Vicente de Paúl, Carta 1369: A Carlos De Montchal, Arzobispo de Toulouse

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Vicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Vicente de Paúl · Año publicación original: 1976 · Fuente: San Vicente de Paúl. Obras completas. Tomo IV. Correspondencia 4. Abril 1650 - Julio 1653. Trad. de A. Ortiz sobre la edición crítica de P. Coste. Salamanca : Sígueme, 1976. 610 p. ; 22 cm..
Tiempo de lectura estimado:
[Enero de 1651]

Señor arzobispo:

Le renuevo por la presente el ofrecimiento de mi obediencia perpetua con toda la humildad y el afecto que me es posible en estos comienzos del año. Le suplico, señor arzobispo, que lo acepte y que me permita darle gracias por el honor que me ha concedido al acordarse de mí en la carta que ha escrito al señor de Montchal, su hermano, y al señor Guillon. Todo se debe, señor arzobispo, a su incomparable caridad para conmigo, que no merezco. Finalmente, monseñor, le escribo para decirle que hay una persona que nos ha entregado 500 libras de renta para establecernos en la región de Languedoc, en el sitio en que queramos, y para ofrecerle el servicio de nuestra pequeña compañía en esta ocasión, no habiéndolo podido hacer hasta el presente con suficientes testimonios de afecto porque nos hemos entregado a Dios, hace algunos años, para no pedir nunca ningua fundación, ya que hemos experimentado la providencia especial de Dios sobre nosotros, al ser ella misma la que nos establece, sin intervención alguna de nuestra parte, en todos los lugares en que hemos fundado; de forma que podemos decir que no tenemos nada que no nos haya ofrecido y dado Nuestro Señor, ni siquiera esta fundación de la que ahora le hablo. Este es el motivo, señor arzobispo, de que me haya visto usted tan reservado en este punto siempre que se presentaba alguna ocasión en la que era preciso actuar. Sabe Dios que no hay ningún otro prelado en la tierra al que Nuestro Señor nos haya dado tanto afecto, ya que soy, en su amor, su muy humilde y obediente servidor.

VICENTE DEPAUL
indigno sacerdote de la Misión

Me parece, señor arzobispo, que ya le había hablado de este asunto en otra ocasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *