Régis Clet, Carta 35: A Pablo Song, C.M.

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Francisco Régis CletLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Francisco Régis Clet .
Tiempo de lectura estimado:

Lao-ho keu, 10 de noviembre de 18081)

Padre y querido hermano,

Ya estoy de regreso de Ho-nan y aprovecho la primera ocasión para darle noticias mías y pedirle las suyas, ya que desde nuestra separación hasta hoy no he oído nada de usted, excepto ayer cuando vi a una mujer de ese país, que hace poco volvió de Tien-kiao-keú: me dijo que su salud era regular, pero que le habían fatigado las numerosas extre­maunciones en Tsi-li-pien. Por el cristiano portador de ésta me entero de que está usted en Tien-kiao-keú, de cuyos problemas ya le advertí, y que con la gracia de Dios espero resuelva honorablemente.

Yo también he tenido mis problemas en Ho-nan, a causa de los cua­les me he detenido en esa provincia más de lo que esperaba. También es cierto que las lluvias continuas me han tenido ocioso durante 15 días en Kin-kia-cang. Ahora estoy en Lao-ho-keú, y de aquí iré dentro de poco a nuestro castillo de paja, donde me esperan dos nuevos coher­manos llegados de Pekín por la 7ª luna. Uno es el Padre Chen,2 el segundo el Padre Ho;3 con ellos ha llegado un minorista llamado Cang,4 a quien tal vez usted no conozca. Pasa, creo yo, de los 40. Fue en su juventud alumno de Nam-tang, de donde salió con las cuatro órdenes menores para ejercer no sé qué clase de comercio. Hace poco se presentó a Pé-tang, donde fue recibido, y le envían a nuestras mon­tañas para que esté, según se dice, un año bajo mi dirección.

Ignoro por lo demás las intenciones precisas del Padre Ghislain sobre él, ya que tan sólo he recibido de éste último una postdata en forma de carta que no trae más que una queja contra mí, porque no he abolido el abuso de la introducción de mujeres en nuestra casa. Esta posdata supone evidentemente una carta principal; pero lo accesorio le habrá hecho olvidar lo principal. Seguimos sin noticias de nuestro caballo europeo (habla del Padre Dumazel; Ma, su nombre chino, sig­nifica caballo).

Escribo sin cesar al catequista Yen de Mien-yang-tcheu advirtién­dole que venga lo antes posible a Tcha-yuen-keú para llevar consigo al Padre Chen,5 a quien destino a administrar nuestras misiones del llano…

Deme pronto noticias de usted, de las que me siento ávido. He hecho dos veces un retiro de cinco días durante mi ociosidad. Le invi­to a hacer lo mismo, si es posible. Un retiro, aunque corto, renueva nuestras fuerzas espirituales que se debilitan poco a poco por el ejerci­cio continuo y excesivo del santo ministerio.

Consérvese siempre en la piedad; pero siempre recuerde que la ver­dadera piedad no es escrupulosa. No me olvide en sus oraciones, como yo tampoco le olvido en las mías…

Soy con respeto, dedicación, amistad, etc.

PS.- Olvidaba decirle que Lieu-tchi-ku me pide le presente sus más humildes respetos.

  1. CARTA 35. Casa Madre, original (Bazos n. 28
  2. El Padre Ciro Chen, C.M., nació en Lu-gnan-fu (Chan-si), en 1769; entró en el Seminario Interno de Pekín el 8 de marzo de 1795; hizo los votos el 9 de marzo de 1797; se ordenó sacer­dote en cuaresma de 1800. Después de la ordenación misionó en Tartana; en 1804 volvió a Pekín; fue enviado a Hu-pé en 1808, y en 1810 a Kiang-si, donde murió. La carta del P. Lamiot con la noticia de su fallecimiento es del 4 de marzo de 1827.
  3. El Padre Ignacio Ho, C.M., nació en Pekín en 1781, y entró en el Seminario Interno de Pekín en 1804; hizo los votos el 9 de octubre de 1806; se ordenó sacerdote el 15 de mayo de 1808 y fue destinado a Hu-pé; en 1819 fue enviado a Mongolia, y en 1820 a Macao para descansar. Luego tomó el nombre de T’ong y misionó de nuevo en Hu-pé y Ho-nan; en 1829 fue detenido y en 1830 desterrado a Ho-tien (Khotan), en Turkestán, donde murió el 29 de octubre de 1844.
  4. El Padre Juan K’ang (Cang), C.M., nació en 1764, entró en el Seminario Interno de Pekín el 18 de septiembre de 1807; hizo los votos el 22 de diciembre de 1809; se ordenó sacerdote en 1811; murió en Pekín en 1814.
  5. Aunque algunos documentos ponen que el Padre Francisco Chen (cfr. Carta 60, nota 5) llegó a Hu-pé con el Padre Ignacio Ho, creemos debe identificarse a este Chen, del que se trata en esta carta, con el Padre Ciro: 1°, Ciro Chen era misionero formado, pues el Bienaventurado Clet le da un destino aun antes de haberle conocido; tal no era el caso de Francisco Chen, que acababa de ordenarse; 2° El Chen aquí citado es indudablemente el mismo que se envía a Kiang­si en 1810, provincia a la que nunca fue Francisco Chen; 3° Cuando el Bienaventurado mencio­na a varios misioneros, los nombra a todos por orden de precedencia. En esta carta: viene prime­ro el Padre Chen, segundo el Padre Ho; en la Carta 43: primero el Padre Ho, segundo el Hermano Uang (que le saludan, con el enfermo Kan); en la Carta 51: (le saludan) los Padres Tu (Duma­zel), Chen, Ho; etc. No puede tratarse de Francisco Chen, cuyo rango era inferior al del Padre Ho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.