Profetismo del carisma vicenciano a la luz de la doctrina social de la Iglesia (2)

Francisco Javier Fernández ChentoFormación VicencianaLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: María Pilar López, H.C. · Año publicación original: 2009.
Tiempo de lectura estimado:

2.- ¿Qué entendemos por profetismo?

El Nuevo Diccionario de Espiritualidad, de Ediciones San Pablo, dice que:

«El elemento constitutivo de la experiencia profética es la experiencia de ser elegidos, escogidos, tomados y enviados por Dios mismo. Los profetas hablan en nombre de Dios y, partiendo de la experiencia de ser llamados por Él a convertirse en instrumentos dentro de la historia de la salvación, se ven impulsados a cumplir su difícil cometido«.1

El profeta es ante todo un carismático, alguien que se sabe y dice enviado de Dios. Por eso habla en su nombre y fundamenta lo que dice, apelando a la propia experiencia del Dios que le ha llamado. El profeta es también un hombre comprometido en la tarea social: ha descubierto la voluntad de Dios y quiere que se cumpla, por eso denuncia los males de la sociedad, anuncia el juicio de Dios y procura que los hombres respondan en gesto de conversión.

Si profundizamos en los escritos de los profetas, sobre todo Amos, Isaías, Jeremías… veremos que, nunca hablan de Dios con conceptos abstractos e impersonales, sino que, con toda su existencia, comunican el amor apasionado y la ardiente santidad de Dios.

Tanto el monaquismo como la aparición de las órdenes religiosas, en su momento, fueron elementos de contestación profética para la Iglesia. Hoy debemos reconocer que las contestaciones más fructuosas en la iglesia son las inspiradas en la caridad y rubricadas por la santidad de vida, que es signo de salvación. Pensemos lo que supusieron por ejemplo San Francisco de Asís y San Vicente de Paúl para la Iglesia de sus respectivos tiempos.

Como dije anteriormente, vamos a tratar de hacer una relectura de algunos aspectos del carisma vicenciano a la luz de la DSI y veremos como Vicente de Paúl, con su enseñanza, con su vida, se adelantó siglos al Magisterio Pontificio.

  1. Nuevo diccionario de Espiritualidad. Ediciones San Pablo. Madrid 1991 pag. 1610

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *