Susana Guillemin: Repetición de oración, 14 de octubre de 1958

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Susana GuilleminLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Susana Guillemin, H.C. .
Tiempo de lectura estimado:

La Fe nos enseña que Dios está presente en nosotras. Esa práctíca de «la presencia de Dios», tan querida para San Vicente, es el sentimiento de la presencia divina en nuestra alma. La presencia de Dios debe penetrarnos por completo, darnos la certeza absoluta de que obramos de continuo bajo su mirada.

A veces, esa presencia se nos hace insensible; entonces tenemos que esforzarnos por desprendernos de los pensamientos terrenos. Pero el Angel de nuestra Guarda tiene luces que nosotras no hemos recibido y es como el lazo de unión permanente; tenemos a nuestro lado esa presencia espiritual suya para ayudarnos a purificar nuestra acción. Tengamos, pues, devoción a nuestro Angel de la Guarda.

El Rosario es como nuestro breviario cotidiano. Comprende las oraciones más hermosas, las que contienen todo en sí mismas, cualquiera que sea nuestro estado de ánimo, y que responden ‘ a todos nuestros deseos y peticiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *