Estado de la causa de canonización del beato Federico Ozanam

Francisco Javier Fernández ChentoFederico Ozanam, Sociedad de San Vicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Amin A. de Tarrazi · Año publicación original: 2011 · Fuente: Sociedad de san Vicente de Paúl.
Tiempo de lectura estimado:

Información práctica importante relativa al procedimiento de canonización

En 2.013, celebramos el bicentenario del nacimiento de Federico Ozanam (1813-2013).

No sólo la Sociedad de San Vicente de Paúl, sino también el conjunto de la “Familia Vicenciana” manifestarán su alegría y alabarán al Señor por esta importante gracia.

El Papa Juan Pablo II había declarado, a raíz de la audiencia que nos concedió el 27 de abril de 1983, en Roma, con ocasión del 150º aniversario de nuestra fundación:

“Tenemos que dar gracias a Dios por este regalo que ha hecho a la Iglesia en la persona de Ozanam. Seguimos maravillados por todo lo que él pudo llevar a cabo por la Iglesia, por la sociedad, por los pobres, aquel estudiante, aquel profesor, aquel padre de familia, a la vez ardiente y con una caridad creativa, a lo largo de su vida, que se consumió demasiado deprisa! Su nombre quedará asociado al de San Vicente de Paúl quien, dos siglos antes, había fundado las Damas de la Caridad, sin que nada equivalente se haya podido instituir todavía para los hombres. ¿Y cómo no desear que la Iglesia ponga también a Ozanam en el rango de los beatos y de los santos?”

Desde esta perspectiva, ¿Podemos nosotros alimentar la legítima esperanza de que se produzca un milagro sobre este acontecimiento?

De cualquier manera, ya podemos unir todos nuestros esfuerzos y hacer todo lo posible para que este sueño se realice.

A fin de alcanzar nuestro objetivo de manera segura, evitando cualquier error o pérdida de tiempo, es esencial tener una idea clara del estado de la causa en este momento, así como una visión precisa de las sucesivas iniciativas que hay que tomar.

A – Debemos ser conscientes de la importancia de ciertos puntos:

  1. El considerable trabajo realizado para la Beatificación sigue siendo, evidentemente, válido para la canonización: investigación histórica, testimonios, obras sobre el heroísmo de las virtudes de Ozanam y otros documentos oficiales …
  2. Aunque nuestras oraciones sean, más que nunca, necesarias para avanzar en el proceso de Canonización, no podríamos evitar la producción de un nuevo milagro acontecido desde la Beatificación (22 de agosto de 1997).
  3. La única categoría de milagros admisible por la Congregación para las Causas de los Santos es la de la curación física que no podría explicarse por medios médicos o quirúrgicos, sino por una intervención sobrenatural.
  4. Toda curación que pareciera ser de orden milagroso tendría que estar apoyada por un considerable expediente que incluyera, entre otros, informes médicos y clínicos, análisis, pruebas, radiografías, etc…

B – En la práctica, ¿qué podemos hacer en un futuro inmediato?

En general

  1. Aprovechar todas las ocasiones para dar a conocer mejor a Federico Ozanam, a través de la Iglesia, así como a través de los medios de comunicación (prensa, radio, televisión, Internet, … ).
  2. Fomentar la publicación de obras dedicadas a Ozanam, en todos los ámbitos y para todas las categorías de lectores.
  3. Organizar celebraciones religiosas, retiros, seminarios, simposios, coloquios…
  4. Montar manifestaciones especiales, obras de teatro, películas, que faciliten un mayor conocimiento y una mayor comprensión de la figura del principal fundador de nuestra Sociedad.

Más cerca de nuestros hermanos enfermos y atormentados

Federico Ozanam, habiendo sufrido en persona los tormentos de una grave enfermedad, otorgó espontáneamente una dimensión espiritual a su sufrimiento.

Con la estrecha y edificante complicidad de su esposa bien amada, Amélie, seleccionó y se sirvió de textos sacados de las Escrituras relativos a la enfermedad y al sufrimiento.

Poco después de su fallecimiento, que tuvo lugar el 8 de septiembre de 1853, Amélie se planteó que otras personas que sufrían se aprovecharan del fruto de su experiencia común, en una recopilación titulada “El Libro de los Enfermos”. ¿No es providencial que nuestra Sociedad disponga de un instrumento tan valioso, que facilita nuestro acercamiento a los que, como Ozanam, conocen las angustias y tribulaciones de la enfermedad?

Recientemente, hemos reeditado, con numerosos añadidos, este “Libro de las Enfermedades” en su versión francesa. Sería extremadamente deseable proceder a traducirlo a otras lenguas, especialmente al inglés, español y portugués.

Sería un gesto fraterno el ofrecer esta obra, en la lengua adecuada, a cualquier persona que necesite aligerar el peso de su sufrimiento.

C – Procedimiento

  1. Si la voluntad de una persona, con la que hemos establecido una relación de confianza, es elegir la intercesión de Federico Ozanam, ésta debería escribir y firmar un atestado donde exprese su libre pero firme opción. Cuando la persona está imposibilitada de expresar su voluntad, su familia queda habilitada para hacerlo en su nombre.
  2. En caso de curación de la persona en cuestión, se debería abrir lo antes posible un expediente médico que reúna todos los elementos descritos en el apartado “A”, párrafo 4, de esta reseña.
  3. Estos documentos deben ser enviados al Consejo General, en París, a la atención de la Comisión de Canonización.
  4. Tras asegurarse de que el expediente relativo a la persona enferma está bien presentado en la forma exigida por las autoridades competentes en Roma, será transmitido al Postulador, el Padre Luigi MEZZADRI, C.M.

D – Conclusión

Esperamos haber sido suficientemente claros y precisos en esta presentación de la Causa de Canonización de Federico Ozanam. Si tienen ustedes preguntas, observaciones o sugerencias que formular, les rogamos que no duden en expresarlas.

Avancemos juntos, en un buen orden y en el auténtico espíritu vicentino. Fiel y fraternalmente,

Amin A. de Tarrazi
Delegado para las causas de Canonización
París, 11 de Febrero de 2011
Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes

[box type=”info”]

Oración para pedir la canonización del beato Federico Ozanam

Señor,

Has hecho del Beato Federico Ozanam un testigo del Evangelio, maravillado con el misterio de la Iglesia.

Has inspirado su lucha contra la miseria y la injusticia y le has dotado de una incansable generosidad al servicio de cualquier hombre que sufre.

En familia, se reveló hijo, hermano, esposo y padre de excepción.

En el mundo, su ardiente pasión por la verdad iluminó su pensamiento, su enseñanza y sus escritos.

A nuestra Sociedad, que concibió como una red universal de caridad, insufló el espíritu de amor, audacia y humildad heredado de San Vicente de Paúl.

En cada uno de los aspectos de su breve existencia, aparece su visión profética de la sociedad tanto como la evidencia de sus virtudes.

Por estas múltiples dotes, te damos gracias, Señor, y solicitamos –si tal es tu voluntad– la gracia de un milagro, por la intercesión del Beato Federico Ozanam.

¡Que la Iglesia proclame su santidad, tan providencial para los tiempos presentes!

Te lo rogamos por Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

[/box]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *