). «La peste ¿Hay que exponerse?» (VI, 49, 60, 61).
  • «Los sacerdotes todos malos en una diócesis» (VI, 53).
  • «Se dice que el cambio de casa le librará de todas sus penas; créame que es un engaño y una trampa que le tiende el diablo, pues nos llevamos a nosotros mismos y nuestras imperfecciones a donde vayamos» (VI, 62).
  • «Lo que necesitan los seminaristas es tener personas de vida interior y de piedad» (VI, 64).
  • «No decida nada sin conocer su opinión. Dios bendice las resoluciones que se toman de común acuerdo2 (VI, 68).
  • «De una comunidad que no despedía nunca a ninguna persona, un prelado exclamó: «Pobre comunidad» (V, 70).
  • «Teniendo voluntad no les faltarán las demás cualidades que hay que tener» (VI, 75).
  • «Las obras de Dios sólo se hacen a la larga» (VI, 76).
  • «Ruidos de noche: ¿No será algún artificio humano?» (VI, 83).
  • «Tendrá más éxitos con la mansedumbre y la humildad que con un trato contrario» (VI, 99).
  • «Nuestro Señor tiene suficiente fuerza por usted y por El, con tal de que confíe en su ayuda» (VI, 108).
  • «Me parece que ese afecto que usted tiene no procede de Dios, por ser demasiado vehemente» (VI, 121).
  • «No todos los deseos, aunque sean buenos, proceden del Espíritu Santo» (VI, 124).
  • «Los que aman mucho a Dios no se jactan de ello. Lo contrario procede de una presunción inaudita. Tiene el atrevimiento de decir que su amor es capaz de hacer todo esto por sí solo» (VI, 140-41).
  • «Dios, que nos lo había dado, es el que nos lo ha quitado. Bendito sea su santo nombre» (VI, 145).

El año 1656: Luisa de Marillac

Enero: es año jubilar en Francia, las Hermanas se disponen a ganar el jubileo (V, 549; SL, 486.487).

Febrero: Luisa anda renqueante con su salud (SL, 484-485.487).

Marzo: piden Hermanas de todas partes, pero no tiene suficientes Hermanas y hay que negar las peticiones, aunque sea a la Gran Princesa, Clara Clemencia Maillé-Brece (SL, 487. 498. 511).

27 abril: proyecto de obras en la Casa Madre (X, 836; SL, 149).

Mayo: Luisa cae en una grave enfermedad y llama a los notarios Le Caron y Galois para añadir un nuevo codicilo al Testamento de 1645 (V, 578.590; X, 740; SL, 492. 494. 834-835).

Junio: Vicente envía la información sobre las Hijas de la Caridad al P. Martín, que le ha pedido desde Turín (V, 604).

Julio: Miguel Le Gras, que ha dejado de ser bailli de S.Lázaro, se repone en el campo, en Champlan (SL, 502.).

29 julio: salen dos Hermanas para la fundación real de La Fere, en principio cuidarán a los soldados heridos, pero la Reina quiere que se queden allí definitivamente (SL, 482.490.501.503.511).

30 agosto: fundación de la casa de Arrás (V, 169.n.89.97; X, 718: SL, 482.508.511).

Septiembre: Luisa se ha caído de la cama y está enferma (VI, 93.98.; SL, 508).

Noviembre: las Hermanas de Chantilly van a cambiar de casa en el mismo pueblo. Criterios para el cambio (SL ,513). Luisa perfecciona los artículos de las Reglas de las Hermanas de Parroquias (SL, 513-514).

Diciembre: las Hermanas, que trabajan muy bien en Arrás no deben cambiar sus costumbres. (Beber cerveza) (VI, 137).

CARTAS DE LUISA DE MARILLAC

  • «No dudo de que hace usted buen uso de sus dolencias y que cuanto más abatido se ve el cuerpo por la enfermedad, tanto más se eleva su espíritu por la sumisión y aquiesciencia al divino agrado y por la práctica de las virtudes interiores» (p. 484).

  • «Con la unión y la cordialidad entre ustedes… no tienen nada que temer, ni los juicios ni las sospechas del mundo, ni las duras reprensiones ni las calumnias y maledicencias» (p. 489).
  • «Más bien hágase usted de rogar para dar su consentimiento, o mejor no se mueva para nada en todo esto: las cosas que Dios quiere llegan a hacerse a su tiempo» (p. 489).
  • «Consejos al Arquitecto en los proyectos de las casas de las Hermanas) (C. 530 y notas, y C. 536).
  • «Me diga si entre los demás ejercicios no omiten ustedes el de comunicarse la oración y el de hacer los viernes la breve conferencia. Le aseguro que no sé de otro ejercicio más apto para hacernos fieles a Dios y mantenernos cordialmente unidas en su santísimo amor» (p. 496).
  • «Créanme, nuestro principal cuidado ha de ser también el mortificarnos mucho, no con penitencias exteriores, sino con una sumisión que parta de una verdadera y sólida humildad, que ame el desprecio y declare la guerra a nuestros sentidos y pasiones, entregándonos con toda exactitud a la obediencia, a todas las virtudes y también a la cordialidad entre nosotras, sin preferencias» (pp. 497-98).
  • «Hace falta mucho tiempo para preparar a las jóvenes, tanto por lo que se refiere a su formación personal, como para que aprendan lo que necesitan -saber para servir a los pobres» (p. 498).
  • «Esta unión se opera, con frecuencia, en nosotras, sin nosotras, en la forma que sólo Dios conoce y no como nos la queremos imaginar… para ayudar a conseguirla: no tolerar en nada lo que se oponga a la voluntad de Dios, darnos por completo a El, no descuidar nuestras prácticas, desprendernos de nuestro propio juicio y trabajar en mortificar nuestras inclinaciones aún en las cosas que nos parecen buenas… Nada hay tan ciego como los ojos para verse a sí mismos, aunque vean las demás cosas» (p. 499).
  • «Sigan así, Herman as, porque mientras estemos en la Iglesia militante, preciso nos será combatir ;„si la bondad de Dios nos hace misericordia y llegamos a la Iglesia triunfante, entonces será cuando alcancemos plenamente esa unión íntima con El, que en esta tierra no podemos poseer por completo» (p. 500).
  • «El Hijo de Dios… no quiso hacer ostentación alguna al establecer su Iglesia… Es fácil el que las cosas vayan en aumento y hasta se puede recibir alabanzas por ello; pero cuando se hace necesario disminuirlas, los que las emprendieron se ven llenos de confusión» (p. 501).
  • «Lo que ahorren servirá para su manutención y vestido, porque bien sé que no quiere usted atesorar. Ama usted demasiado la santa pobreza y la confianza en Dios, que son los dos puntales de la Compañía» (p. 502).
  • «No se si me engaño, pero me parece que Nuestro Señor ha de querer siempre más confianza que prudencia para conservar la Compañía, y que esta misma confianza será la que haga actuar a la prudencia cuando sea necesario, y casi sin que lo advirtamos; y me parece también que la experiencia nos lo ha dado a conocer así en diversas ocasiones cuando la pereza de mi espíritu lo ha necesitado» (p. 503).
  • «He alabado a Dios… y le he pedido la (gracia) de que sepa usted olvidarse de sí misma y mortificar el deseo de su propia satisfacción que se oculta en usted bajo la apariencia engañosa de buscar una mayor perfección» (p. 505).
  • «Le ruego, querida Hermana, me ayude con sus oraciones, como yo lo haré a usted con las mías, para que podamos alcanzar de Dios la gracia de caminar por las vías de su santo amor, sencillamente, buenamente, sin complicaciones, para que no lleguemos a parecernos a esas personas que, en vez de enriquecerse, corren a la ruina a fuerza de querer buscar la piedra filosofal» (p. 505).
  • «Las confesiones sucintas suelen ser las mejores. Porque ¿qué es lo que vamos a buscar a este sacramento? No otra cosa que la gracia de Dios y podemos tener la seguridad de que la bondad divina no nos la negará si por nuestra parte llevamos al sacramento las disposiciones necesarias de sencillez, dolor de corazón y sumisión» (p. 505).
  • «Y ¿qué le diré de esa hermosa casa que habitan ustedes? Su profesión de pequeñez y pobreza ¿no le hace sentir a veces como oleadas de temor? Si es así, quiero creer que hace usted actos de heroica virtud interior y exteriormente, de tal manera que hasta le dará vergüenza presentarse ante la gente, considerándose como la menor de todo el lugar, en donde no dispone, en efecto, más que del alimento y el vestido que Dios hace que reciban gratuitamente» (p. 508).
  • «No tenga dificultad en dejar alguno de sus ejercicios, ya para asistir a su Hermana, ya para servir a los pobres por amor de Dios, porque eso es lo que El pide de usted» (p. 511).
  • «Tratemos, querida Hermana, de entrar en estas santas prácticas; prefiramos la voluntad de nuestras Hermanas a la nuestra cuando aquélla no es contraria a la santísima de Dios» (p. 512).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *