Vicente de Paúl, Documento 012: Donación De San Vicente Al Hospital De La Caridad

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Vicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Vicente de Paúl .
Tiempo de lectura estimado:

20 octubre 1611

Ante Pedro de Briquet y Dionisio Turgis, notarios del rey nuestro señor en el Châtelet de París, abajo firmantes, comparece personalmente el señor Vicente de Paúl, abad comendatario de la abadía de San Leonardo, en el lugar de Aunis, diócesis de Saintes, consejero y capellán de la reina Margarita, residente en esta ciudad de París, en la calle del Sena del barrio de Saint-Germain-des-Prés, junto al palacio de dicha señora reina, el cual, por propia voluntad, libre y francamente, por la devoción y afecto que tiene al hospital de San Juan Bautista, de la orden del bienaventurado Juan de Dios, fundado por la reina regente en dicho barrio de Saint-Germain-des-Prés de París, y a fin de ayudar al prior y a los religiosos de dicho hospital a tratar y a cuidar a los pobres enfermos que acuden a dicho lugar todos los días a refugiarse y hacerse curar, así como para socorrerles en el pago de lo que deben y poder terminar las construcciones que se planean para alojar a los religiosos en dicho hospital y otros santos motivos, hace donación, entrega y cesión por la presente, como don irrevocable, hecho entre vivos y sin esperanza de revocación, a los religiosos y prior de dicho hospital de San Juan Bautista, fundado en el barrio de Saint-Germain-des-Prés, tras la aceptación del hermano Gabriel Desartes, prior de dicho hospital, de la cantidad de quince mil libras, que dicho señor abad donante dice y afirma que le pertenecen, por tener derecho a ellas por traspaso del señor Juan de La Thane, recaudador de hacienda de esta ciudad de París, en acta legalizada ante los notarios del Châtelet, Choguillot y Tulloue, con fecha del diecinueve del presente mes y año; dicha cantidad pertenecía al señor de La Thane por derecho de traspaso hecho en su favor por Santiago Ducasse, recaudador de hacienda de Navarra y Bearn, vecino de la ciudad de Burdeos, por contrato legalizado ante los citados señores Choguillot y Tulloue el dieciocho de junio último; esa cantidad a su vez pertenecía al señor Ducasse, por subrogación en los derechos de Francisco Treilles, Giraldt Treilles, Juan Mercaddé y Pedro Stabot, propietarios del navío llamado la Domingue, de Biarritz, perdido y hundido en lucha contra los españoles, en compensación del cual ordenó entregar el rey dicha suma de quince mil libras turnesas, valor estimado de un navío de trescientas toneladas según tasación hecha por el señor lugarteniente general de la senescalía de Guyena.

En consecuencia de lo cual, por cartas patentes de su majestad dadas en París el veinte de marzo de 1599, firmadas «por el rey en su consejo, Thuillier», legalizadas en la cámara de cuentas de esta ciudad de París con fecha del nueve de diciembre de 1599, en las que se alude a la reclamación hecha por el mencionado señor Ducasse, se ordena el pago de dicha suma de quince mil libras al señor Baltasar Gobelin, tesorero de Hacienda, exigidas por reclamación del veinte de enero de 1595, tras la resolución tomada por los jueces del almirantazgo del palacio de París el veintiuno de octubre de 1594, en la que se contiene la valoración de la pérdida de dicho navío, mencionado en el decreto de la cámara de cuentas en fecha de diecisiete de mayo de 1599. Todos estos documentos, cartas, contratos, subrogaciones y traspasos los entregó el mencionado señor donante al señor prior, haciéndola este portador igualmente de la citada cantidad de quince mil libras turnesas, entregadas por él como verdadero actor, demandante, procurador, ejecutor, receptor y gerente, subrogándole en todos sus derechos y lugares, nombramientos, razones y acciones para que, por sí mismo y por sus religiosos de dicho hospital, haga y disponga a su voluntad y como de dinero perteneciente al mismo. Esta donación se hace, como indica el donante, por los motivos indicados, a fin de poder participar de las oraciones y beneficios de dicho hospital y además porque así ha querido y deseado el donante por otros buenos y justos motivos y consideraciones que a ello le mueven.

Y para que se tenga presente lo dicho ante quien lo solicita, dichos señores donante y prior han constituido procurador suyo el uno al otro de forma irrevocable, dándose mutuamente poder para hacer y ejecutar cuanto se necesite para llevar a cabo este proyecto, prometiendo, obligando, renunciando, etcétera.

Hecho ante los suscritos notarios el veinte de octubre de 1611, por la tarde. Y dichos señores donante y prior firman la minuta de las presentes con los notarios mencionados,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *