19º Domingo de T.O. (reflexión de José Román Flecha)

Francisco Javier Fernández ChentoHomilías y reflexiones, Año BLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: José Román Flecha .
Tiempo de lectura estimado:

jose_roman_flechaLA FE Y LA VIDA
Domingo 19º del Tiempo Ordinario. B.
9 de agosto de 2015

“Levántate, come, que el camino es superior a tus fuerzas”. Con esas palabras el ángel del Señor trata de levantar el ánimo a Elías. El profeta huía de la amenaza real que se cernía sobre él. Había caminado ya durante una jornada por el desierto y se sentía tan desalentado y temeroso que se deseaba la muerte.

Animado por aquella voz que lo despertaba una y otra vez, “se levantó Elías, comió y bebió, y con la fuerza de aquel alimento camino cuarenta días y cuarenta noches hasta el Horeb, el monte de Dios” (1 Re 19,4-8).

Esa es también nuestra historia, reflejada por tantos elementos simbólicos, como el acecho del mal, la soledad del desierto, los cuarenta días que reflejan la plenitud de la existencia, el ángel que evidencia la presencia y misericordia de Dios, el monte santo en el que Moisés ha recibido la Ley del Señor, el anuncio de la justicia que se ha confiado al profeta. Y, en el centro, el pan para el camino que lleva al encuentro con Dios, el pan de la vida.

LA CUESTIÓN DE DIOS

El evangelio de hoy nos sitúa de nuevo en el contexto del pan y los peces repartidos y compartidos por la multitud que sigue a Jesús (Jn 6, 41-51). En la sinagoga de Cafarnaúm, el Maestro ha dicho: “Yo soy el pan bajado del cielo”. Pero los judíos critican esas palabras. Creen conocer a Jesús y a su familia. ¿Cómo se atreve a afirmar que ha bajado del cielo? Pero a ellos y a nosotros Jesús nos propone los dones de la fe y de la vida.

  • “No critiquéis”. También los hebreos habían murmurado de Dios en el desierto. Dios escuchó sus murmuraciones y respondió con el envío de las codornices y el regalo del maná. A las murmuraciones actuales, Dios responde enviándonos el pan de su Hijo.
  • “Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me ha enviado”. Dios está en el origen de la fe. Para aceptar a Jesús hay que abrirse a la fe y a la sospecha de una paternidad insospechada y reconocer que Dios nos ha enviado a Jesús.
  • “Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende, viene a mí”. La herencia de la tierra prometida estaba condicionada a la escucha de la voz del Señor (Dt 15,5). También ahora, la escucha de la voz del Padre nos llevará a descubrir al Mesías.

LA CUESTIÓN DE LA VIDA

Y junto al don de la fe en el Padre, Jesús expone en su discurso el don de la vida. Los dos están íntimamente unidos por el don del pan, que nos alimenta como al profeta Elías, mientras vamos de camino. Así lo dice Jesús:

  • “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo”. Su bajada fue un anonadamiento. Para él, bajar equivale a entregarse. Jesús ha bajado para encontrarse con nosotros, para revelarnos el amor del Padre y para facilitarnos el camino.
  • “El que coma de este pan vivirá para siempre”. Jesús nos da la vida descendiendo y entregándose. Comer es hacer nuestra su vida y su presencia. Su palabra y su eucaristía alimentan nuestra vida y le abren un horizonte de eternidad.
  • “Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo”. Desde los tiempos de las primeras persecuciones nos acusaron de comer la carne de Cristo. Pero bien sabemos que su inmolación es fuente de salvación no solo para nosotros sino también para todo el mundo.

– Señor Jesús, tú has dicho que “el que cree tiene vida eterna”. Te reconocemos como el Maestro de la fe y como el pan que nos asegura la vida sin tiempo y sin límite. Queremos escuchar y acoger tu palabra, como prenda de salvación para toda la humanidad. Amén.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *