San Vicente (Collet) 3

Mitxel OlabuénagaVicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: .
Tiempo de lectura estimado:

APROBACIÓN

 

He leído de parte de la Orden de Monseñor Canciller, la Nueva Vida de S. Vicente de Paúl, ese gran Modelo de todas las Virtudes Cristianas y Eclesiásticas, Padre y Fundador de una Congregación, que se distingue por su celo por la Predicación del Evangelio, y de quien se puede decir, Cujus laus est in Evangelio per omnes Ecclesias (1ª Cor, 8, v. 18): no hay nada que pueda impedir la impresión de esta Obra. DADO en Nancy el 23 de Junio de 1747. DE VENCE.

 

Aprobación  de Monseñor de Tervenus, Doctor en Teología y Párroco de la Parroquia de S. Roch en Nancy.

Que un gran número de obispos y de Cuerpos Seculares y Regulares, que incluso los Reyes y los grandes Príncipes de diferentes Estados, hayan expuesto al Soberano Pontífice las Virtudes y los Milagros del ilustre S. Vicente de Paúl, para obtener su Canonización, era sin duda un paso ventajoso en la Iglesia santa de Dios; pero ello no bastaba a los Pastores y a los Fieles para sacar todo el fruto que se podía esperar de una Vida tan llena de Maravillas. Era preciso que los detalles se expusieran a la luz del día para atraer imitadores de tan santas acciones: y es este detalle el que se hace en esta Historia de su Vida y que está representado con tanta solidez, sapiencia y piedad, que hay lugar a esperar que producirá grandes frutos en las personas de toda condición, que le lean con intención de edificarse. Es el testimonio que debo rendir a este Libro, después de leerlo con atención. En Nancy el 17 de septiembre de 1747.

Tervenus, Párroco de S. Roch.

 

Carta del Señor Superior del Seminario de Toul, al Señor Marcol, Consejero en la Corte Soberana de Lorena y Barrois.

 

Hace más de treinta años que estudiaba a S. Vicente. No le conocía más que imperfectamente. Vuestro amigo se lo muestra al Público por completo. A la fidelidad de su primer Historiador, además de las gracias de estilo, añade una infinidad de hechos interesantes, que él ha tomado de la fuente más pura, de las Cartas del Santo. Otra ventaja. Con la ayuda de estas preciosas Cartas ha ordenado los hechos en orden cronológico, que difunde sobre la Vida del santo una luz que le faltaba. Se ve el comienzo, el progreso, la consumación de sus virtudes y de sus piadosas Fundaciones. Le sigue paso a paso. Hace resaltar todos sus rasgos, casi ninguno ha escapado a sus curiosas investigaciones, que quedarán impresas en su Obra, por más tiempo que si lo estuvieran en mármol y en bronce. Séame permitido decirlo: Qué nuevo triunfo para la Iglesia Católica haber formado a Vicente de Paúl tal como él le representa. El retrato que hace no es de imaginación. Todos los rasgos que le componen, están probados por la voz pública, por sus Cartas, por el Proceso de su Canonización, por monumentos que él levantó sobre bases tan firmes como las del Cielo y de la Tierra. Una Historia así, lejos de temer la censura, será siempre el gozo de los amigos del Esposo, el modelo del Clero, el más dulce consuelo de los Hijos del santo Padres, la admiración de la posteridad, la gloria del Historiador, etc.

En Toul, el 25 de septiembre de 1746.

 

Privilegio del Rey.

Estanislao, por la gracia de Dios, Rey de Polonia, Gran Duque de Lituania, Rusia, Prusia, Maxovia, Samogitia, Kiovia, Volinia, Podolia, Podlaquia, Livonia, Smolensko, Severia, Chernikovia; Duque de Lorena y de Bar; Marqués de Pont-à-Mousson y de Nommency; Conde de Vaudémont, de Blamont, de Sarverden y de Salm: A nuestros amés et féaux los Presidentes, Consejeros, y Gente de nuestra Corte Soberana de Lorena y Barrois, Magistrados, Lugartenientes Generales, Particulares, Consejeros, y Gentes dueñas de nuestras Magistraturas; Salud: El Señor*** nos ha participado humildemente, que habiendo proyectado el plan de dar al Público un Libro de su Composición, que lleva por título, La Vie de S. Vincent de Paul, y c. , si era de nuestro agrado, con el fin de evitar su falsificación, otorgarle el Privilegio exclusivo de hacerlo imprimir, vender y despachar en nuestros estados durante veinte años, por el Impresor que quiera elegir; suplicándonos concederle las cartas a este efecto: A lo que accediendo favorablemente, le hemos permitido y acordado, permitimos y acordamos por las Presentes, imprimir y distribuir en todos los lugares de nuestros Estados, Países, Tierras y Señoríos de nuestra Obediencia, dicho Libro, en tales formas, márgenes, caracteres, y tantas veces como le parezcan, durante el espacio de veinte años consecutivos, a contar del día de la fecha de dichas Presentes. Hacemos muy expresas prohibiciones a todos los Impresores, Libreros y demás Personas, de cualquier calidad o condición que sean de imprimir o mandar imprimir durante el mismo tiempo de veinte años, el dicho Libro, en todo o en parte,  y de venderlo y distribuirlo en ningún lugar de nuestra obediencia, bajo el pretexto que sea, también de Impresión extranjera, sin el consentimiento por escrito del Expositor, so pretexto de aumento, de corrección, de reducción, o de cambio de Título, con pena de mil libras de multa por cada Contraveniente, aplicable un Tercio a Nosotros, un Tercio al Hospital de los lugares, y el otro Tercio al Expositor, de confiscación en su provecho de los ejemplares defraudados, y de todos los gastos, daños e intereses; a condición de que las Presentes estén registradas en los Registros de la Comunidad de los Impresores y Libreros de nuestra dicha Ciudad de Nancy; que la Impresión del Libro de que se trata sea hecha en nuestros Estados y no en otra parte, con buen papel y hermosos caracteres; y que antes de exponerle a la venta, se lleve uno a nuestra Biblioteca, y uno en la de nuestro muy querido y leal Caballero, Canciller, Guarda sellos y Jefe de nuestros Consejos y Señor de la Galaizière; y todo so pena de nulidad de las dichas Presentes. Del contenido de las cuales Os mandamos que hagáis disfrutar plena y pacíficamente al Expositor, sin autorizar ni permitir que se le pongan molestias ni impedimentos algunos contrarios. Queremos que la Copia de las Presentes, que estará impresa al comienzo o al final de dicho Libro, sea tenida por debidamente señalada: Mandamos asimismo al primero de nuestros Husieres, o Sargentos sobre lo requerido que hagan, para la ejecución de lo antedicho, todas las significaciones, prohibiciones, atestaciones y demás Actas necesarias sin pedir ningún otro permiso: Puesto que así Nos place. En fe de lo cual Nos hemos firmado las Presentes con propia mano y contrasignado por uno de nuestros Consejeros y Secretarios de Estado, Comandos y Finanzas, manda poner y adjuntar nuestro Sello secreto. DADO en nuestra Ciudad de Lunéville, el treinta y uno de Octubre de mil setecientos cuarenta y seis.

 

Firmado, STANISLAS Rey.

Por el Rey ROUOT.      Registrata, Duzard.

Anotado en el Registro Nº I de la Comunidad de los Impresores y Libreros de Nancy, p. 32 y ss. En Nancy, este 5 de Noviembre de 1746. RENE CHARLOT, Syndic.

Trad. Máximo Agustín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *