Vicente de Paúl, Documento 010: Resignación De La Abadía De San Leonardo De Chaume En Favor De San Vicente

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Vicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Vicente de Paúl .
Tiempo de lectura estimado:

17 mayo 1610

El que suscribe, arzobispo de Aix, consejero del rey en su consejo de estado, manifiesta que ha prometido y promete al señor Vicente de Paúl, consejero y capellán de la reina Margarita, duquesa de Valois, resignar en su favor la abadía de San Leonardo de Chaume, de la orden del Císter, diócesis de Saintes, con el beneplácito de su majestad.

Como consecuencia de esta resignación, acepto que los títulos y documentos pertinentes a los derechos y a la renta temporal de dicha abadía le sean entregados tanto por el señor de Lamet, vecino de La Rochelle, anterior usufructuario de dicha abadía, como por todas las demás personas que puedan poseer dichos títulos y documentos, para lo cual concederá en caso necesario todas las procuraciones que fueren menester. Concedo igualmente, como consecuencia de dicha resignación, que todos los frutos, derechos y beneficios de dicha abadía y de sus dependencias se le entreguen, especialmente los atrasos de censos y rentas fundacionales que había retenido para mí, reservándomelos por medio de la transacción efectuada con dicho señor Lamet, firmada y legalizada ante notario el… del mes de febrero pasado, subrogando al dicho señor de Paúl en mis derechos respecto a la mencionada transacción y en todo lo demás, ahora y para siempre, con las siguientes condiciones:

Que yo, el señor de Paúl, abajo firmante, prometo entregar a dicho señor arzobispo de Aix un beneficio simple, no litigioso, de un valor de mil doscientas libras de renta anual, incluidas las cargas, a este lado de los ríos Somme y Loire.

Lo cual me reconozco obligado a cumplir y llevar a cabo antes del día último de diciembre de mil seiscientos trece, sin posibilidad de prórroga. Y por consiguiente aceptaré válida y efectivamente la creación ante la curia romana de una pensión por la misma suma de mil doscientas libras anuales sobre las rentas temporales de dicha abadía, tanto para las bulas de provisión que sea preciso obtener, como para la signatura o bula que se expida con este fin con la debida validez para que pueda ser confirmada por breve de su majestad, que me obligo a procurar y obtener en la forma que aquí se indica, y no de otra manera; el original del mismo quedará en manos de dicho señor arzobispo hasta que yo le haya entregado el beneficio mencionado, para que en virtud de dichos documentos el señor arzobispo pueda reclamar el pago de dicha pensión, que le será entregada cada año por las fiestas de Navidad y de san Juan, en dos mitades iguales, a partir del día uno de enero del año próximo.

La bula o signatura de creación de esta pensión me obligo a entregársela al señor arzobispo de Aix en el plazo de seis meses a partir de hoy y antes de que pueda entrar en posesión de dicha abadía, en virtud de las provisiones que pueda obtener. También me obligo a hacer solidarios del pago de dicha pensión de mil doscientas libras a todos y a cada uno de los arrendatarios que yo ponga en dicha abadía y de los que se hará mención explícita.

El señor arzobispo no podrá pretender ningún aumento de dicha pensión de mil doscientas libras en ningún caso, ni siquiera por haber carecido del debido conocimiento de los derechos de dicha abadía, debido a las usurpaciones de esos derechos durante las guerras civiles.

Tampoco yo podré pretender ninguna disminución de esa pensión por causa de esterilidad, ruina, pérdida de títulos, imposibilidad de disfrutarla, hostilidad, ni cualquier otra causa, considerando que en adelante podré aprovecharme de los grandes derechos que corresponden a dicha abadía que hayan podido ser usurpados, y también que sin estas cláusulas expresadas recíprocamente no habría podido efectuarse el presente acuerdo.

Yo también, señor de Paúl, me obligo a mantener el contrato de renta temporal de dicha abadía hecho por el señor arzobispo con Arnaldo d’Ozier, comerciante de París, legalizado ante…notarios en el Châtelet de París el catorce del presente mes y año, incluido en lo que se refiere al culto divino número y mantenimiento de religiosos, capilla, ornamentos, reparaciones y mejoras de dicha abadía, en beneficio del servicio de Dios y de dicha casa, en todo cuanto pueda suceder en adelante.

Dado que, para que el presente acuerdo pueda ser efectuado por mí y no por otros motivos, dicho señor arzobispo ha subvencionado los gastos de las bulas, viajes, expediciones, costes de los procesos intentados, tanto en La Rochelle como en París, por razón de dicha abadía, yo prometo, además de pagar dicha pensión de mil doscientas libras por un año entero y cumplir puntualmente este acuerdo, devolver y retrotraer al señor obispo de Aix dicha abadía con todos los frutos que se le debieren, pagando además los gastos de las bulas que fuere preciso obtener de nuevo, sumándolo a la cantidad de libras entregadas, descontando los otros gastos que yo haya hecho, sin que por razón de ellos tenga que devolverme nada el señor obispo de Aix, ni compensarme de ninguna otra manera. No podrá sin embargo ser trasferida esa pensión sin mi consentimiento.

Esto es todo cuanto prometemos respectivamente efectuar de buena fe, sin diferencias ni procesos. Y para la ejecución de las presentes, con todas sus circunstancias y consecuencias, elegimos nuestro domicilio irrevocable aquí en París, a saber: el arzobispo de Aix en casa del señor Antonio de La Loire, procurador del parlamento, en la calle Quincampoix, parroquia de San Nicolás des Champs, y el señor de Paúl en casa del señor Juan de La Thane, delegado de Hacienda de París, en la calle de la Monnaye, parroquia de san Germán de Auxerre. A dichos señores los nombramos representantes y apoderados nuestros para todo lo que concierne a este asunto, a pesar de que cambiemos de condición o residencia.

En testimonio de lo cual firmamos el presente documento en París, a diecisiete de mayo de mil seiscientos diez,

PABLO, arzobispo de Aix,

VICENTE DEPAUL

Con esta fecha.., estando el rey en París, deseando recompensar y tratar favorablemente al señor Vicente de Paúl, consejero y capellán de la reina Margarita, duquesa de Valois, acepta la resignación que el señor arzobispo de Aix, consejero de su majestad en su consejo de estado, desea hacer en su favor de la abadía de San Leonardo de Chaume, de la orden del Císter y diócesis de Saintes, con la carga de mil doscientas libras de pensión que, con el consentimiento de dicho señor de Paúl, quiere su majestad que se paguen todos los años a dicho señor arzobispo de los frutos y rentas temporales de dicha abadía, tanto en virtud de las bulas o signatura de creación de dicha pensión de la curia romana, que el señor de Paúl estará obligado a obtener, como del breve particular; me ordena Su Majestad que se le expidan todas las cartas de nombramiento y otros documentos necesarios, especialmente el breve mencionado. Y él mismo ha querido firmar de su mano y que rubrique yo con mi firma este documento, como consejero secretario de estado y de sus disposiciones.

PABLO arzobispo de Aix,

VICENTE DEPAUL

Con esta fecha comparecen ante los notarios y cancilleres del rey en el Châtelet de París que abajo firmamos, el reverendo padre Pablo Hurault de l’Hospital, arzobispo de Aix y abad de la abadía de San Leonardo de Chaume, de la orden del Císter y diócesis de Saintes, residente en la actualidad en la ciudad de París, calle Coutellerie, parroquia de san Mederico, y el distinguido señor Vicente de Paúl, sacerdote, capellán de la reina Margarita, duquesa de Valois, residente en París, calle del Sena, en la casa que tiene como insignia la imagen de san Nicolás, que reconocen y confiesan haber firmado la presente, prometiendo mantenerla sin faltar en lo más mínimo a sus cláusulas, obligándose cada uno en derecho, con sus bienes, etcétera; renunciando, etcétera.

Hecho y firmado en casa del dicho señor arzobispo, después de mediodía, lunes, diecisiete de mayo de mil seiscientos diez. Firman:

PABLO, arzobispo de AIX

VICENTE DEPAUL, GRANDRYE, MOTELET

Hoy, día diez de junio de mil seiscientos diez, estando el rey en París, en presencia de su madre la reina regente, deseando agraciar al señor arzobispo de Aix, Su Majestad acepta la resignación que hace de la abadía de San Leonardo de Chaume, de la orden del Císter y diócesis de Saintes, en favor de Vicente de Paúl, sacerdote, bachiller en teología, con la carga de mil doscientas libras anuales de pensión sobre las rentas de dicha abadía.

En testimonio de lo cual, me ordena su majestad expedir el presente breve, que ha querido firmar de su mano y que yo rubrique con la mía, como secretario de estado y de sus disposiciones y finanzas.

BRULART, LUIS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *