Susana Guillemin: Repetición de oración, 18 de junio de 1958

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Susana GuilleminLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Susana Guillemin, H.C. .
Tiempo de lectura estimado:

Susana Guillemin, H.C.»Que nuestra paciencia esté en consonancia con la de Dios». La paciencia es fortaleza para sufrir, para soportar, es el hábito de aceptar la situación en que nos encontramos.

La finalidad que nos proponemos es llegar a ser perfectos para la otra vida. Esta de acá abajo está compuesta de pruebas que se van sucediendo, todas ellas presentes en el plan de Dios y esperando nuestra respuesta.

Prueba de la inacción —prueba de la sumisión— prueba de la obediencia —de la carga de autoridad— de circunstancias dolorosas… Representan otras tantas respuestas que dar a Dios.

Son necesarios muchos momentos de paciencia para llegar a dar esa respuesta y saber superar nuestros fracasos. Es preciso acumular los esfuerzos y las vueltas a empezar. Pero todas esas paciencias sucesivas constituyen la serie de pruebas que Dios tenía dispuestas para nosotras en nuestra vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *