LA COFRADÍA DE LA CARIDAD (V)

Mitxel OlabuénagaFormación Vicenciana sin categorizarLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: .
Tiempo de lectura estimado:

LA INICIATIVA ES DE VICENTE. VICENTE ACTOR PRINCIPAL

El papel de Vicente aquí es decisivo. Hace seis meses que la gracia se abre camino, y esta vez Vicente está a la altura de las circunstancias: él es quien, espontáneamente, opta por difundir la noticia que recibe antes de la misa. Está seguro de que habló «con fuerza, con sentimiento, con afecto»; el sermón hubo de causar mucho impacto, pues en la parroquia aún se habla de él pasados 48 años19. Claramente, proviene todo de este sermón. ¡Ah, la elocuencia de san Vicente!, afirma Morin.

Vicente es quien primero tiene la idea de estructurar aquella experiencia de generosidad espontánea: «Dios me dio este pensa­miento: «¿No se podría intentar reunir a estas buenas señoras y exhortarles a entregarse a Dios, para servir a los pobres enfer­mos?»‘ Y se recordará lo escrito por Abelly: «Es una gran obra caritativa, pero no está bien organizada; esos pobres enfermos ten­drán demasiadas provisiones de golpe, pero se echarán a perder y se estropearán, y después volverán a caer en su primera necesi-dad»21. ¿Qué hizo Vicente de Paúl? Llevar a cabo ese buen pensa­miento que había tenido. «A continuación, les indiqué que se podrían socorrer estas grandes necesidades con mucha facilidad.

Inmediatamente se decidieron a ello». Así empezó su primera obra, sencilla, humilde, rural. Pero en ella se encuentran los gér­menes de toda su obra caritativa que posteriormente se converti­rá en un árbol frondoso que extenderá sus ramas por todos los continentes.

José Manuel Sánchez Mallo

CEME, 2008

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *