Vicente de Paúl, Documento 159: Consejos De San Vicente Al Padre Nouelly Y Al Hermano Barreau Antes De Su Partida Para Argel

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Vicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Vicente de Paúl .
Tiempo de lectura estimado:
[por el mes de mayo de 1646]

El padre Nouelly y el hermano Barreau, a quienes la providencia de Dios ha llamado a Argel para asistir espiritual y corporalmente a todos los esclavos cristianos que hay allí, pensarán que esta misión es una de las más caritativas que podrían ejercer en la tierra:

1º  Que, para cumplir como es debido, tienen que tener una devoción especial al misterio de la Encarnación, por el que Nuestro Señor bajó a la tierra para asistirnos en nuestra esclavitud, en la que nos tiene cautivos el espíritu maligno.

2º  Cumplirán con fidelidad las reglas de la Compañía y sus santas máximas y costumbres, que son las del evangelio, y se esforzarán incesantemente en la adquisición de las virtudes propias de un buen misionero, en el celo, la humildad, la mortificación y la santa obediencia.

3º  El padre Nouelly será el director de esta pequeña Misión y se ocupará en el cuidado temporal y espiritual de los enfermos, etc.

4º  Cuando lleguen a Argel, se alojarán en una casa alquilada y prepararán en ella una capilla.

5º  Procurarán vivir con todas las precauciones que puedan imaginarse ante el virrey, el pachá y el diván, y sufrirán con agrado las injurias que les haga el pueblo.

6º  Procurarán ganar con su paciencia a los sacerdotes y religiosos esclavos y harán de forma que se les tenga el honor debido y que gocen de algunas pequeñas ventajas.

7º  Harán todo lo que puedan por mantener a los mercaderes en la mayor unión que sea posible.

8º  Nos darán noticias suyas en todos los barcos que vengan a Francia, pero no del estado de los asuntos en aquel país, sino de los pobres esclavos y de la obra que Nuestro Señor les ha encomendado.

9º  Si pueden ir sin peligro alguno a visitar a los pobres esclavos que están en el campo, los visitarán y procurarán confirmar su fe y consolarles, dándoles algunas limosnas con esta finalidad.

10º  Se sujetarán a las leyes del país, fuera de su religión, sobre la cuál no disputarán nunca y no dirán nada en desprecio de ella.

11º  Se informarán, por medio de los que llevan viviendo largo tiempo en aquel país, de todas las cosas que puedan molestar a sus gobernantes o darles alguna sospecha, así como también de lo que podría afrentarles, para evitarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.