Susana Guillemin: Repetición de oración, 2 de octubre de 1959

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Susana GuilleminLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Susana Guillemin, H.C. .
Tiempo de lectura estimado:

Susana Guillemin, H.C.Los Santos Angeles. Cuál es nuestra postura respecto a ellos, de nosotras, consagradas a Dios.

Alejemos todo sentimentalismo insípido y renovémonos en la Fe. Los Angeles existen, el Angel de nuestra Guarda, espíritu celestial, ve a Dios de continuo, aunque esté a nuestro lado. Esta presencia es un detalle de la Providencia de Dios. Es una de las pruebas de su amor. Una actitud de la misericordia y del cuidado que tiene hacia nosotras. Tengamos Fe en ese amor a Dios que ha multiplicado los medios para protegernos. Invoquemos a nuestro Angel de la guarda. Pidámosle que ore en nombre nuestro cuando no podamos hacerlo. Pidámosle también que nos guarde en los peligros y nos libre de los males espirituales; que no se canse de velar por nosotras.

Reflexionemos acerca de nuestro rezo del rosario, cada día. El rosario es una oración de contemplación, supone la actitud del niño pequeño que se apoya sobre el pecho de su madre y le repite sin cansarse: Mamá. Son, las del rosario, palabras benditas de amor hacia María.

Este rosario que vamos rezando a lo largo del día, nos mantiene en la presencia de Dios. Pidamos a la Santísima Virgen que nos enseñe a rezar bien el rosario, como lo rezaba Bernardita en la gruta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *