Juan-Bautista Etienne (XXXVIII y Conclusión)

Mitxel OlabuénagaFormación VicencianaLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: .
Tiempo de lectura estimado:

Conclusión

Juan-Bautista Étienne dejó en efecto a la Congregación de la Misión y a las Hijas de la Caridad un legado «que era muy católico y muy francés». Ahora bien, aunque duradero, ese legado no sería «imperecedero». Las que Étienne volvió a crear eran comunidades decimonónicas. Ingeniosamente, él las concibió para que se adaptasen y medrasen bajo una combinación única de sucesos, personas y movi­mientos, cual la que caracterizó a aquella era.

Hasta el fin del siglo XIX, y allende le mitad del XX, la Congre­gación de la Misión y las Hijas de la Caridad funcionaron con éxito, mayormente según Étienne las modeló, en el marco eclesial del I Concilio Vaticano. Con el advenimiento del Concilio Vaticano II, la Iglesia y aquellas comunidades decimonónicas fueron aventadas tan rápida y totalmente, como lo habían sido al tiempo de la Revolución Francesa.

Un único pensamiento —decía Étienne al final de la Notice— podía concluir su obra: Soli Deo honor et gloria [a Dios solo el honor y la gloria]. Ahora bien se ofrece más de un pensamiento único. Aun reconociendo plenamente la función, últimamente misteriosa de la Providencia divina, Juan-Bautista Étienne presidió personalmente al exitoso renacimiento de la Congregación y de la Compañía de Hijas de la Caridad. Eran míticamente verídicos sus alegatos de que ambas comunidades aparecían exactamente iguales a las que había fundado san Vicente. Una y otra comunidad habían vuelto a captar el «espíritu primitivo». Por este logro se pagó un alto precio, pero ello propició grandes compensaciones.

Según concluye el siglo XX, en una era que experimenta aún el caos revolucionario originado por el Concilio Vaticano II, reconocer que Juan-Bautista Étienne fue el segundo fundador» de la doble familia de san Vicente, es reconocer que esa doble familia, espera otro renacimiento, y tal vez a su tercer fundador.

 

E. UDOVIC

CEME

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *