Susana Guillemin: Repetición de oración, 11 de junio de 1959

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Susana GuilleminLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Susana Guillemin, H.C. .
Tiempo de lectura estimado:
Susana Guillemin, H.C.
Susana Guillemin, H.C.

Tenemos que entrar en acción de gracias:

—  por el favor que Dios nos ha concedido de ser cristíanas,

—  por nuestro nacimiento en una familia cristiana,

—  por haber sido por el bautismo, educadores en el seno de la iglesia,

—  por nuestro ingreso en la Comunidad. Todo esto representa elección de Dios y llamada gratuita de su parte. Tanta gracia recibida no lo ha sido sólo para nosotras: tenemos que hacerla fructificar.

¿Se nos ha ocurrido trazar una curva ascendente —o descendente— junto a nuestros esfuerzos, a nuestros fallos, tibiezas, a nuestros momentos de fervor en los atrios del Señor? Hemos tenido, sin duda, períodos en que hemos aflojado, pero lo que importa es que nuestra respuesta haya superado la faha. Si nos encontramos con que la línea trazada es horizontal ¡cuidado! tenemos que reaccionar. La oveja descarriada no se perdió de pronto; empezó por desatender al pastor, por dejar de mirarle.

Y El tiene que ser nuestro único Todo, el centro de nuestra vida, el centro de nuestro amor. Tenemos que darle, porque se lo debemos, la fidelidad de nuestra atención, la fidelidad de nuestro esfuerzo. Mantengámonos en ese esfuerzo, aunque sea pequeño y débil, pero constante y reiterado. Así entraremos en la fidelidad del Amor. El esfuerzo alimenta al esfuerzo y el nuevo esfuerzo renueva el amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.