El nacimiento de la C.M. en España

Mitxel OlabuénagaHistoria de la Congregación de la Misión2 Comments

CRÉDITOS
Autor: José Barceló · Fuente: BPB 2003.
Tiempo de lectura estimado:

Las agrupaciones humanas, los Institutos religiosos…como las personas que los forman, tienen su historia, su forma de ser y de vivir, de caer y levantarse… Y como las personas también pasan por muchas vicisitudes… Y más cuando llevan una riqueza o lastre de 100, 200 o más años. Toda historia es bella y aleccionadora, maestra, porque todo lo humano es encantador.. Donde Dios pone la 1773I7.0 .es impresionante, interesante, complaciente. ¿Y dónde no está el Señor? Todo lo sucedido «ha sido orientado hacía Cristo» (Col 1,16). Y si quien lo escribe forma parte de la misma familia. ¿qué puede dejar de recoger, de minusvalorar…?

Comenzamos describiendo brevemente, el nacimiento de la CM en España; fundación, obstáculos… y el impresionante ánimo de su promotor. En realidad resultó ser un parto difícil y muy doloroso como se puede apreciar por lo que nos ha dejado Sentjust.

1- Don Francisco Sentjust y de Pagés, Arcediano Mayor de la Santa Iglesia Catedral de Barcelona, fue el instrumento del que Dios se valió para plantar en España la C.M. con algunos otros colaboradores.

Estamos en 1700. «Llegué a Roma, escribe Sentjust, y traté con los sacerdotes de la CM, en la Casa de Monte Citório, y reparando en su instituto conocí luego la causa porqué peregrinaba, haciéndome ver Dios tenía en su Iglesia Instituto que se aplicaba a todo cuanto yo me había ideado…Luego que regresé a mi patria procuré la ejecución, y cuanto más lo intentaba mayores dificultades se ofrecían, ytan crecidas, que me obligaba e desfallecer en la empresa… resolví dejarlo del todo.» Pero Dios puso al encuentro de Sentjust al Canónigo de Barcelona Jerónimo Enveja; ambos tenían sentimientos y deseos similares: Misional ‘ ala clase menos favorecida por la fortuna y más ignorante, y ayudar a los numerosos sacerdotes, que merodeaban por la ciudad, en su mejoramiento de vida espiritual. «Nos abrazamos-dando gracias a Dios. Entonces añade el futuro fundador «Me pareció que el más proporcionado era escribir al Sr. Cardenal Portocarrero, por cuanto oí decir en Roma, que estando allá había intentado llevar dicho Instituto a España- y que estaba muy aficionado a él, y me determiné escribirle…»

El 16 de enero de 1702 Sentjust se dirige a F. Raimundo Berart, O.P. un conocido amigo, que residía en Madrid, para que le ayude en la fundación, y ponga en manos de su amigo el Cardenal Portocarrero, arzobispo de Toledo, que guiaba la monarquía de España, y dependía de él la fundación, su carta, donde le expone su vivo deseo de implantar la C. M. en España.

2- El 28 de enero de 1702 el Cardenal le responde:…me declaro agente de esta causa. deseándole ayudarle hasta su última perfección…También Berart escribe a Sentjust asegurándole que él con el Cardenal harán un memorial para presentado al Rey en nombre de Sentiust, pidiéndole autorización para tal fundación en Barcelona…Portocarrero además recomienda el asunto al Duque de Montaito, Presidente del Consejo Supremo de Aragón.

«De ahí se despachan cartas para el Virrey de este Principado -catalán-para que consulte al Real Consejo sobre esta materia y también al Sr. Obispo… pero dichos despachos no llegaron.»

Cuando uno tiene un profundo deseo, siente ansias de alcanzado. Y ahora resulta que las cosas se complican y el tiempo pasa. En Madrid parece que no le hacen caso, y en Barcelona «me había quitado Dios todos los medios…» Y aparece en su persona la tentación de abandonar el proyecto.

3- Después de mayor reflexión, de nuevo Sentjust escribe, con firmeza, al Cardenal Portocarrero recordándole la promesa que le había hecho. Parece que el escrito le impresionó, y habló del asunto al Rey, y «se le remitieron por la primera posta copias de los despachos reales, uno para el Conde de Palma, Virrey de Cataluña y otro para el obispo de BCN, con fecha 31, Enero, 1703. Sentjust no lo supo hasta Mayo. Y añade «… como tuve los informes de la Real Audiencia de Barcelona y del obispo F. Benito Sala» eran favorables.

EI 30 de Junio de 1703 Felipe V expide una Real Orden concediendo la licencia fundacional. Para dar cumplimiento, el Virrey de Cataluña, publicó la R.O. al día siguiente, recomendando la fundación. Y el Sr. Obispo envió a su Vicario general para felicitar a Sentjust. Pero luego al ver en las Bulas Pontificias que la C.M. estaba exenta de la jurisdicción del Ordinario, el Obispo «de ningún modo permitiría su establecimiento en su diócesis…» y se opuso.

Sentjust, ayudado de unos peritos, redactó un informe, diciendo que la C.M. no era en manera alguna en perjuicio de la jurisdicción ordinaria, y lo entregó al Obispo…Pero éste daba largas al asunto. Pasaron meses con repetidas cartas al Cardenal solicitando su ayuda y «aclaración o especificación que yo pedía y que fuera firmada por el rey». Pero, se perdió el decreto real, » y así fue necesario que segunda vez obrase el Cardenal y llegó a mis manos…Deseando el Rey nuestro Señor que la Congregación que ha de fundar en esta ciudad Francisco Sentjust…sea un Instituto del venerable Vicente de Paúl…Madrid, 5, septiembre, 1703. Portocarrero también escribió al obispo con similar solicitud, el 21 octubre de 1703.

4- Al mismo tiempo Sentjust escribió a Roma diciendo que sería muy difícil quitar de la cabeza del Sr. Obispo los prejuicios que tiene contra la C. M. si el Papa no se interesa en este asunto. Clemente XI, muy amante y agradecido de los misioneros italianos, manda al Secretario de Estado, Cardenal Pauluci que escriba al obispo de Barcelona, significándole que el Santo Padre desea en gran manera que favorezca la fundación de la C.M. La Carta se publicó pero no llegó a Sentjust, «.:.son seis las veces que en casos semejantes ha intentado el enemigo, por este medio impedir la fundación…»

Sin embargo, con el decreto del Rey y la copia de la carta del Papa, Sentjust se presentó al obispo; pero éste de nuevo lo despidió- ‘con menos esperanzas que nunca «A pesar de todo «de allí a dos días, me envió al M. Rdo. Luciano Marsal…que venía de parte de Su Ilma. que llevase adelante la fundación.»

Sentjusl y Enveja presentaron, sin pérdida de tiempo, la escriturada fundación de la C.M. al prelado. La escritura de aprobación fue hecha el 6 de noviembre de 1703, y el mismo día la firmó el obispo por decreto. Cuatro días después la aprobaba también el Virrey por decreto. Todos los documentos legalizados en debida forma fueron remitidos a Roma, junto con una carta del Sr. Obispo al Papa, pidiéndole que lo confirme todo con su autoridad apostólica y. haga que vengan pronto los misioneros. También escribió el Sr. Sentjust a los Misioneros de Roma, rogándoles que acepten la fundación.

Fue grande el júbilo con que Clemente XI recibió la carta del obispo de Barcelona e invitaba a todos a dar gracias a Dios. Inmediatamente dirigió un Breve al Prelado, elogiando su celo. Junto con el Breve papal el cardenal Paulucci envió una carta al Obispo Sala notificándole en nombre del Papa que quedaba facultado para admitir -al Sr. Francisco Sentjust como miembro de la CM, aún antes de llegar los misioneros a España. Así fue en realidad: «A 19 de mayo de 1704, el Ilmo. Rvmo. Sr. D. F. Benito Sala, obispo de Barcelona, con Autoridad Apostólica por mandato de Clemente XI, Pontífice Máximo, admitió por primer Misionero y Administrador de la nueva Casa de la C.M. en España, fundada en la ciudad de Barcelona a su Fundador el Yltr. Sr, D. Francisco Sentjust y de Pagés…» Así se expresan los manuscritos primeros de la C.M.

5- El Sr. Lázaro M. Figari, Visitador CM en Italia, escribió también al Sr. Sentjust felicitándole y asegurándole que estaba dispuesto…Desgraciadamente, así el Breve del Papa como las cartas se perdieron, «por lo cual fue preciso avisar y esperar el duplicado que tardó algunos meses en venir».

Pero una vez mas surgieron nuevas, y graves dificultades. Ningún estorbo ponía el Virrey, pero sí el Consejo de la Ciudad (Cansell de Cent). Al presentarles el Sr. Sentjust los documentos e invitarlos a la inauguración, le contestaron que «era jurisdicción suya el dar licencia para hacer fundaciones eclesiásticas… en fuerza de un Real privilegio». No habiendo esperanza de conseguir esa licencia, Sentjust contestó que se atendría a lo que ordenase el Prelado en lo espiritual, y al Virrey en lo temporal.

Continuó la oposición con o sin razones, hasta que Sentjust suplicó al obispo que, supuesto que tenía licencia del Monarca y del Papa, lo ejecutase prescindiendo de lo que dijera el Consejo de la ciudad. El Obispo señaló el miércoles infraoctava del Corpus, que aquel año fue el 5 de junio de 1704, a las cinco de la mañana, para verificar el acto. El Obispo Sala celebró la Eucaristía en la Capilla de la Casa propiedad de Sentjust, que sería la primera Casa CM de España; colocó el Santísimo sacramento en el sagrario, expidió el decreto de la fundación y admitió al Sr. Sentjust en la CM. confiriéndole todos los poderes para la dirección de la Casa hasta la llegada de los misioneros de Italia, dice el P. Paradela (p. 31)

«El obispo me mandó que lo notificara al Ecmo. Consistorio, y aunque quisiera excusarme, referí como quedaba del todo ejecutada la fundación y erigida la Iglesia…a que se me respondió: que se les hacía muy nuevo ese proceder. y que verían con el sabio Consejo de Ciento lo que se debía.

 

2 Comments on “El nacimiento de la C.M. en España”

  1. Creo que el apartado g) en negrita, al final del escrito ,está subdividido equivocadamente:
    Deberá ser a), b) c) d).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *