La Sociedad de San Vicente de Paúl. Historia, origen y desarrollo. Presencia en el mundo

Francisco Javier Fernández ChentoFederico Ozanam, Historia de la Sociedad de san Vicente de Paúl, Sociedad de San Vicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Desconocido .
Tiempo de lectura estimado:

logo_ssvpLa Sociedad de San Vicente de Paúl nació en París, en un grupo de estudiantes católicos llamado Conferencia de Historia, a la que animaba Emmanuel Bailly, fundador del periódico “Tribuna Católica” y colaborador de Félicité Robert de Lammenais (precursor del cristianismo liberal que evolucionó hacia el humanitarismo democrático). En aquellos tiempos, poco después de la Revolución de Julio, las peleas por ideas eran ariscas, Bailly reunía a algunos estudiantes cristianos para tratar temas de historia, derecho, literatura y filosofía. Entre ellos, un joven estudiante de derecho llegado de Lyon, Frédéric Ozanam.

En el alba de la revolución industrial, Ozanam es un convencido de la profunda convergencia del Evangelio con la “Declaración de los Derechos del Hombre” de 1789 y los principios de “Libertad, Igualdad y Fraternidad”. A veces, las discusiones se tornaban en tormentas. Un día, uno de los estudiantes, alabando el escepticismo de Byron, objetó: “El Cristianismo hizo, en otros tiempos, prodigios pero actualmente ¡está muerto!. ¿Vosotros que os enorgullecéis de ser católicos, que hacéis?. ¿Dónde están vuestras obras, las obras que den prueba de vuestra fe y que nos inciten a adoptarla?”. Atónitos ante tal objeción, Ozanam y unos cuantos amigos se dijeron: “No hablemos tanto de caridad…¡Mejor será que la practiquemos y socorramos a los pobres!. “Uno de ellos, Le Taillandier, les propone reunirse entre cristianos, no para conversar sino para actuar. Realizar una “Conferencia de Caridad”. Encargaron a Ozanam de exponer esta idea a Emmanuel Bailly y de proponerle la fundación de una obra para jóvenes y cuyo ideal de caridad se materializaría en la visita a los pobres. Bailly aprobó sus intenciones, les atribuyó como local el despacho de la redacción de la “Tribuna Católica” y acepto dirigir aquel nuevo grupo.

Nace la Sociedad San Vicente de Paúl

La primera reunión tuvo lugar el 23 de Abril de 1833 (¡algunos dicen que eran las 8 de la tarde!), y a ella asistieron:

  • Emmanuel Bailly, de 42 años.
  • Paul Lamache, de 23 años, hijo de medico y estudiando segundo de Derecho.
  • Felix Clave, de 22 años, hijo de profesor y estudiando segundo de Derecho.
  • Auguste Le Taillandier y Jules Devaux, de 22 años ambos, estudiando segundo de Derecho e hijos de médicos.
  • François Lallier y Frédéric Ozanam, de 22 años ambos, estudiando segundo de Derecho e hijos de médicos.

Bailly encabeza el grupo y Devaux es el tesorero.

Se plantea ya, como principio, el reunirse una vez por semana y convienen en adoptar como actividad fundamental el visitar a los pobres en su domicilio.

El grupo adopta como patrón a San Vicente de Paúl y se coloca bajo la protección de la Virgen María. El equipo se pone en relación con una “Hija de la Caridad”, Sor Rosalia Rendu, que organizaba la distribución de socorros de la “Oficina de Beneficencia” del barrio de la calle Mouffetard (actualmente en el distrito V de París). La colaboración se mantiene y algunos de los miembros de la primera Conferencia se ven otorgar el muy oficial titulo de “Comisarios de la Caridad” el 1º de Febrero de 1834.

Un crecimiento relámpago

Frédéric Ozanam escribía el 24 de Julio de 1834 a uno de sus primos: “Yo quisiera que todos los jóvenes de cerebro y corazón se unan en pro de alguna actividad caritativa y que se constituya, en todo el país, una extensa asociación generosa para aliviar a las gentes desfavorecidas”. No tardó mucho en realizarse su deseo: ¡de Noviembre a Diciembre de ese mismo año, el grupo pasaba de los 100 miembros!. Conviene por lo tanto, entre indecisiones y penas, escindirse. El 24 de Enero de 1835 se crean dos “secciones” y Ozanam es vice-presidente de la primera. Ha nacido la Sociedad de San Vicente de Paúl. El ejemplo cunde en el país. Los estudiantes que se marchan al terminar sus estudios fundan Conferencias; en Nîmes (10-2-1835), Lyon (16-8-1836) y luego Rennes, Nantes…

Ante tal crecimiento conviene darse una organización. Y nace el primer “Reglamento” bajo las líneas generales dadas por Bailly y la redacción del articulado de Lallier. Se promulgó el 8 de Diciembre de 1835, en la fiesta de la Inmaculada.

Tras el país, el contagio atraviesa las fronteras:

  • 1842 Roma
  • 1843 Bélgica, Escocia, Irlanda
  • 1844 Inglaterra
  • 1846 Alemania, Países Bajos, Grecia, Turquía, Estados Unidos, México.
  • 1847 Suiza, Canadá.
  • 1850 Austria, España.

En 1836 ya se creó un “Consejo de Dirección”, el cual tomó el 27 de Diciembre de 1840 el nombre de “Consejo General”, que desde entonces ha prevalecido. El “Boletín” de la Sociedad, cuyo objeto es relacionar a los miembros entre si, se remonta a 1840. Así se ha realizado el deseo de Ozanam: “Yo quisiera abrazar al mundo entero en una red de caridad”.

27 años después de su fundación, la Sociedad contaba ya en el mundo con más de 2.500 Conferencias y 50.000 miembros aproximadamente. El presupuesto representaba unos 4 millones de francos de entonces. En 1913 son 8.000 Conferencias, 133.000 miembros y 15 millones de francos distribuidos. Al cumplirse 100 años de vida, la Sociedad cuenta con 33 naciones representadas, 12.000 Conferencias y unos 200.000 miembros.

En su 150 aniversario, son 38.000 Conferencias y 750.000 miembros.

Mujeres y Hombres. Jóvenes y maduros

Se comprueba que si, de partida, la Sociedad estaba compuesta de jóvenes estudiantes (con excepción de Bailly), su composición y pirámide de edades han evolucionado con el tiempo, con una diversificación del origen social de sus miembros.

Al principio, no había prácticamente mujeres en la Universidad y por lo tanto ninguna mujer participó en la creación. Sin embargo, pese a la presencia de las “Damas de la Caridad”, obra fundada por el propio San Vicente de Paúl y de las “Louise de Marillac”, obra para señoritas, aparecieron mujeres que deseaban incorporarse a la Sociedad y adherirse a los principios de sus fundadores. Deseo tanto más natural cómo que las esposas de los vicentinos ayudaban a sus maridos cuando la situación de las personas visitadas podía eventualmente plantear dificultades a la presencia de un hombre. En aquellos tiempos, qué lejos se estaba de la colaboración a partes iguales entre ambos sexos. Así es que, en 1856, se fundó en Bolonia la rama femenina de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

Con el cambio de mentalidades, y la presencia permanente de jóvenes en las Conferencias no es ajena a él, las dos ramas se fusionaron el 20 de Octubre de 1967 con ocasión de una junta internacional en París, institucionalizando el hecho de que ¡hombres y mujeres compartían ideal común y participaban en las mismas reuniones!. Con intenciones similares se realizó el 15 de Marzo de 1969, en Francia, la fusión de la Sociedad con el “Movimiento de las Louise de Marillac”. Conviene recordar que este “movimiento” se creó en 1909 por impulso del abate Lenet, cura de la parroquia de Saint-Nicolas du Chardonnet (París), a modo de una filial de las “Damas de la Caridad”.

¿Y ahora?

La Sociedad ha atravesado múltiples dificultades además de una revolución y tres guerras. Entre 1861 y 1870 la “circular Persigny” impuso la “disolución” de los Consejos y por lo tanto la Sociedad tuvo que inactivarse en Francia. El conflicto mundial de 1939-1945 fue mortífero, desapareciendo varias Conferencias. Se ha enfrentado a ideologías anticristianas que en ciertos países han obligado a los miembros a interrumpir sus reuniones – fueron consideradas subversivas – y a actuar en la clandestinidad. Todos sin embargo, han mantenido su ideal, como lo atestiguan las noticias recibidas por el Consejo General, el cual por supuesto, no podía exponerlas públicamente. No nos olvidemos que estas situaciones existen todavía aquí y allá. Los cambios que han acontecido estos últimos años en los “Países del Este” han permitido que vuelvan a florecer unas Conferencias que se multiplican sin cesar.

En la actualidad la Sociedad de San Vicente de Paúl se halla presente y activa en 132 países de los cinco continentes. Las dos terceras partes de las Conferencias (equipos) se encuentran en países en vías de desarrollo, por lo que la Sociedad puede considerarse precursora en cuanto a la ayuda fraterna en el tercer mundo, en un espíritu de reparto, solidaridad y hermanamiento. “Los pobres ayudan a los más pobres”.

Se puede decir que el crecimiento de la Sociedad es la respuesta a las necesidades que se presentan y que difieren en el tiempo y en los países. “Fiel a sus fundadores, es su constante preocupación el renovarse y adaptarse a las circunstancias cambiantes del mundo… Su acción abarca cualquier forma de ayuda con un contacto de persona a persona, al objeto de aliviar los sufrimientos y promover la dignidad y la integridad del hombre.” (Manual de la Sociedad de San Vicente de Paúl del Consejo Nacional de Francia – 1991 – La Regla, titulo 1, página 47).

Los Vicentinos deben esforzarse continuamente, más allá del aspecto individualizado habitual de sus acciones, en percibir el aspecto institucionalizado y amplio de toda intervención humanitaria. La sencilla buena voluntad no es suficiente ya. Debe dejar paso a una vocación benéfica seria, con lucidez, organizada y respetuosa de la dignidad del prójimo, con capacidad para ayudar al pobre a salir por sus propios medios de su pobreza.

Autor desconocido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *