Historia del Santuario Santa Rosa de Cabal

Francisco Javier Fernández ChentoVirgen MaríaLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Robinson Silva Orozco, C.M. .
Tiempo de lectura estimado:

1. Los santuarios

Qué es un Santuario

Antes de comenzar un estudio acerca de los Santuarios, es importante conocer qué es un «Santuario», para poder estar ubicados en el contexto de lo que se quiere profundizar. Por eso daré unas pequeñas aproximaciones al planteamiento que seguramente nos servirá para inquietarnos más y de esta manera ir a buscar más fuentes que nos guíen al respecto.

Digamos por tanto y en primer lugar que el Santuario es el lugar del encuentro Sacramental con Dios. Allí se experimenta la cercanía y presencia del Creador. Este es también un lugar de acogida; de ahí la importancia de la preparación de las peregrinaciones. El Santuario se convierte por tanto en el lugar donde la Iglesia ora de forma comunitaria, pero también de forma privada o personal. El Santuario es también esa oportunidad para desarrollar un trabajo misionero y desde diferentes perspectivas (según le parezca a quien esté a cargo de ellos). El Santuario por tanto reúne al pueblo para Dios. He aquí que el Santuario es un lugar que está al servicio de la misma fe – hay que tenerla (la fe) para poder aceptar que allí Dios es el principal protagonista. Allí necesariamente se recibe el mensaje de la Palabra de Dios, pues nos recuerda el Evangelio de Cristo, que se va manifestando al mismo hombre en las experiencias mismas de su vida personal. Los Santuarios son para muchos peregrinos un momento especial de un alto en el camino para un «descanso interior» que le dará la posibilidad de volver a comenzar con buenos ánimos y revitalizado.

«Por el nombre de Santuario se entiende una Iglesia o recinto sagrado destinado a la celebración pública del culto divino, que por algún motivo especial de piedad es constituido por los fieles como meta de peregrinaciones para impetrar gracias o cumplir votos».1

Si nos vamos al derecho canónico, también encontraremos una definición que nos ayuda a comprender de alguna manera el fenómeno de los Santuarios, empezando por su significado.

«Con el nombre de Santuario se designa una Iglesia u otro lugar sagrado al que, por un motivo peculiar de piedad, acuden en peregrinación numerosos fieles, con aprobación del Ordinario del lugar»2

Si miramos las dos definiciones podemos observar cómo la diferencia entre una y otra noción es significativa, pues en la primera se coloca el acento en los fieles que constituyen el Santuario y como meta de peregrinación, en donde se cumplen votos o se esperan gracias. Y en la segunda noción se pone el acento en ser un lugar de peregrinación de numerosos fieles y que además debe contar con una aprobación oficial.

Si queremos profundizar en todo lo que se refiere a los Santuarios, podemos acudir al Derecho en los numerales siguientes al ya citado.

De esta manera el Santuario se convierte para nosotros en una suerte y un desafío en esa tarea de experimentar una buena pastoral de «La convocatoria de Dios a todos los hombres».

Los Santuarios en Colombia:

Cuando uno se adentra en el estudio de los procesos de evangelización de los pueblos, se descubre que el Evangelio en ellos ha sido anunciado, presentando a la Virgen María como su realización más alta. Nos referimos por tanto a que las devociones de los Santuarios influyen bastante, o han influido en los procesos de la fe del pueblo creyente y en muchas ocasiones ha transformado el corazón de quienes no lo eran.

Nos encontramos en Colombia especialmente con una variedad de oportunidades religiosas que enriquecen la devoción popular, pero que sobre todo aporta a la vida de la Iglesia, del fiel y para la salvación.

Entre los muchos Santuarios de diversas devociones y advocaciones se resaltan sobre todo los marianos que han tenido una larga trayectoria en la formación de pueblos y comunidades eclesiales. Es que desde los orígenes – sobre todo en su aparición y devoción de Guadalupe -, María ha constituido el gran signo del rostro maternal y misericordioso, de la cercanía del Padre y de Cristo con quienes ella nos invita a entrar en su comunión.3

Si profundizamos un poco en este numeral de este documento de la Iglesia, vamos a descubrir que este va a sintetizar lo que llamaríamos «el hecho mariano» y que abarca prácticamente cinco siglos de nuestra historia de ese ya conocido proceso de evangelización y que he mencionado anteriormente.

Es interesante por ejemplo preguntarnos cómo fue ese proceso de ingreso y también cuáles fueron esos momentos claves en su itinerario en Latinoamérica y especialmente en Colombia.

El marianismo de descubridores y conquistadores:

En esta parte de la investigación, me parece importante dar a conocer ese proceso que de alguna u otra forma ha contribuido a la expansión y creación de Santuarios a lo largo de nuestra historia; para ello hay que conocer principalmente el aporte o los pasos de quienes fueron conquistadores y colonizadores.

Esta «historia del descubrimiento, conquista, coloniaje, emancipación y vida republicana es pródiga en datos sobre una presencia calificada de piedad mariana en esta formidable obra de historia y cultura. Ya en la preparación zarpada y viaje de la primera tripulación descubridora con Cristóbal Colón al mundo, hay suficientes testimonios de profunda devoción mariana entre los expedicionarios. El admirante, en numerosos casos de su vida de descubridor, dio evidentes pruebas de su acendrada devoción a María Santísima. Desde luego, Colón invocó el auxilio de nuestra Señora de la Antigua en la Catedral de Sevilla antes de emprender su magna empresa, la que volvió de nuevo a poner bajo el patrocinio de nuestra Señora de la Rábida. Fray Bartolomé de las Casas menciona en su historia de las indias los actos devocionales marianos, sobre todo el canto de la Salve practicados por Colón y sus compañeros de viajes; igualmente la jaculatoria más repetida «Jesús cum María sit nobis salus in via» (Jesús con María estén con nosotros en el camino). Las nomenclaturas marianas dadas desde el mismo Colón a los lugares que iba descubriendo, indicaban claramente su devoción…».4

Nuestra Colombia:

Ahora démosle una mirada a nuestras tierras colombianas que también tienen dentro de su recorrido histórico un posible comienzo de estas devociones desde los Santuarios, sobre todo los marianos, y que se han extendido hasta nuestros días.

«En lo que respecta a nuestras tierras colombianas y suramericanas, Alonso de Ojeda llamado «el caballero de la Virgen», desembarcó por primera vez en tierra firme a fines de 1509. De este Alonso de Ojeda afirma las Casas que «traía una imagen de nuestra Señora muy devota y maravillosamente pintada de Flandes, que el obispo Juan de Fonseca, que le quería mucho, le había donado, con la cual Ojeda tenía gran devoción, porque siempre fue devoto servidor de la Madre de Dios», más adelante añade, luego de explicar cómo el conquistador llevaba en sus expediciones la imagen y hacía detenerse a la tropa para venerarla, al fin hizo fabricar una ermita, u oratorio para honrarla y hacerla honrar de los indígenas, «según él pudo hablarles, diciéndoles que aquella imagen santificaba a la Madre de Dios que estaba en el cielo, Dios y Señor del mundo, llamada Santa María de los hombres muy abogada… y fue muy admirable la devoción y reverencia que a la imagen, tuvieron desde adelante y cuán honrada tenía la Iglesia de paños hechos de algodón, cuán barrida y arreglada; yo vi la imagen puesta en el altar, la Iglesia u oratorio de madera dicha compuesta y adornada (Las Casas, Historia, Lib. II, c XL). Este modo de iniciar la evangelización, de los mismos conquistadores, empezando por la presentación a los nativos de imágenes cristianas, particularmente de nuestra Señora, fue sumamente eficaz en la siembra evangélica caracterizada por capillas y más tarde catedrales y Santuarios marianos. El primero de estos en tierra firme colombiana, hoy territorio panameño, fue Santa María la Antigua del Darién. Las principales catedrales fueron surgiendo en honor de la «Purísima», «Nuestra Señora de los Remedios» etc.5

Según la historia, los franciscanos fueron los primeros en desarrollar el sistema de las devociones, a través de las expediciones. Impulsaron por ejemplo la devoción a la «Purísima Concepción». Más adelante fueron los Dominicos quienes realizarían el ejercicio y enseñanza del Santo Rosario. Bajo este nombre (Rosario) también hay bastantes Santuarios. Nos encontramos además con que la Candelaria, que es devoción que nos remite a la presentación del niño Jesús y purificación de nuestra Señora se propagó gracias a la tarea de los Agustinos. En Ráquira (Boyacá) encontramos precisamente un Santuario bajo esta advocación; así como lo encontramos en la Popa de Cartagena y la antigua catedral de Medellín.

Hemos de reafirmar que el Escapulario de la Virgen del Carmen y el Rosario siempre han sido signo devocional de nuestro pueblo colombiano. Además, dentro de la historia encontramos que esta práctica fue introducida por los mismos conquistadores, pero su difusión se iba dando desde aquellos monasterios coloniales bajo la conducción de las Carmelitas descalzas en los siguientes lugares: Santa fe, Villa de Leiva y Medellín. Los llamados carmelitas sólo vinieron al país en 1911.

1.4.1. Nuestra Señora de Chiquinquirá

En este sentido y antes de poder presentar algún esbozo histórico de este acontecimiento tan interesante para los colombianos, he de sostener que no hay país latinoamericano que no tenga, lo que llamamos su «Virgen Nacional». En nuestro caso particular de Colombia, había cundido siempre la devoción universal de la Inmaculada, la Asunción, los Dolores, la Candelaria; pero es de reconocer por antonomasia la devoción local de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá. Y he aquí uno de esos Santuarios que en Colombia ha movilizado millones de personas que buscan crecer en la fe y ser llenados de innumerables favores, especialmente de la Madre del Salvador.

Según la historia, el cuadro milagroso renovado el 26 de diciembre de 1586, había sido pintado por Alonso de Narváez que era un pintor audaz y que se había radicado en Tunja, en la primera mitad del siglo (murió Alonso en 1538) por encargo de Antonio de Santa Ana, por su encomienda de Suta, hoy Sutamarchán. Llevado el cuadro a la capilla de la encomienda, de la que todavía hoy subsisten algunos restos, se le rindió culto hasta que por deterioro fue retirado roto y desteñido por orden del padre Juan Alemán Leguizamón, cura doctrinero de Suta, y sustituido por un lienzo de Cristo crucificado….6

1.4.2. Santuarios de peregrinación de las Iglesias particulares de Colombia

Tanto en Colombia como en toda América Latina y desde el descubrimiento y la Conquista, varias Iglesias y capillas obtuvieron un singular aprecio de los fieles que comenzaron a acudir en peregrinación, para venerar allí, y no para adorar, una imagen del Señor, la Virgen o de un Santo que colmaba sus sentimientos más profundos y religiosos. Hay que anotar además que la Iglesia ha mostrado una preocupación especial por los Santuarios, puesto que son los lugares privilegiados por la piedad popular, y muy propios para la oración y el encuentro con Dios; como ya lo había mencionado en algún momento. Es por eso que en la pastoral de estos hay que brindar a los fieles el medio de salvación, a través de la predicación de la Palabra de Dios y también a través de la celebración de la liturgia, especialmente en la celebración de la Misa y el Sacramento de la Penitencia.

Es necesario pues tener un poco de conocimiento sobre los diferentes Santuarios que tenemos en Colombia y de esta manera adquirir un conocimiento previo de algo de su historia para poder orientar a los fieles a la hora de proponerles una peregrinación a alguno de estos sitios de culto. De esta manera se le estará aportando a las personas una oportunidad de que esa visita redunde en su vida, incluso en un posible camino de conversión desde ese acercamiento a Dios y no desde un simple paseo.

2. Santuario nacional de la Medalla Milagrosa en Santa Rosa de Cabal – Risaralda

Surgimiento e historia

Cuando se piensa en el surgimiento de este Santuario y en él su historia, necesariamente hay que mencionar a la comunidad de los padres Vicentinos. Es que la presencia de la comunidad, de la Congregación de la Misión, ocurrió muchos años antes de la idea de la construcción de un Santuario allí en Santa Rosa. Es más, hasta ese entonces ni se había pensado en un proyecto como este pero con ello no voy a desmeritar el hecho de que verdaderamente surgió como un voto de los miembros de la Congregación de la Misión y en unas circunstancias bien particulares. Y que se hicieron parte de la historia de Colombia como un episodio que tocaba directamente a la Iglesia.

Nos tenemos que remitir por tanto al acontecimiento que dividió las ideas y los pensamientos políticos del año 1948.7 Es que con este acontecimiento se dará luz a una gran obra, como es la construcción del Santuario Nacional de la Medalla Milagrosa.

Me parece importante destacar en detalles la narración que uno de estos personajes de nuestra comunidad nos ofrece para conocer algo sobre el suceso que nos llevará a un gran surgimiento mariano en Santa Rosa de Cabal:

2.1.1. En prueba de gratitud

«En 1949, estando yo de profesor en la escuela Apostólica de Santa Rosa de Cabal, presencié el nacimiento de una gran idea: erigir un Santuario Nacional a la Virgen Milagrosa. Había un motivo preponderante: agradecerle a Nuestra Señora su maternal protección, tan patente en los fatídicos sucesos del «Bogotazo» del 9 al 11 de Abril de 1948. Cuando nuestra provincia Vicentina, se vio amenazada de total destrucción. La casa central de las Mercedes fue invadida y abaleada. Pudo ser saqueada e incendiada. Los jóvenes filósofos, teólogos y novicios con el provincial, Martiniano Trujillo y demás sacerdotes fueron hechos prisioneros y llevados a la cárcel en la décima División de la policía rebelde. Para vengar la muerte del jefe liberal, Jorge Eliécer Gaitán, Jaurías desenfrenadas se lanzaron al incendio y al pillaje de la Nunciatura Apostólica, de la casa Arzobispal, de templos, colegios conventos y almacenes. Allí llegaron a asaltar nuestra pacífica mansión. En medio de este asalto, de los gritos desafiantes, de los chasquidos de ventanales que se derrumbaban estrepitosamente, del estallido de los disparos, todos nosotros recibimos la sagrada comunión e invocamos muchas veces, con serenidad y confianza a la Madre Milagrosa. Fuimos empujados hacia la calle y hacia la cárcel. Pero aquel desfile ignominioso, se convirtió en una verdadera procesión. Y aquellos días, desde la tarde del domingo 11 hasta la mañana del 13 de Abril. Toda la comunidad vicentina, como en los Hechos de los Apóstoles, estaba gozosa de haber sido considera digna de sufrir por el nombre de Jesús (Hechos 5, 41). Al llegar a la casa, nuevas pruebas nos esperaban: nada de paredes calcinadas, ni escombros; ni ruinas. Nada de saqueo o vandalismo… por las noches cuando la casa quedó desierta, manos hasta hoy desconocidas, prendieron muchas luces, haciendo creer a los merodeadores que el ejército la ocupaba. Así lo atestiguó la heroína de toda aquella gesta: Sor Teresa Terán, la hermana vicentina de nuestro economato. Entre los sacerdotes presentes allí estaba el ecónomo provincial, padre Alfonso Gutiérrez «el de la estola»… quien poco después fue nombrado rector de la Apostólica de Santa Rosa de Cabal. En él, en su hermano el padre Eduardo Gutiérrez y en todos nosotros, prendió como chispa de un incendio, el gran proyecto de acción de gracias. Ellos hicieron las primeras alcancías o urnas de la Virgen Milagrosa, organizaron las visitas domiciliarias y organizaron la paciente y generosa recolección. Se destacó en esos primeros aportes el «Almacén de Anita Naranjo». Y luego, la ayuda de Toñita Vallejo, almas grandes, convencidas y diligentes. Con la actividad de ellas y de las Hijas de la Caridad que fueron siempre las más constantes y eficaces colaboradoras, con el entusiasmo de las hijas de María, de las Luisas de Marillac, de los apostólicos y exalumnos y después, de las damas del Santuario, se reunió una base para que en Enero de 1959, el Padre Luis Antonio Mojica Silva, pudiera empezar la vigorosa construcción, según los planos del ingeniero pereirano, ex – apostólico Jaime Villegas»8

Después de esta lectura, narrativa y esperanzadora, me he dado a la tarea de buscar datos que recojan de alguna manera el surgimiento, y me he encontrado con que se habla – y se ratifica lo que dice la narración – por primera vez de la posible construcción de un Santuario en el año de 1959.9 «Santa Rosa de Cabal: ¿Santuario? Noticia de máximo interés: la iniciación del Santuario a la Virgen Milagrosa junto a nuestra escuela Apostólica. Ya el dinamismo del Padre Mojica dio comienzo a la obra cuyos planos definitivos han conquistado todas las aprobaciones del caso. Los planos contemplan la construcción de un edificio para ejercicios espirituales y para albergue de peregrinos».

Se pone pues en marcha la obra y del 14 al 21 de Febrero de 1960 se realizó la semana pro –Santuario – teniendo en cuenta que ya en 1949 se habían obtenido los permisos necesarios para la construcción: la del visitador provincial, padre Martiniano Trujillo, del Superior general, en ese entonces el padre William Slattery, y también el permiso del Arzobispo del momento, Monseñor Luis Concha, concedido el 11 de Abril de 1953. Para 1954, el obispo auxiliar Monseñor Alberto Uribe bendijo la primera piedra. También en 1957 el padre Antonio José Reyes quien era el provincial había encomendado la obra al ya mencionado Luis Antonio Mojica. – y según la narración que encontramos en el sembrador «Avance Noticioso» (# 10 de Marzo de 1960). Este fue todo un éxito, hubo bastante generosidad de los santarrosanos, colaboraron en la difusión la entonces conocida emisora «San Eugenio». Par ese momento y durante esa semana los padres dictaron conferencias marianas por la emisora. Con las cuales se aprovechaba para hacer la propaganda. Muchas familias llamaban para dar sus aportes económicos. El 21 de Febrero de ese año hubo un entusiasmo desbordante pues a las 11 de la mañana empezaron un desfile desde la plaza principal hacia el Santuario – era un desfile de carros desde las veredas con sus donativos. Se recogieron unos $20.000 durante la semana. Hay además un detalle bien interesante en la narración de esta colecta y es que los mendigos que iban todos los sábados a recibir alguna limosna a la casa cural, hicieron su colecta y la donaron para la construcción.

En el mes de julio, de 1960 la revista Sembrador ya nos cuenta cómo la obra del Santuario va adelante; ya todo está listo para vaciar en concreto el tercer arco de la construcción. El padre Mojica ya se ha recorrido todas las veredas del Municipio haciendo la colecta – «Óbolo Pro – Santuario» y acompañando en misiones.

Para Septiembre de este mismo año ya se ha adelantado el vaciado de concreto al cuarto arco del Santuario. Hasta el mes de noviembre10 se cuenta cómo ya se ejecuta el quinto arco delantero del Santuario y se cuanta que se entra en crisis económica.

Para el 27 de Noviembre del año de 1960,11 fiesta de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, el superior provincial celebró la primera Eucaristía en la Obra. Nos cuenta la narración que fue una eucaristía comunitaria en la que participaron los miembros de la comunidad local y delegaciones de diferentes grupos. Hasta el momento ya se han construido cinco módulos de «ferroconcreto» que cubrían una superficie de 600 metros cuadrados y la inversión hasta este punto de la obra es $328.000. Se suspenderá además la obra por un tiempo, ya que los recursos se agotaron. Es hora de tocar otras puertas para conseguir más recursos.

Buscando en alguna fuente, me he encontrado con que en el año de 1962 se establece ya oficialmente el culto en forma casi normal.

Para el año de 1964 encontramos cómo habiendo sido ya quitada la formaleta, aparece en toda su belleza arquitectónica el hermoso pórtico que enmarca el frontis del Santuario.

Vemos cómo a medida que avanza la construcción, aumentaba también la devoción mariana: por ejemplo en 196512, encontramos una alusión a que el Padre Rafael Antonio Domínguez, aumentó la devoción mariana, bajo la advocación de la Medalla Milagrosa y erigió también con aprobación episcopal la asociación de la Medalla Milagrosa para toda la Diócesis de Manizales con una condición esencial: llevar la Medalla bendecida e indulgenciada.

Continuemos pues contando lo que es el surgimiento del Santuario. Ahora, mencionemos una etapa realmente de arte; es que la instalación del vitral no dejó de ser algo no sólo de trabajo sino de medidas exactas para logar la belleza del arte. Por algo se conoce como uno de los más grandes de América Latina.

Para traer el primer viaje del vitral para el Santuario, viajó a mediados del mes (posiblemente Agosto) el padre Fuentes a Bogotá; trajo algo más de media tonelada de vidrio, en total 100 cuadros de las 300 que compondrán el vitral13. Se mandan tarjetas de promoción para poder costear el vitral. Las comunidades locales de la provincia de Colombia aportaron su granito de arena.

Ya para la última semana del mes de Octubre se hace el montaje del vitral del Santuario. A este montaje asistió el artista constructor del mismo: Walter Wolf quien era alemán14 . Además se agilizan trabajos para hacer estudios del vitral de iluminación interna y externa; de esta forma se observaría su belleza también en la noche y a buena distancia. Con ello se esperaba culminar para la celebración de la fiesta de la Milagrosa.

Precisamente para el mes de noviembre de 1965 se hace la invitación para la inauguración del vitral.

«El padre Rector de la Apostólica, el padre Director del Santuario de la Milagrosa, y los demás superiores de la Apostólica TIENEN EL GUSTO DE INVITAR a todos los cohermanos de la Provincia a la solemne inauguración del gran vitral del Santuario, acto que se llevará a cabo el 27 de Noviembre, con ocasión de la fiesta de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa – Santa Rosa de Cabal… Noviembre de 1965»15.

Hay que destacar que este vitral también fue fruto de donación de Sor Jacqueline Lefevre a nombre las Hijas de la Caridad de la Provincia de Cali y que fue instalado gracias al trabajo en hierro del entonces rector de la Apostólica, padre Samuel Silverio Buitrago, cuyo peso era de cuatro toneladas. A falta de dinero para continuar – en el año de 1965 (aunque no se conoce exactamente en qué fecha) se suspende la obra y se tiene que construir un tapón de madera para proteger el vitral de los fuertes vientos.

Del 18 de Noviembre al 26, del año 1967 se da lugar en el Santuario de la Milagrosa, la novena y fiesta de la Medalla Milagrosa. Los actos cotidianos más destacados son: Rosario de Aurora, Santa Misa, Homilía e imposición de la Medalla. Por las noches: Bendición con el Santísimo16. En los años siguientes no hubo celebraciones relevantes y se conoce hasta el año 1970 que el Padre Jesús Cardona asume el reto de dirigir como capellán del Santuario y santificando con su ejemplo y palabra al pueblo de Dios17. De igual forma y para este mismo año se menciona al Padre José Helí Manosalva quien también trabajó en la labor infatigable del Santuario, de forma callada pero efectiva – es que por este tiempo el culto se ha intensificado, los catecismos se habían organizado exitosamente y en esta labor colaboró José Sabas Beltrán. Han asistido no menos de 250 niños. Además la Novena a la Medalla Milagrosa está en plena marcha y con una devoción sincera18.

Para el año 1971, el 27 de Noviembre, se celebran las primeras ordenaciones en el Santuario: Joel Vásquez y Luis Quiroga.

En 1972 es capellán el padre Eduardo Gutiérrez – dos años después es reemplazado por el padre Roberto Mejía.

Para el año de 1973 se vislumbra una nueva etapa, quizás la definitiva en la construcción del templo a María, se termina la obra de forma modesta y adecuada. Hasta este momento aparecen ya «Datos para lo que será una reseña histórica del Santuario de Santa Rosa de Cabal»19. En la cual se recogen varios datos que ya se han mencionado anteriormente.

En la búsqueda e investigación me encuentro con que en el año de 1974, sucede un percance (Esto fue en el mes de mayo) el inmenso tabique que taponaba la contra fachada se vino a tierra a causa de un vendaval – con este suceso inesperado no había más remedio que encontrar una solución al mismo; entonces Monseñor Buitrago envía a sus dos hermanos que eran ingenieros y que generosamente reformaron los planos primitivos y en vez del arco inmenso que por cierto no se había empezado, proyectaron un recorte que sirviera de ábside para el trono de la Virgen junto con el altar y el presbiterio20.

Para el año de 1976 y con la conocida Sor Emilia Echeverri se organiza una gran peregrinación de juventudes marianas – a esta peregrinación asistieron unas 600 jóvenes -quienes estaban animadas por unas 70 hermanas vicentinas procedentes de diferentes lugares de todo el país; desde el colegio Labouré desfilaron las delegaciones y se celebró una solemne eucaristía concelebrada y presidida por el Padre John de los Ríos21. Las delegaciones dieron sus ofrendas para el Santuario.

Para el 15 de Marzo de 1978, fiesta de Santa Luisa de Marillac, se restablece oficialmente el culto que de alguna manera se había afectado con ciertos sucesos inesperados y mencionados anteriormente. Entonces se tiene la celebración de la eucaristía, la adoración al Santísimo, el rezo diario del Santo Rosario, la atención a los que llegan de diferentes lugares del país en peregrinación y la veneración a la Virgen Milagrosa.

En este mismo año se ha adelantado más en la obra del Santuario, pues se ha terminado de colocar todo el baldosín y además ya tiene puertas metálicas. Se trabaja en la construcción de la sacristía – La intención es tenerlo listo para la celebración del sesquicentenario de las apariciones de la Medalla Milagrosa22.

En el marco del tercer encuentro de formándos de la comunidad se tuvo celebración en el Santuario y con ocasión de la fiesta de la Medalla Milagrosa23.

Como aprovechamiento del lugar de culto ya instalado, el equipo de formadores de la Apostólica ha querido organizar para el año 1979 una peregrinación mensual al Santuario. El padre que estuvo al frente de su organización fue Eduardo Gutiérrez junto con sus cohermanos y algunos párrocos del municipio. Estas peregrinaciones tenían un objetivo específico y central: «Irradiar el mensaje que nos da la Santísima Virgen en la Medalla Milagrosa y al mismo tiempo hacer de ella, un camino para acercar más a las gentes a Jesucristo»; y detrás de las peregrinaciones, se buscaba tener una buena preparación para lo que sería el sesquicentenario de las apariciones.

La peregrinación la comenzó el párroco de «Nuestra Señora de las Victorias»24 con una alocución clara y mariana; después quien continuó el acompañamiento de dicha peregrinación fue el Padre Alfonso Cabezas. Según las estadísticas, los asistentes sumaron alrededor de unos 1800 – Se tuvo por tanto Misa campal y con esta se anunciaban más peregrinaciones en los meses posteriores25. Para el sesquicentenario se realizaron bastantes actividades y la Congregación de la Misión animó a toda la Comunidad para que la clausura se realizara allí en el Santuario; esto se anunciaba para el año de 1981.

Hay que anotar también como dato importante dentro del historial mismo del Santuario la ordenación diaconal de Ángel María y Marlio Nasayó, el 11 de Mayo (en este mismo año 1979). Quiero anotar que esculcando nuestro avance vicentino (Hoja por hoja), no se encuentran hechos relevantes en los años siguientes (1980, 1981, 1982, 1983) pero para el año 1984 ya se habla de la celebración de los 25 primeros años de servicio de evangelización del Santuario. «El Señor visitador y el consejo provincial se les ha ocurrido en buena hora la feliz idea de suscitar de nuevo el entusiasmo por el Santuario y la peregrinación al mismo»26.

Como detalles para dicha celebración de las bodas de plata se impone la instalación de un altar ya definitivo que Sor Ester Villegas – este era de piedra con la representación de la cena del Señor y que había pensado el Padre Ricardo Querubín – se aprueba la instalación de una nueva imagen, pues la que se tenía no llenaba los gustos de muchos. Había que cambiar el presbiterio y para ello se presupuestó $1.000.000 (Para ello se realizó bastante publicidad). La expresión más grande de todas estas actividades era el amor a nuestra Madre María.

Y por fin llega la celebración de los 25 años del Santuario27 con un programa especial y ejecutado desde el 16 de julio del año 1984: Se demuele el piso antiguo del presbiterio – Para organizar el nuevo. El 22 de Julio se organiza y se desarrolla el bazar pro-Santuario, en donde se recogieron $67.070. El 24 de agosto se cumplen los 25 años de haber comenzado los trabajos de la obra. El 8 de Septiembre al medio día llegó de Bogotá y despachado por el señor Bresciani, el camión que traía el nuevo altar, el ambón y la sede presidencial – en piedra. El 24 de Septiembre: Donación del órgano THOMAS – Traído de Bogotá y obsequio del padre visitador para el Santuario. El 22 de Octubre se presidió la Eucaristía como de costumbre, aunque había caído bastante agua y había poca gente. Después de la consagración llegó proveniente de Cali el camión con la nueva imagen de la Virgen de la Medalla Milagrosa. El 23 de Octubre se coloca la imagen en su puesto (pesa media tonelada) dirigió la operación el padre Rector y el artista Torres. El 1 de Noviembre por fin llega el artista28 encargado de organizar el fondo en donde se encuentra la imagen de la Virgen. El 10 de Noviembre llega de Medellín el Sagrario que costó $60.000. No llegaron las decoraciones para arreglar el lugar con la piedra que se había encargado. El 16 de Noviembre el padre Mojica quien ha llegado de Nátaga predica en la novena de este día, contando los sucesos que llevaron a la edificación actual. El 17 de Noviembre preside la Eucaristía a las 5:00 pm el Arzobispo de Manizales29 junto con varios párrocos – ese día bendijo el altar y la nueva imagen como también los demás implementos. El 22 de Noviembre llegó de Cali Sor Emilia Echeverri trayendo como donación de la señora Sofía Arboleda de Vega, los rayos para la nueva estatua. El 23 de Noviembre llega una delegación de estudiantes de Funza junto con los formadores para dicha celebración. El 24 de Noviembre se celebran los votos perpetuos de: Héctor Vidal Gutiérrez Galindo, Jairo Maldonado Carvajal y Homero Marín Arboleda y ministerio del lectorado de Gonzalo Montoya Loaiza y Heriberto Vergara Parra. Este día llegó también el arzobispo de Popayán: Monseñor Samuel Silverio B. invitado de honor a las festividades. Hubo serenata en la noche – de los apostólicos, bajo la dirección del padre Fernando Escobar. El 25 de Noviembre solemne celebración de las bodas de plata. 9:00 am – Procesión y Eucaristía presidida por monseñor Samuel Silverio Buitrago junto a treinta y cinco sacerdotes más. Los costos para estas celebraciones fueron aproximadamente de dos millones de pesos. El 27 de Noviembre se le cambia la corona a la imagen. Se preside la Eucaristía de clausura del año lectivo de la Apostólica con proclamación de bachilleres. El 28 de Noviembre Monseñor Libardo Ramírez30 llega con 15 sacerdotes más para presidir una Eucaristía en honor de la Medalla Milagrosa.

El 27 de Noviembre de 1986, el Santuario se vio con bastante asistencia de fieles; era lo más lógico, pues era la festividad de la Madre de la Medalla Milagrosa – se realizó una novena preparatoria y oración concerniente a 40 horas. La música la dirigió el Padre Fernando Escobar. Para el 17 de Enero de 1987 se da el cambio de capellán, asume la tarea el padre Eduardo Gutiérrez quien se encontraba en Cartago y el Padre Esteban Amaya lo reemplazó allí en Cartago. Y para el 17 de Febrero, un mes después llegan de Manizales unos 50 jóvenes, provenientes del colegio «San Luis Gonzága», cuyo director era el padre Luis A. Quijano s.j. quería celebrar la Eucaristía en el Santuario de la Virgen de la Medalla Milagrosa y así, llevar desde allí la llama olímpica para la «Maratón 87». Según las narraciones para el 7 de Marzo y con asamblea numerosa en la Eucaristía conmemorativa del padre Abel Nieto, presidió la Eucaristía el padre Gonzalo Montoya31. El padre Abel Nieto fue el impulsor de la restauración del presbiterio como recuerdo de los ya mencionados 25 años. Por el mismo mes pero el 15, el mismo Padre Gonzalo Montoya preside la Eucaristía solemne (en Domingo) en la fiesta de Santa Luisa de Marillac, a la que asistieron centenares de personas32.

Para el 6 de Mayo se realizó un bingo en beneficio del Santuario, para el que se recogió la suma de $320.000; este dinero fue destinado en la obra. Seguramente que este dinero fue bien aprovechado más adelante, pues el 26 de Mayo un ciclón desprende un latón de la parte posterior del Santuario, además de varios cuadros del vitral que también sufrieron33.

En 1988 siguen llegando grupos de todas partes. Esta vez Monseñor Alfonso Cabezas34 acompaña a un grupo de peregrinos venidos de Cali para celebrar el mes de Mayo, dedicado a la Madre35. Con ocasión de la clausura del año mariano, también se tuvo una peregrinación al Santuario en el mes de Agosto, precisamente el 13 de ese mes.

Para 1989 el Santuario se engalana con la Ordenación sacerdotal de Luis Duván Pérez y Diaconal de José Gerardo Pérez Cárdenas – el primero de Santa Rosa y el segundo de Neira – esto fue el 12 de Marzo. Presidió la ceremonia Monseñor Germán García36. Según las narraciones, Luis Duván fue el primer Santarrosano en ordenarse sacerdote en el Santuario, en sus 30 años de construido37.

En el año de 1992 ya se cuenta una nueva ordenación en el Santuario y creo que ha sido la última hasta entonces: Esta vez se trató de Rogelio Toro como presbítero y Ricardo Fernández como diácono38. Ceremonia que fue presidida por Monseñor Alfonso Cabezas.

Para este mismo año, el sábado 28 de Noviembre, con asistencia de una grande peregrinación del «Eje Cafetero» la Virgen Milagrosa fue aclamada como «Patrona y Defensora de los Cafeteros». Atraviesan ellos, ya muy lejos de pasadas bonanzas, la peor crisis de su historia.39

Admiración hemos de sentir, al hacer un recorrido histórico y encontrarnos con innumerables agradecimientos a la Madre, por parte no sólo de los fieles del municipio, sino también de prelados; como el que encontramos con ocasión de los cien años de la Apostólica por parte de Monseñor Augusto Trujillo Arango, quien fue Arzobispo de Tunja40.

En 1995 aparece nuevamente un vendaval que azotó no sólo a la Apostólica, sino también el vitral del Santuario. Esto ocurrió el 22 de Junio del año mencionado41.

Me parece importante mencionar aquí que el 31 de Octubre de 1995 muere el Padre Luis Antonio Mojica, quien fue el gran gestor de la obra de nuestro Santuario Nacional de la Medalla Milagrosa42.

Para 1997 una nueva idea surge como parte de la pastoral que proyecta el Santuario: «Un coro de jóvenes». La idea de su formación surgió durante la capellanía del Padre Gonzalo Corba quien animado por la presencia del joven José Robinson Silva Orozco, quien era exalumno de la Apostólica, quería fomentar la cercanía de la juventud a las celebraciones dominicales. Sus principales objetivos serían los de animar entonces las Eucaristías dominicales, sobre todo la celebración de las 7:00 pm. Solemnizar las celebraciones especiales y tiempos fuertes (Semana Santa, Mayo, en Noviembre la celebración de la Medalla Milagrosa y en Diciembre etc.). Es entonces cuando el 16 de Junio de 1997 y después de haber hecho una convocatoria se reúnen los primeros integrantes:43 Nidia Montoya, Adriana María Silva, Lina María Gaviria, Beatriz Elena Gaviria, Jaime Andrés Carranza, Yeison Escobar, Alexander Londoño, Huberley Puyo. Más adelante se integraron al grupo: Laidy, Claudia Cortes, Luz Aida Caro, Luz Marina Ocampo, Blanca Ruby Ríos, Sandra Montoya, Oscar Andrés Peñaranda, Juan David Céspedes, Milton Trujillo Vidarte, Eder Erney Cuchimba, Saimer Eugenio Ladino Brand, Felix Libardo Useche. Entre los mismos integrantes se escogió como nombre para el mismo «SHALOM» (Palabra hebrea que significa paz). El lanzamiento fue todo un acontecimiento en Santa Rosa, se realizó el 16 de Noviembre del presente año; presidió la Eucaristía el padre Ricardo Luna Piñeros ya que el padre Gonzalo Corba no pudo estar para esta fecha. Fue durante las fiestas de la Medalla Milagrosa que para este año se habían adelantado (Pues normalmente se realizan para el propio 27 de Noviembre). Las emisoras «Santa Rosa Stereo» y «Antena de los Andes» nos colaboraron en la difusión de la noticia del lanzamiento y también invitando a más jóvenes para que se integraran al coro. Se contó además con la colaboración de María Luisa Sepúlveda, madrina de la Apostólica, de las Damas del Santuario, el padre Oscar Villa, párroco de nuestra Señora del Monte Carmelo y Vicario foráneo del momento. Apoyo en sonido del señor Fabio Rivera, director de la agrupación «Motivos» de Santa Rosa de Cabal; Dolly López entre otros. Estas fueron las cortas palabras que el director del coro44 dirigió a toda la comunidad presente en el lanzamiento:

Estimados amigos: Hoy 16 de Noviembre, en el marco de la celebración de la Medalla Milagrosa, con orgullo y alegría presentamos a toda la comunidad aquí reunida este grupo de jóvenes cantores que ha venido trabajando desde hace algunos meses para animar las celebraciones Eucarísticas.

Ha sido un trabajo arduo, pero hoy también vemos los frutos; gracias a la colaboración de muchas personas hemos sacado adelante este PRIMER CORO JUVENIL del santuario nacional de la medalla milagrosa al que hoy llamamos «Shalom».

En Nombre del capellán del Santuario, Padre Gonzalo Corba, y en nuestro nombre muchas gracias a todos y que la Virgen Milagrosa los colme de bendiciones.45

El coro siguió entusiasmado y trabajando fuertemente en la animación, como se había acordado pero a la llegada de un nuevo responsable del Santuario, las cosas cambiaron y él decidió «orientar la pastoral del Santuario de otra forma» y los esfuerzos realizados con aquellos jóvenes se desvanecieron. Hoy en día muchos de los que integraron este coro son profesionales (la mayoría). La Madre Milagrosa les recompensará su buena voluntad.

Hay que resaltar como dato interesante que se realizaron integraciones musicales con otros grupos como la «Coral Sabatina»46 tan reconocida en Risaralda por haber grabado su himno y con quienes preparábamos las ceremonias, especialmente de Semana Santa.

En el año de 1999, exactamente el 25 de Enero, el eje cafetero fue sacudido por un terremoto en el que sufrió, además de la población de Santa Rosa, la Apostólica y el Santuario. Éste último (el Santuario) presenta dos grandes problemas y serios: se desprendieron 20 paneles del Vitral, con destrucción total y otros quedaron en mal estado. Además el muro posterior del presbiterio presenta fisuras y muy serias, pues hay riesgo de desplome y requiere pronta solución47. Los daños fueron calculados en $151.000.000. Para este mismo año (1999) el Santuario cumple sus 40 años. Para este cumpleaños se contó con celebraciones presidida por los obispos de: Armenia, Pereira y Manizales. Hubo además peregrinaciones venidas del eje cafetero y se clausuró con el encuentro de la toda la familia vicentina – Eucaristía que presidió el padre Gabriel Naranjo, entonces visitador del momento.48

En el año 2000 se realizó en el Santuario (el 2 de Junio) el jubileo de los seminaristas de la jurisdicción eclesiástica de Manizales; participaron además los obispos de Manizales, Pereira, Armenia y la Dorada – Guaduas.

Con ocasión de la ordenación de Johnier Fernando Rojas cm, quien es de Cartago pero había estado en la Apostólica, este eligió celebrar su Misa de primicias allí en el Santuario el 13 de Mayo del 2001.

Muchas actividades en beneficio del Santuario se han realizado, entre bazares, empanadas y bingos. El 1 de Diciembre de 2005 se realizó un banquete Pro – Santuario a la Virgen de la Medalla Milagrosa. Son más manos que se unen, en este caso bajo la dirección del Padre Rodrigo Restrepo49, para realizar obras por amor al Santuario.

Precisamente en un artículo que escribieron, los padres Rodrigo Restrepo y Pedro Nel Delgado se cuenta más sobre esfuerzos y donativos: en este caso y en el año 2006, se han adelantado gestiones en las que el alcalde de Santa Rosa de Cabal autoriza una partida de $9.000.000 y sumados con $9.000.000, recogidos a través de actividades, se ha podido restaurar el vitral con reforzamiento estructural y protección de la malla. La primera Dama, Lina Moreno de Uribe50, también gestionó a través de la Oficina de Prevención de Desastres y giraron a la Gobernación del Departamento del Risaralda, la suma de $99.000.000 con la que se hizo la demolición del muro averiado a causa del terremoto y se ha construido uno nuevo con estructura metálica liviana y recubierto con Superboard, según proyecto realizado por el ingeniero Enrique Castrillón, Consultec Limitada, quien fue contratado por esa misa oficina para la elaboración de dicho estudio por $3.000.000. Hubo necesidad de actualizar este presupuesto, ya que cuando la Oficina de atención y Desastres fue a realizar el contrato, el presupuesto se quedaba corto. Se incrementó por tanto en $24.000.000 más; es así como la Gobernación de Risaralda asumió la co–financiación. Asuntos que van y vienen porque al final parecía que la Secretaria de Salud ajustaría el proyecto a $119.000.000. He ahí esfuerzos y más esfuerzos de cohermanos por mejorar el espacio sagrado, a quienes siguen peregrinando y esperando los favores de la Madre.

Nuevamente se organiza la novena a la Virgen – entre el 18 y el 26 de Noviembre del 2006. Se realizan integraciones entre los gremios, colegios, barrios, ramas de la familia vicentina, misión en los colegios, películas etc. Esta vez para celebrar los 200 años del nacimiento de Santa Catalina y terminar de esta manera con la peregrinación tradicional el 27 de Noviembre.

Para la reconstrucción del paredón y otros, se habían cerrado las puertas del Santuario. Pues bien, se volvieron a abrir el 24 de Febrero ya con un nuevo muro y un vitral totalmente restaurado50 y otro totalmente nuevo. Se anunció por tanto la Eucaristía de acción de gracias por las personas que ayudaron a sustituir y organizar toda la obra – se realizaría el 3 de Marzo de 200751.

Nuevamente el jueves 6 de Diciembre de 2007 se realiza un nuevo banquete Pro – Santuario.

El 1 de Enero de 2008, el Gobernador electo de Risaralda – Doctor Víctor Manuel Tamayo hace su juramento en el Santuario de la Medalla Milagrosa, con la participación en una Eucaristía que presidió el Padre Alberto Jaramillo (quien fuera por muchos años párroco de Nuestra Señora de las Victorias). Nunca antes un mandatario departamental había tenido ese gesto de realizar su posesión fuera de las instalaciones de la Gobernación o algo parecido.

Y también para este año 2008, el Padre Rodrigo Restrepo hace la invitación a prepararse para lo que serán las Bodas de oro de nuestro Santuario. Precisamente para el 23 de Agosto se preside en el Santuario una Eucaristía festejando los 25 años de servicio y presencia de las Damas del Santuario allí en Santa Rosa de Cabal. Y para el 24 de Agosto se da la apertura oficial de lo que será este año de preparación para los 50 años. Presidió la Eucaristía el Padre José María Nieto, asistente General de la Congregación de la Misión.

Otros aspectos que complementan la historia y la investigación

Creo que es oportuno brindar otros datos que complementarán la historia del surgimiento del Santuario y de alguna forma nos servirán para entender el proceso no sólo de una estructura sino lo que significa como aporte esencial para la Iglesia.

Este Santuario que ha sido custodiado por María, bajo la advocación de la Medalla Milagrosa, es el testigo fiel del nacimiento de muchas ramas para lo que hoy conocemos como «Ramas de la Familia Vicentina»52. Hagamos por tanto una pequeña lista de estos grupos: Encabeza el grupo, La Congregación de la Misión, junto con Las Hijas de la Caridad, Las Voluntarias Vicentinas de la Caridad, La Sociedad de San Vicente de Paúl, Las Damas del Santuario53, Las juventudes Marianas Vicentinas, El Voluntariado Juvenil Vicentino, Las Hijas de María, La Legión de María, El Comité de Liturgia, Los grupos prejuveniles, Los Monaguillos, La Asociación de exalumnos de la Apostólica, Los Misioneros Seglares Vicentinos, Los Benefactores del Santuario y de la Apostólica, Las (os) afiliados a la Congregación de la Misión y Los integrantes del plan padrino de las vocaciones vicentinas.

Grupos y movimientos que se alimentan no sólo de la espiritualidad misma de San Vicente de Paúl, sino también de la espiritualidad Mariana.

2.2.1. Los Capellanes

Padre Luis Antonio Mojica. Gran impulsor de la obra. Padre Jesús Cardona 1963 – 1970. Padre José Helí Manosalva 1970 – 1972. Padre Eduardo Gutiérrez 1972 – 1974. Padre Roberto Mejía 1974. Padre Eduardo Gutiérrez 1977 – 1980. Padre Gonzalo Reyes 1980 – 1981. Padre Gustavo Toro 1981 – 1982. Padre Carlos Álvarez 1982 – 1983. Padre Esteban Amaya 1983 – 1987. Padre Eduardo Gutiérrez 1987 – 1990. Padre Francisco Murcia 1990 – 1992. Padre Ricardo Luna 1992 – 1997. Padre Gonzalo Corba 1997 – 2000. Padre Mario García 2000. Padre Rodrigo Restrepo 2001. Padre César Acosta 2002. Padre Alfonso Sterling 2003. Padre Marlio Nasayó 2004. Padre Rodrigo Restrepo 2005, 2006, 2007, 2008.

2.2.2. Composición estructural del Santuario

En el interior del Santuario nos encontramos con elementos sencillos pero que hacen crecer en la fe. Mencionemos por tanto La imagen de la Virgen. Esta que se encuentra actualmente no ha sido la única como ya he mencionado anteriormente en la historia; tres han sido las imágenes que han acompañado al Santuario, así: La primera era una de dos metros de altura, era española y donada por el párroco de las Victorias del momento – padre Francisco Londoño. Sólo estuvo allí hasta el año de 1974. Es la que posteriormente fue llevada al Seminario Mayor de Filosofía de Medellín de los Padres Vicentinos.

La segunda imagen se colocó para las fiestas de San Vicente de Paúl en el año de 1977. Esta tenía dos metros y medio de altura y pesaba cuarenta arrobas de peso; era en marmolina blanca, estilizada. Donación que hicieron las Juventudes Marianas a la cabeza de Sor María Emilia Echeverri. A los devotos no les gustó mucho la imagen.

La tercera la colocaron para la celebración de los 25 años del Santuario; esta la donaron las hermanas Vicentinas de la provincia de Bogotá. Su material está compuesto de fibra de estupa con yeso y su autor fue el Señor Víctor Manuel Torres. Esta tenía tres metros de altura y media tonelada de peso. Gracias a la colaboración de la señora Adiela Cano, esta fue retocada por la señora María Luisa Sepúlveda para la novena en el mes de noviembre del año 2007.

Encontramos además El altar mayor, que también fue donado para los 25 años y junto con el ambón que son construcciones en piedra.

Y hablamos ahora de la obra de arte más hermosa que uno pueda admirar en el Santuario: Los Vitrales; del más grande ya he hablado bastante; sólo me falta hacer énfasis en el vitral que rodea la imagen de la Virgen. Este fue elaborado en principio por el Señor Mario Ayala, de Cali, pero recordemos que hubo un terremoto en 1999 y como consecuencia se deterioró. El Señor Víctor Laverde, artista de Desquebradas – Risaralda, elaboró los diseños, los más grandes hasta ahora, de 32 metros cuadrados y cuyas imágenes son heliconias – aves del paraíso y la guadua que bordea la región cafetera y que adornan el espacio religioso del Santuario. Para la elaboración de esa nueva obra el señor Víctor debió concursar con varios artistas del país, en especial con los de Medellín que son reconocidos por su pericia, pero los superó. Lo logró también gracias a la gestión de los Padres Vicentinos, especialmente Rodrigo Restrepo y Pedro Nel Delgado que permitieron engalanar el Santuario y con la ayuda de la Gobernación de Risaralda54.

El Santuario cuenta además con un hermoso Sagrario con enchapes en piedra bogotana y con motivos ornamentales que hacen referencia a la Eucaristía. Esta gran piedra representa el alfa y la omega.

Datos finales y curiosos

Aquí quiero resaltar algunos datos que nos brindó en su momento la famosa revista «Anuario» de la Apostólica, en la que se cuenta cuándo se empezó la obra.

2.3.1. Datos Cronológicos

  • 8 de Septiembre 1959 – se empezaron los trabajos.
  • 22 de Enero de 1960 – Suspensión breve de labores.
  • 25 de Febrero de 1960 – Reanudación de la Obra.
  • 19 de Diciembre de 1960 – Se paralizan de nuevo las actividades por falta de dinero.
  • 3 de Junio de 1961 – Se da un tercer impulso a la obra.
  • 2 de Septiembre de 1961 – Se suspende a causa de la escaséz de recursos y por un tiempo indefinido ya que para reanudar trabajos se necesita una cantidad de plata no menor de ciento cincuenta mil pesos.

2.3.2. Datos Económicos

Hasta la fecha se han gastado $358.000.57. Sus gastos principales han sido:

  • 6.080 bultos de cemento.
  • 7.000 guaduas.
  • 58 Toneladas de hierro.
  • 11/2 Toneladas de alambre.
  • 2.100 Metros cúbicos de arena.
  • 1.200 Metros cúbicos de balastro.
  • 1.120 Metros cúbicos de piedra.
  • Falta para su culminación medio millón de pesos.

3. Reflexión teológica en torno al santuario (Santuario nacional de la Medalla Milagrosa)

Después de realizar una investigación desde los datos históricos, me parece oportuno hacer una reflexión teológica en torno a este «fenómeno»; porque si bien hablamos de 50 años de surgimiento, este ha de significar algo mucho más profundo en la vida de la Iglesia. Además porque la piedad popular tiene que conducirnos de alguna manera al punto esencial, para no quedarnos en simple romanticismo, es decir, centrarnos a todos en la fe desde la Palabra.

El Surgimiento, fruto del primer anuncio

Digamos entonces en primer lugar que su surgimiento es la plena manifestación de Dios que es don y que es gracia. Es el regalo que Dios nos puede dar como fruto del amor profundo a la fe. Una fe que fue probada en su momento, a una comunidad concreta y que se hace servicio para los demás. Desde una interpretación un poco clásica, podríamos pensar que el surgimiento del Santuario fue fruto del llamado específico del Señor para trabajar en el anuncio de la Buena Nueva. Es decir, «Lo que han recibido gratis, dadlo gratis». Es la manera como se desarrolla ese anuncio Kerigmático y que ahora está listo para darlo a otros. Si nos detenemos vemos cómo se ha extendido no sólo a una comunidad, sino también a otros agentes y siempre permanece listo para ofrecerlo a otros que quizás aún no les ha llegado.

Puede ser aquel anuncio de que María es la Madre del Señor, el Hijo de Dios, que se hizo Carne y que habitó entre nosotros para ofrecernos su amor, su misericordia. Para demostrarles a los demás que Dios a pesar de nuestra infidelidad, permanece cerca y fiel, a través de María. Ella que siempre estuvo atenta al fiat, y que se convierte para nosotros en ese reto a favor de la fe para que sea cada vez más sólida y firme.

A nivel Cristológico

María siempre nos está recordando al Hijo de Dios, el mismo que se entregó en la cruz. Junto a esa cruz precisamente se encontraba su Madre que un poco turbada esperaba con esperanza que se cumpliera lo que estaba plasmado en las Escrituras, es decir, que se había entregado por la salvación de todos. Es que la entrega, la donación de María a través de su hijo nos recuerda a todos que debemos donarnos cada día para alcanzar la gloria del que nos mira siempre con ojos compasivos, Nuestro Padre Dios. Es por eso que María es modelo para todos los creyentes en Cristo.

Recordemos además cómo Jesús se dirige a Juan para decirle «He ahí a tu Madre». La ofrece para que sea acogida, y al aceptarla nos pone al frente de una tarea específica y es la de seguir mostrándole al mundo que Jesucristo es el Señor, nacido de una mujer y ahora ella es intercesora de todos; se ha convertido en la Madre de todo el genero humano. Es entonces Dios mismo que manifiesta su amor, su poder y grandeza a través de la Madre de su Hijo, para que sea acogida como modelo para la Iglesia.

Los frutos del peregrinar

A lo largo de su historia, este Santuario, siempre ha tenido ese sentido de acogida a los peregrinos y este aspecto no podemos dejarlo a un lado en la reflexión, ya que es uno de esos elementos que nos ayudan a comprender mejor el camino del hombre que se hace cada día trayecto hacia el encuentro definitivo con el Padre. Creemos firmemente que Dios nos espera y que sus brazos nos brindarán la paz absoluta que sólo puede descansar en él. María en este caso vuelve a ser intercesora nuestra. Es que llegando hasta el Santuario nos conecta con la bondad del Padre y el amor del Hijo.

«La misión que el Padre encomendó a María en la anunciación y el Hijo desde la cruz, no terminó con la Asunción de ésta a los cielos. Se trata de una maternidad plena en el orden salvífico, que incluye no sólo el dar la vida biológicamente a Jesús, sino a todo su ser, que es mesiánico. Por ello María es figura y modelo de la Iglesia. Asunta a los cielos, su reinado es real, pero no según el modelo político sino evangélico: reina sirviendo como una madre a la Iglesia de los redimidos por su Hijo. Por eso la Iglesia la reconoce como asociada activamente a la obra redentora de su Hijo. Así aparece (bajo diversas figuras) en la Tradición, a partir de los Santos Padres. Esta Colaboración, ahora en los cielos se basa en la misma asociación realizada en el proceso histórico de la obra mesiánica. Y se extiende a todo el ámbito al que se refiere la obra salvífica de Cristo, es decir a la liberación del hombre Pero tal misión es diferente de la encomendada por el Señor a otros a quienes ha asociado a su obra (por ejemplo en la jerarquía o en el sacerdocio ministerial): es específicamente materna, y se ejercita mediante la guía de sus hijos por el ejemplo, y su intercesión por nosotros ante el Padre, por su Hijo, en el Espíritu».55

La conciencia pues del caminar hacia el Santuario debe estar marcada por la fe profunda no sólo a la Madre sino ante todo al Hijo. Gracias a ella el hombre que va a su encuentro, recibe también unas gracias especiales de sentirse amado y acogido desde los diferentes sacrificios que ha hecho desde el momento mismo que pensó realizar un camino de reflexión y de encuentro con Jesús a través de la Madre. Nos hace preguntar este aspecto ¿Qué es lo que quiero para mi vida eterna, mi vida futura? ¿Cómo lo lograré? ¿A través de qué medios? ¿Cómo será mi caminar hacia el Padre? He aquí pues un pensamiento más bien Escatológico que me conecta con el Dios dador de la vida y con el cual espero alcanzar los gozos prometidos a todos los hombres. «De Dios venimos y a él volvemos».

En el peregrinar se da transformación y renovación del corazón: muchas veces quienes han llegado hasta este Santuario u otros que encontramos a lo largo de la geografía colombiana, han experimentado los milagros que vienen no sólo de la generosidad de la Madre que conoce los ruegos de sus hijos, sino que también muchos han tenido la oportunidad de volver los ojos al Señor que los ha amado primero. En estos Santuarios con seguridad se han experimentado los mayores milagros a través del Sacramento de la reconciliación y ha sido, repito nuevamente, ese caminar silencioso que nos da la oportunidad de volver a las fuentes, muchas veces desconocidas por la tragedia del pecado que no nos deja ver el gran don de la cercanía a Dios.

Ese peregrinar es el mismo signo de la Iglesia que permanece en marcha, que está atenta a los cambios que debe dar para favorecer la fe de los creyentes, para trasformar con el testimonio y sobre todo con la experiencia profunda de encuentro con Dios en la celebración de la Eucaristía que es la cumbre de todo ser cristiano católico.

Obra ciertamente Neumatológica

Después de la investigación histórica, no podemos desconocer la fuerza del Espíritu Santo que ha actuado, a través de quienes han estado al frente de su servicio. Es por tanto obra del verdadero Espíritu que no sólo ha inspirado, sino que ha impulsado, ha animado y ha iluminado los pasos de la tarea evangelizadora. Ante tantas dificultades no sólo para recolectar los dineros necesarios sino ante las calamidades uno podría llegar a pensar que la mano de Dios ha desaparecido; pero no, al contrario, la fuerza la ha manifestado a través del soplo del Espíritu que ha permitido mantenerse fieles a la obra de irradiación del carisma y también de la Evangelización que es por cierto muy compleja en ciertas circunstancias de la vida y de la obra misma. Cincuenta años no han pasado en vano, no han permanecido a oscuras.

Esto que acabo de resaltar anteriormente se descubre en la colaboración de tantas personas, en las reflexiones de tantos pastores y ministros ordenados que han pasado por este Santuario y que de alguna manera han dejado huella; huellas que se van desapareciendo para que reine la Única y definitiva: La de Dios y su Hijo Jesucristo, a través de la acogida que ha brindado la Madre del cielo.

Una experiencia que se hace vida en la Iglesia

Aunque estoy mencionando este punto al final de esta pequeña reflexión teológica, me parece que es esencial a la hora de analizar o mirar el objetivo mismo de los Santuarios. Es que todos estos acontecimientos y experiencias se hacen comunidad eclesial (he aquí un aspecto Eclesiológico). El peregrinar personal nos convoca y nos hace encontrar con otros que con diferentes sentimientos, necesidades o alegrías, forman la gran familia de Dios y a través de las diferentes manifestaciones enriquecen la misma vida de la Iglesia.

Eso que creemos y sentimos lo hacemos vida en la celebración, en la fracción del pan, en el encuentro con la Palabra.

Pues bien el Santuario Nacional de la Medalla Milagrosa ha vivenciado este acontecimiento y no sólo ha sido una estructura de arte o es un lugar en donde se han repartido medallitas, sino que ha unido a los peregrinos al gran misterio de la Eucaristía, asociándolo también a la vivencia de los demás Sacramentos.

Allí comenzaron a florecer hace algunos años, a través de la pastoral que varios sacerdotes impartieron, los sueños de varios grupos, que después de sentirse convocados a través de una procesión o atraídos por el amparo maternal de María, querían comprometerse a vivenciar el Evangelio desde un servicio más entregado; y es como se da el despertar de la Pastoral, la misma animación de las Damas del Santuario entre otros y de esta manera se conforman los otros grupos que prestan gran ayuda en lo que conocemos como la Pastoral Litúrgica, que tanto bien le hace a la Iglesia. Yo diría que es también la mejor manera de fomentar los carismas que se encuentran escondidos en los que conforman la asamblea y que muchas veces desconocen.

Me parece que es el fenómeno más hermoso y maravilloso que ha vivido el Santuario en Santa Rosa, el llamado de Dios ha sido escuchado, no es sino mirar la gracia de la convocatoria y la congregación de personas en torno a la Madre cada sábado en las celebraciones de la conocida «Novena perpetua», además del fervor que se experimenta. Digamos también que el surgimiento del Santuario no fue sólo lo que significa la construcción, sino que se cuenta apartir de la peregrinación y presencia de los fieles, del pueblo de Dios que acude a él a diario y que es el que le da el verdadero sentido de Santuario.

De esta manera afirmamos y con sinceridad que el Santuario ha cumplido con las condiciones necesarias para que se considere como Santuario y que sigue siendo vigente:

  1. Es un lugar Sagrado; así ha sido considerado siempre y se ha cultivado bajo el signo de esa dignidad.
  2. Siempre se ha tenido destinado a la celebración del culto divino y para los fieles.
  3. Ahora más que nunca se procede a disponer el historial que da los fundamentos esenciales de su surgimiento y que son necesarios a la hora de enriquecer la fe de quienes acuden a él.
  4. Las peregrinaciones siguen siendo el eje principal, después de la predicación de la Palabra de Dios y el culto Divino.
  5. Cuenta con las aprobaciones pertinentes, como se cuenta en el historial. Y de esta manera entonces cuenta además con el reconocimiento necesario para desarrollar una buena pastoral.
  6. Transforma sinceramente la vida de quienes entran allí, es la experiencia que cuentan quienes pasan por el lugar; yo puedo testificar esta afirmación, pues he tenido la oportunidad de estar presente en diferentes celebraciones y encuentros de los peregrinos.

Conclusiones

Al realizar estas conclusiones quisiera resaltar y reafirmar primero que todo el sentido mismo de lo que es para nosotros el Santuario y después de haber hecho un acercamiento desde unos aportes históricos y reflexión teológica al respecto.

  • Es ante todo Memoria, Presencia y Profecía del Dios Vivo.
  • Podemos identificar el Santuario como «la tienda del encuentro».
  • Es además la meta visible del itinerario de los peregrinos.
  • El Santuario promueve la experiencia de convocación, encuentro y construcción de la comunidad eclesial.
  • El Santuario es portador de un mensaje preciso.
  • Es una auténtica escuela de fe con el ejemplo vivo y la intercesión maternal de la Virgen María; en este caso particular del Santuario Nacional de la Medalla Milagrosa.

«El Santuario, memoria del origen. Es memoria de la obra de Dios. El Santuario es ante todo lugar de la memoria de la acción poderosa de Dios en la historia, que ha dado origen al pueblo de la alianza y a la fe de cada uno de los creyentes. El significado profundo de todo Santuario es hacer memoria, en la fe, de la obra salvífica del Señor. El Dios vivo que ha entrado en la historia quiere dar un signo de su fidelidad y de su presencia siempre actual en medio de su pueblo. El Santuario es la memoria eficaz de laobra de Dios, el signo visible que proclama a todas las generaciones cuán grande es Élen el amor, y testimonia que Él nos ha amado primero y ha querido ser el Señor y Salvador de su pueblo».56

Al terminar esta investigación y reflexión descubro además lo siguiente: El Santuario nos está recordando que la Iglesia nace de la iniciativa misma de Dios. Que a ese «fenómeno», que lo podemos reconocer también como misterio, hay que acercarse con una actitud de asombro y también de adoración, reconociendo en el fondo el don de Dios. Se debe tener previamente una preparación para el encuentro con el Santuario, no basta entonces con ir sólo de paseo.

Esa iniciativa de la que ya he hablado anteriormente hay que acogerla con un espíritu de acción de gracias. Estos Santuarios son verdaderas escuelas de oración y a través de ella podemos aprovechar para agradecer el don. De ahí que podamos también experimentar ese don de la reconciliación, como aprovechamiento de la generosidad del Señor. Hay que tener muy en cuenta esto porque de otra forma se estaría desperdiciando lo que Dios nos ofrece y de esta forma el don se hace ineficaz.

Al elaborar el proceso histórico del surgimiento del Santuario Nacional de la Medalla Milagrosa, de Santa Rosa de Cabal, descubro cómo Dios se vale de las personas para llevar a cabo su obra de Salvación. Ofrece posibilidades a todos de involucrarnos de alguna manera en ella y nos hace pensar al mismo tiempo en nuestro sentido de Iglesia y como bautizados.

Las obras (Santuarios) no tienen sentido sin la presencia misma de los fieles, pero sigue no teniendo sentido, si los fieles no somos capaces de reconocer el misterio del don gratuito de Dios que se nos da a lo largo de la historia y como construcción y constitución de su cuerpo, es decir, si no somos conscientes de asumir el verdadero papel de Iglesia que reconocemos sólo por la fe.

En el Santuario nos encontramos cara a cara con el Señor dador de la vida; y en él la Iglesia se reconoce Una, Santa, Católica y Apostólica.

Sin caer en un Minimalismo o Maximalismo reconozcamos que María nos conecta con Cristo y por Cristo descubrimos al Padre. He aquí una hermosa afirmación que nos hace reconocer la tarea evangelizadora de la Madre, que se realiza desde la liturgia, desde los Santuarios marianos, y sobre todo desde la guía de la Madre de Dios en la liberación de los pueblos.

Bibliografía

  • ANUARIO. Apostólica Padres Vicentinos – Santa Rosa de Cabal – Caldas. Tipografía Sembrador. Bogotá – Colombia. 1961. Pgs. 53-55.
  • BUENO DE LA FUENTE Eloy. Eclesiología; Serie de Manuales de Teología. Biblioteca de Autores Cristianos. Madrid. 2004. Pgs. 334.
  • CASTILLO ARCE Fenelón; ESCOBAR Orlando, ARDILA Luis Fernando. La casa de la Colina. Editorial Kimpres. Limitada. Bogotá D.C. 1994. Pgs. 72.
  • Cuadernos VICENTINOS. Temas vicentinos de reflexión. # 6 Diciembre. 1986. Pgs. 81.
  • GEBARA Ivonne; L. BINGEMER María Clara. María Mujer Profética. Ediciones Paulinas. Madrid. 1988. Pgs. 205.
  • P. GONZÁLEZ Carlos Ignacio S.J. María Evangelizada y Evangelizadora. Mariología. Centro de publicaciones CELAM. Bogotá. 2003. Pgs. 671.
  • Pbro. GOMEZ O. Horacio. La Iglesia Católica en Colombia. Secretariado permanente del Episcopado colombiano –SPEC. 1986. Pgs. 604.
  • PHASE. Revista de pastoral litúrgica # 275 Septiembre – Octubre. Barcelona. 2006.
  • SEMBRADOR – Avance Noticioso. Congregación de la Misión, Provincia de Colombia.
  • THURIAN Max. María, madre del Señor, figura de la Iglesia. Editorial Hechos y Dichos. Zaragoza. 1966. Pgs. 272.
  • V CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE. APARECIDA, Brasil. CELAM, San Pablo, Paulinas. Bogotá. D.C. 2007. Pgs. 311. VINCENTIANA. Congregación de la Misión. Año 47 # 5-6 Septiembre – Diciembre. 2003. Pgs.384.

Algunos artículos

  • J. Robinson Silva Orozco Cm. «Primer Coro Juvenil en la historia del Santuario Nacional de la Medalla Milagrosa»
  • Papá del Ex – Ministro de Gobierno Fabio Villegas en la Administración de César Gaviria. «Santuario Nacional de la Medalla Milagrosa – Santa Rosa de Cabal, Risaralda»
  • Padre Eduardo Gutiérrez. Cm. «Antecedentes de un Carcelazo»
  • Padre Ricardo Luna Piñeros. Cm. «En prueba de gratitud»
  1. Definición de la Comisión de Cardenales. Ephemérides litúrgica, 70 (1996, Pg. 309).
  2. Código de Derecho Canónico. Can. 1230.
  3. Puebla # 282.
  4. Pbro. GOMEZ O. Horacio. La Iglesia católica en Colombia. Secretariado permanente del episcopado colombiano – SPEC. 1986. Pg. 600.
  5. Ibid. Pg. 600.
  6. Ibid Pg. 601.
  7. Estoy haciendo aquí alusión al tan conocido Bogotazo, en el que muere el político y liberal Jorge Eliécer Gaitán, entre el 9 y el 11 de Abril.
  8. Artículo escrito por el Padre Ricardo Luna Piñeros c.m. quien fue testigo presencial del fatídico hecho en el Bogotazo y también de la estupenda idea de la construcción del Santuario.
  9. Lo encontramos en la Revista Sembrador del mes de Septiembre # 9 Pg 2.
  10. Cfr. Ibid. # 17 – 1 de Noviembre de 1960.
  11. Cfr. Ibid. # 18 – 1 de Diciembre de 1960.
  12. Cfr. Ibid. # 58 y 59 año 8 – de Marzo de 1965.).
  13. Cfr. Ibid. # 63 año 8 – 1 de Agosto de 1965. Articulo llamado «Vitral del Santuario».
  14. Este Señor cobró $90.000 y realizó el trabajo en vidrio importado, dos simbolismos: un lirio que brota de la tierra y se remonta al cielo, representa a María Santísima, la flor de las flores que nacida en la tierra, engalana los cielos. Y un amanecer radiante, que evoca a la llena de gracia, que fue escogida para ser la Madre y la aurora del sol, de justicia, el que ilumina a cuantas vienen a este mundo. (Cfr. Ibid. # 145 año 20 de Diciembre de 1977
  15. Cfr. Ibid. # 66 año 8 del 1 de Noviembre de 1965. Invitación que aparece en la carátula final.
  16. Cfr. Ibid. # 85 año 10 del mes de Diciembre de 1967.
  17. Cfr. Ibid. # 98 año 13 de 1970 Pg. 12.
  18. Cfr. Ibid. # 100 año 13 de Junio de 1970 pg. 23.
  19. Cfr.Ibid. # 122 año 16 de Mayo de 1973. Padre Alfonso Gutiérrez.
  20. Esto se realizó desde finales de 1975, siendo Rector de la Apostólica el Padre Fernando Escobar; actualmente consejero Provincial y formador en SEPAVI – Seminario Mayor de Filosofía de los Padres Vicentinos en Medellín. (Cfr. Ibid. # 145 año 20 del mes de Diciembre de 1977 Pg. 12).
  21. Actualmente asistente del rector del Seminario Mayor de Teología Villa Paúl en Funza – Cundinamarca.
  22. Cfr. Op Cit. # 150 año 21 del mes de Octubre de 1978 pg 25.
  23. Cfr. Op Cit. #151 del mes de Noviembre y Diciembre del año 1978. Pg. 23.
  24. Padre Alberto Mesa.
  25. Cfr. Op Cit. # 152 de Enero – Febrero de 1979. Pg. 8.
  26. Cfr. Op Cit. # 181 año 27 de Abril – Mayo de 1984. Pg. 33. Articulo del Padre Esteban Amaya cm.
  27. Estos datos son tomados de un artículo escrito por el Padre Esteban Amaya con ocasión de la celebración. Cfr. Op Cit. # 184 año 27 de los meses Noviembre – Diciembre de 1984. Pg. 12.
  28. Señor Mario Ayala.
  29. Monseñor José de Jesús Pimiento.
  30. Por entonces obispo de Armenia.
  31. Actualmente miembro del consejo Provincial y Rector del Seminario de Arauca.
  32. Cfr. Op Cit. # 199 año 30 Febrero – Marzo 1987. Pgs. 10-12.
  33. Cfr. Op Cit. # 201 año 30 Mayo – Junio 1987. Pgs. 9-12.
  34. En ese momento era obispo auxiliar de Cali y posteriormente fue obispo de la diócesis de Villavicencio, hoy Arquidiócesis.
  35. Cfr. Op Cit. # 208 año 31 Junio – Julio 1988. Pg. 29.
  36. Quien fue obispo primero del vicariato de Tierradentro luego obispo de Caldas – Antioquia y finalmente obispo de Apartadó, donde murió.
  37. Cfr. Op Cit. # 213 año 32 Marzo de 1989. Pg. 31.
  38. Cfr. Op Cit. # 240 año 35 Septiembre – Octubre – Noviembre 1992. Pgs 16 – 18.
  39. Comentario que encontramos en el artículo «Santuario Nacional de la Medalla Milagrosa, Santa Rosa de Cabal, Risaralda. Que escribiera el Papá del Ex ministro de Gobierno Fabio Villegas en la administración del Presidente de la República César Gaviria.
  40. Mención que encontramos en la homilía del 4 de Octubre de 1994 con ocasión del centenario de la Apostólica (Cfr. Op Cit. # 254 año 37 Octubre – Noviembre 1994; Pgs. 24-27).
  41. Cfr. Op Cit. # 259 año 38 Agosto de 1995. Pg. 20.
  42. Cfr. Op Cit # 260 año 38 Septiembre – Octubre de 1995. Pg. 52.
  43. La mayoría de ellos con conocimiento en música, sobre todo en la ejecución de instrumentos como la guitarra, el piano y batería, entre otros.
  44. J. Robinson Silva Orozco; actualmente estudiante de Teología de la Congregación de la Misión en Funza – Cundinamarca
  45. Artículo titulado: «Primer coro en la historia del Santuario Nacional de la Medalla Milagrosa»
  46. Cuyos integrantes aún viven: Esnelia Giraldo, Luz Dary Sánchez, Nidia Benjumea, Don Eduardo, El Doctor Sandoval, Jaime Cardona, Don Virgilio, entre otros.
  47. Cfr. Op Cit. # 274 año 42 Enero – Marzo 1999. Pg. 47.
  48. Cfr. Op Cit. # 276 año 42 Julio – Septiembre 1999. Pgs. 83-89.
  49. Actualmente Asistente provincial de la Comunidad de los Padres Vicentinos en Colombia y autor de las palabras que se dirigieron ese día a toda la comunidad (Cfr. Op Cit. # 297 año 48 Septiembre – Diciembre 2005. Pgs. 53-54.
  50. Esposa del Presidente de la República Álvaro Uribe Vélez.
  51. Fue financiada toda la obra de la siguiente forma – La Oficina de Prevención y atención de Desastres aportó $100.000.000 y la Gobernación del Risaralda, aportó $30.000.000. 52 Cfr. Op Cit. # 307 año 50 Febrero de 2007. Pg. 25.
  52. Como lo menciona el Padre Rodrigo Restrepo en un articulo que ha empezado a escribir con ocasión de los 50 años del Santuario Nacional de la Medalla Milagrosa y que ha titulado: «Santuario Nacional a la Virgen de la Medalla Milagrosa. 50 años en Santa Rosa de Cabal, Risaralda. 1959 – 2009».
  53. Grupo que acaba de cumplir sus 25 años de servicio en este lugar.
  54. Hoy dirigida por un exalumno de la Apostólica y amante de la Medalla Milagrosa: Doctor Víctor Manuel Tamayo.
  55. Pbro. GONZÁLEZ Carlos Ignacio S.J. María Evangelizada y Evangelizadora. Mariología. Consejo Episcopal Latinoamericano. Bogotá D.C. 2003. Pgs. 465-466.
  56. Párrafo de un artículo del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes. ZENIT, 25 de Mayo de 1999. Documentación viva de la Iglesia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *