Susana Guillemin: Repetición de oración, marzo de 1965

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Susana GuilleminLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Susana Guillemin, H.C. .
Tiempo de lectura estimado:
Susana Guillemin, H.C.
Susana Guillemin, H.C.

Hermanas de Toma de Hábito

El acto de humildad que acaban de hacer, Hermanas, da el último toque a su ‘preparación espiritual para el gran cambio que mañana va a operarse en su vida. Cambio exterior que será el signo de su transformación interior. La etapa de la Toma de Hábito, de la salida del Seminario tiene que ser la manifestación visible de la etapa espiritual invisible.

Recuerden síempre, Hermanas, que la parte esencial de su vida transcurre en lo interior. Lo que pueden ver los demás: acciones, palabras, trabajo, todas las realizaciones presentes y futuras de su vida, no tendrán más valor que el que le presten las disposiciones interiores que las animen a ustedes.

«…si entregare mi cuerpo al fuego…» dice San Pablo —y ¿qué cosa más grande podría hacer?— «si entregare mi cuerpo al fuego, no teniendo caridad… nada soy».

A los ojos de Dios, valen ustedes no en razón de lo que hacen, sino en razón de lo que son, de lo que sean en lo recóndito de su alma, de sus relaciones íntimas con El.

Que al terminar estos ejercicios, su resolución, sea la de fomentar, la de reavivar incesantemente en ustedes el fuego del Amor divino. Sus exámenes de conciencia de cada día, podrían reducirse a esta simple pregunta: «¿He sido fiel el amor?»

Fiel en estar atenta —porque el amor es atención a la presencia—. «¿He estado atenta a Cristo, presente a mi lado? ¿Atenta a las llamadas que me ha dirigido por la voz de todos los que se han relacionado conmigo, por la voz de mi conciencia? ¿He sido fiel en darle la respuesta que esperaba?»

Guarden siempre, Hermanas, la fidelidad a las cosas pequeñas, a las pequeñas renuncias, a las pequeñas muestras de amor que les han enseñado en el Seminario

Vigilen su fervor, no dejen que se enfríe Hasta su último día, su última noche, su último examen de conciencia, pregúntense: ¿he sido hoy fiel al fervor de mi Seminario?

¿HE SIDO FIEL AL AMOR?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.