Regla comentada de la SSVP (7. Relaciones con la sociedad civil/trabajo por la Jus­ticia Social)

Francisco Javier Fernández ChentoDocumentos de la Sociedad de San Vicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Sociedad de san Vicente de Paúl · Año publicación original: 2005.
Tiempo de lectura estimado:

7. Relaciones con la sociedad civil/trabajo por la Jus­ticia Social

7.1 La Sociedad proporciona ayuda inmediata pero también busca soluciones a medio y largo plazo

La Sociedad no sólo está preocupada con el alivio de las necesidades, sino también con la identificación de las es­tructuras injustas que puedan causarlas. Los Vicentinos, están comprometidos a identificar las causas raíces de la pobreza y a contribuir a su eliminación. En todas sus ac­ciones caritativas, debe existir una búsqueda de la justicia.

En la lucha por la justicia, los Vicentinos, deben tener en cuenta las exigencias de la caridad.

Comentario.- La Sociedad de San Vicente, a través de cada Conferencia, busca la redención de cada una de las personas a las que ayuda. Busca impedir la perpetuación de la pobreza en sus múltiples variantes. Una redención del sufrimiento. Para ello, emplea cuantos medios encuen­tra posibles para restablecer la justicia, siempre dentro de la Caridad hacia todos los hombres. «Así, la paz brota como fruto también del amor, que es capaz de dar algo más de lo que exigen los límites de la justicia.» (C.Vati­cano II IM 78)

7.2 Una visión de la civilización del amor

Afirmando la dignidad y el valor de cada persona, hecha a imagen y semejanza de Dios, y la especial identificación de Jesús con las personas excluidas de la sociedad: los vi­centinos sueñan con una sociedad más justa, donde se fo­menten los derechos, responsabilidades y desarrollo de todas las personas.

Como ciudadanos de un mundo único, los Vicentinos es­cuchan la voz de la Iglesia que exige que participen en la creación de un orden social más equitativo y compasivo, fomentando la cultura de la vida y la civilización del amor. De esta manera, la Sociedad comparte la misión de la Igle­sia de evangelizar al mundo, por medio de testigos visibles tanto en acciones como en palabras.

Comentario.- No es posible para los vicentinos quedarnos únicamente en los efectos de la miseria sobre los indivi­duos. Hemos de ir a las causas en la medida de nuestras humildes posibilidades. Evangelizar, misión irrenunciable de cada Conferencia y consocio, es llevar la Buena Nueva y esta, no es otra más que la llegada de la Civilización del Amor. No es posible decirles a los hombres que Dios les ama, sin que estos vean nuestra decidida voluntad de cam­biar las estructuras de manera que estén fundadas en el Amor.

«Ciudadanos de un mundo único»

Naturalmente, los Vicentinos deben ser honestos ciudada­nos en su país, pero su preocupación por el bien común, alcanza el mundo entero sintiendo obligación hacia el pobre de cualquier lugar..

«cultura de vida»

Los Vicentinos se entregan para promocionar el derecho a la vida, desde su concepción hasta el fin natural de la vida terrenal.

7.3 Visión de futuro

La visión de la Sociedad va más allá del futuro inmediato, hacia un desarrollo y protección del medio ambiente sos­tenible, para el beneficio de las futuras generaciones.

Comentario.- La Sociedad, cada una de sus Conferencias, desea contribuir al mejor futuro posible para los seres hu­manos que nos sucedan. Para ello, es fundamental el res­peto al medio ambiente como una consecuencia de nuestra fe en la creación de todo ello por Nuestro Señor, para el servicio del género humano.

El mismo Dios, quiso ponernos en esta tierra y aunque en nuestra oración alcemos los ojos anhelando Su Reino, en nuestro paso por ella, durante nuestro tiempo, debemos emplearlo en dejar una herencia que mejore en todos los aspectos, el mundo que recibimos. Cada cual en su par­cela, en su ambiente, si se empeña en ser mejor, el mundo mejorará y cada hombre también.

La crisis del medio ambiente «es realmente trans-nacional e intergeneracional. Afecta a la humanidad en su totali­dad.

7.4 El enfoque práctico Vicentino hacia la justicia so­cial

El enfoque distintivo de los Vicentinos hacia los temas de justicia, es verlos y compartirlos desde la perspectiva de aquellos a los que visitamos y que sufren por sus caren­cias.

Comentario.- No hay otra manera de hacerlo. Nuestra vi­sión, debe ser la de los pobres, la de los oprimidos, la de los perseguidos, de los hambrientos, explotados….. Otros defenderán otras visiones y otras opciones. La nuestra es la de los pobres.

7.5 Voz de los sin voz

La Sociedad ayuda a los pobres y a los abandonados, a que con su propia voz cuenten sus necesidades. Cuando ello no es posible, la Sociedad debe hablar por los que no son escuchados.

Comentario.- Ayudémosles a contar su verdad, su sufri­miento, a matizar sus necesidades. Que sean ellos los que se sientan responsables en la consecución de sus metas. Cuando realmente no sea ello posible, solo entonces, con­virtámonos en la voz de los que no la tienen. Solo entonces.

7.6 Ante las estructuras de pecado

Cuando la injusticia, la desigualdad, la pobreza o la exclu­sión se deban a injustas estructuras económicas, políticas o sociales o a una legislación inadecuada o insuficiente, la Sociedad, siempre en caridad, debe hablar clara y franca­mente sobre dichas situaciones, con el objetivo de aportar y reclamar mejoras.

Comentario.- Con claridad y con Caridad. No podemos pasar como si no existieran las estructuras de pecado. Existen. Debemos señalarlas desde la humildad de nues­tros recursos, pero con toda la fuerza de la vida compartida con los pobres. La Caridad para con todos, nos ayu­dara a conseguirlo con las menores críticas posibles para los que se sientan señalados.

Identificar lo que está mal dentro de nuestra Sociedad es­taba considerado como esencial por Ozanam «¡Cuanto daño se hace en el mundo por falta de criterio y timidez de gente buena!». Pero nos recordaba: «la amabilidad será la esencia de la discusión Cristiana». «Existen tam­bién desigualdades escandalosas que afectan a millones de hombres y mujeres. Están en abierta contradicción con el Evangelio» (CIC1938).

7.7 Esforzarse por cambiar actitudes

Los Vicentinos, se oponen a todo tipo de discriminación, y se esfuerzan por cambiar las actitudes en las personas que ven con desprecio, temor o perjuicio a aquellos más débiles o diferentes y que hieren gravemente su dignidad. Se es­meran con caridad, en fomentar actitudes de respeto y em­patía hacia los más débiles. Esforzándose por que todos seamos capaces de entender, reconocer y defender el dere­cho de cada uno a responsabilizarse de su propia vida.

La Sociedad fomenta la comprensión, la cooperación, y el amor mutuos entre personas de distintas culturas, religio­nes, origen étnico, y grupo social, y así contribuye a la paz y la unidad de los pueblos.

Comentario.- Son nuestros amigos. Independientemente de su color, de su situación médica, de su pobreza, de su debilidad, de sus defectos. Presentémoslos al mundo en su calidad de Hijos de Dios. De hermanos nuestros. De ami­gos queridos. Combatamos los falsos respetos humanos, las discriminaciones que tanta veces hacen quedarse en la cuneta a muchos de nuestros amigos.

«se oponen a todo tipo de discriminación…»

Es una forma grave de la pobreza el ser rechazado y dis­criminado, porque provoca humillación, pérdida de auto­estima, y falta de oportunidades de realización. Fomentemos la comprensión, la tolerancia.

7.8 Independencia política de la Sociedad

La Sociedad no se identifica con ningún partido político y siempre adopta un enfoque no violento.

Es bueno que algunos consocios atiendan a su vocación política y participen activamente en ella de tal manera que lleven a la política, los valores cristianos. A aquellos con­socios que lleguen a ocupar cargos políticos, se les solici­tará siempre en caridad, que, durante ese periodo, no tomen ningún cargo de representación en la Sociedad.

Comentario.- Desde su fundación, la Sociedad ha tenido un exquisito cuidado de no identificarse con partido u op­ción política alguna. Hasta tal punto, que se recomendaba la total ausencia de conversaciones políticas en el seno de cada Conferencia. Como es natural, la Sociedad entiende y alaba a los consocios que quieran llevar el mensaje cris­tiano a la política activa. Pero a estos queridos consocios, para evitar equívocos de cualquier clase, les ruega que durante ese periodo de actividad política directa, abando­nen cualquier servicio de representación en la Sociedad. Un pequeño sacrificio que no dudamos será bien acogido y comprendido por todos ellos.[«El espíritu de caridad, juntamente con la prudencia cristiana, han de desterrar por completo de nuestras reuniones, ya sean comunes, ya privadas, las discusiones políticas» (Consideraciones Pre­liminares al Reglamento S.S.V.P. 1.835)]

7.9 Trabajar con comunidades

La Sociedad debe trabajar no sólo con personas necesita­das sino también con las familias y las comunidades. Puede ayudar a una comunidad local excluida o privada del desarrollo a dotarse de un sentido de responsabilidad y solidaridad que les conduzca a la mejora de su economía, bienestar social o del entorno, siempre que se mantenga el contacto personal de los Vicentinos con aquellos que su­fren.

Comentario.- Frecuentemente se hace necesario ir más allá de la simple ayuda personal, como se ha recordado tantas veces en esta Regla y sus comentarios. Hemos ha­blado en el artículo 1.10 de la autopromoción de las per­sonas que pueden forjar el destino de su comunidad. En este artículo, 7.9., se estima que en una comunidad que esté sufriendo privaciones, y donde los Vicentinos ya visi­tan a los pobres, los miembros pueden ser capaces de ayu­dar a que se reúnan en la comunidad las personas que quieran encontrar la manera de mejorar sus vidas.

Los Vicentinos pueden ayudarles a identificar sus proble­mas más acuciantes, a decidir sobre las correspondientes prioridades, y a elaborar un plan para sensibilizar a la sociedad civil y provocar los cambios necesarios. Sin em­bargo, para que cualquier acción de la Sociedad pueda estar plenamente justificada vicentinamente, esta tiene que partir siempre del contacto personal con el que sufre. Sin­gularmente. Lejos de nuestro ánimo, el convertirnos en oficinas de reclamaciones o de quejas. La Sociedad, cada Conferencia, debe vivir primero en la cercanía del que sufre y desde esa experiencia, desde esa perspectiva, ayu­dar a la superación de sus dificultades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.