Vicente de Paúl, Documento 089: Alocucion A Los Sacerdotes De San Sulpicio En Ocasion De La Muerte De Su Fundador

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Vicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: .
Tiempo de lectura estimado:
[abril 1657]

Mis queridos hermanos, al ver la aflicción en que os ha sumergido la muerte de vuestro querido padre, me hubiera gustado poder devolvéroslo para enjugar vuestras lágrimas. Pero, como no puedo entregaros su cuerpo vivo, he creído que tenía que presentaros su espíritu, que es la parte mejor de él mismo. La tierra conserva su cuerpo, el cielo su alma, su espíritu es para vosotros. Y si Dios lo ha juzgado digno de ser admitido con sus ángeles en el paraíso, vosotros no habéis de juzgarlo indigno de ocupar también un lugar en vuestros corazones. El habrá dejado de buena gana su cuerpo sabiendo que su espíritu podrá habitar en vosotros. Aquel fue todo su anhelo y su deseo durante su vida; después de su muerte, podéis dejarle contento. Se decía en la antigua ley que, si un hermano moría sin tener hijos, otro hermano suyo tenía que suscitare semen. Vuestro padre, a quien puedo llamar también vuestro hermano (por causa de su edad) ha muerto, por así decirlo, sin hijos, dado el deseo que tenía de convertir a todo el mundo y de santificar al clero. Os ha dejado a su esposa, que es esa santa casa, adquirida con su sangre y con su muerte, ya que murió al querer darle la vida. Suscitadle hijos, dando a conocer a Jesús y asegurándole, a ser posible, tantos servidores como hombres hay en el mundo y tantos sacrificadores santos como sacerdotes hay en la iglesia. Obrad según el modelo que se os ha mostrado en el monte santo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.