Susana Guillemin: Repetición de oración, Fiesta de Todos los Santos, 1959

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Susana GuilleminLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Susana Guillemin, H.C. .
Tiempo de lectura estimado:

Susana Guillemin, H.C.

Tenemos que pensar que Dios nos ha llamado y escogido. Recordemos todas las gracias que nos ha concedido, de que nos ha colmado y que han sido decisivas en nuestra vida. Tantas gracias como hemos recibido y que nos parecen algo natural. Tratemos de darnos cuenta hasta qué punto Dios ha querido que fuéramos algo suyo. Porque el Señor nos ha llamado a la vida religiosa, y eso significa ni más ni menos una llamada a la santidad. Por lo tanto, si estamos aquí es para ser santas. Estamos llamadas a ser santas. No es una heroicidad, no es algo fuera de lo corriente. Nos hacemos santas en la medida en que vamos desprendiéndonos de nosotras mismas y abriéndonos a Dios.

Sería necesario que, en las diversas etapas que jalonan nuestra vida, examinando con el Señor por dónde andamos, pudiéramos decirnos: «Dios reina un poco más en mí». «He renunciado a esto o a aquello». Preguntémonos si, en realidad, estamos conquistadas por el Señor. Es decir, si nuestras acciones, pensamientos, palabras, emanan de El. Si nuestra vida intenta ser una respuesta a esa llamada suya. ¿Qué son las Bienaventuranzas? Es El quien ha dicho: «Bienaventurados los pobres»; pobres de corazón. «Bienaventurados los puros». ‘Preguntémonos sí, de verdad, somos puras. Pidámosle que penetre en nuestro corazón. «Bienaventurados los misericordíosos». Sepamos mirar a los demás con ojos de misericorida.

«Bienaventurados los mansos» ¿Nuestras acciones están inspiradas por la dulzura, la humildad? Pidámosle que nos posea, que estemos cada vez más poseídas por El.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *