Recuerdo del P. Vicente Lebbe

Mitxel OlabuénagaBiografías de Misioneros PaúlesLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: G. V. Winsen, C.M. · Traductor: Martín Abaitua, C.M.. · Año publicación original: 1981 · Fuente: Anales españoles, 1981.
Tiempo de lectura estimado:

En una reunión en la que se hablaba sobre las posibilidades de diálogo con la nueva China, uno de los interlocutores dijo: “Habría que seguir el método del P. Lebbe”.

Pero la investigación en la historia de la C.M. exigiría, en lo que cabe, la publicación de nuestros documentos relativos al P. Lebbe.

Nacido en Gante (Bélgica) el 19 de agosto de 1877, Vicente Lebbe entró en el seminario interno de París el 5 de noviembre de 1895. Arribó a China, concretamente a Shang-hai, el 16 de marzo de 1901, y se ordenó de sacerdote en Pekín el 27 de octubre. Actuó de misionero en Che-li septentrional (Pekín); en 1912, en Che-li marítimo (Tien-tsin). En 1917 fue destinado al Che-Kiang oriental (Ning-po), y vuelve a Europa en 1920. De 1924 a 1926 aparece inscrito en el catálogo general de la C.M. como miembro de la casa de Lieja (Bélgica). En 1927 es recibido en el vicariato de Ngan-kuo, donde se nacionaliza chino. En 1933 pide la dispensa de los votos, dispensa que le fue concedida el 11 de julio de 1934. Fallece el 24 de junio de 1940. Durante todo el tiempo en que el P. Lebbe tuvo sus críticos y sus admiradores fue miembro de la Congregación. El P. Octavio Ferreux, C.M., en su Historia de la C.M., da sobre el P. Lebbe la opinión general de sus hermanos de Congregación.

En general se le criticaba de que no era obediente y de que su método estaba demasiado mezclado con la “política”. Hoy que estamos más distan­tes de los métodos misioneros del tiempo colonial, tenemos que dejar a un lado los viejos antagonismos para restablecer el equilibrio histórico. Entre los testimonios que he oído sobre el P. Lebbe, quiero mencionar especial­mente el del P. Marijnen, C.M.

Nacido el 10 de septiembre de 1886 en Geldermalsen (Holanda), Enrique Marijnen fue recibido en la Congregación en Panningen (Holanda) el 7 de septiembre de 1905. Sus compañeros le llamaban el “gato”, tal era su lige­reza y agilidad. Ordenado de sacerdote el 14 de julio de 1912 en Panningen, estuvo de misionero en Tien-tsin hasta 1914. Allí tuvo como párroco al Pa­dre Lebbe.

El P. Marijnen, en un cambio de impresiones que tuve con él a su vuelta de China (1951), sustancialmente venía a decir esto: “No hay nada que decir contra la persona del P. Lebbe. Para la formación de un joven misione­ro era de la máxima importancia quién había de ser su primer párroco. Por lo que a mí toca, tuve un párroco excelente: el P. Lebbe”. Según la opinión del P. Marijnen, el P. Antonio Cotta, C.M., fue el espíritu maligno del P. Lebbe. El P. Lebbe había hecho suyas las ideas del canónigo Joly por medio del P. Cotta.

Tuve ocasión de hablar en Ans sobre el P. Lebbe con Sor Gabriela, una Hermana de gran inteligencia práctica. Estimaba mucho al P. Lebbe. Me contó que el P. Nicolás Bettembourg, C.M., visitador y superior de la casa de Lieja, apoyaba al P. Lebbe. Me habló de cierta carta “decisiva” que ha­bía recibido el P. Lebbe y que “hizo fracasar” su obra. “El no dijo nada, pero se fue a la capilla a rezar.” Es muy difícil saber a qué carta se refe­ría Sor Gabriela. Sin embargo es muy importante destacar este detalle de la vida del P. Lebbe.

Haya sido como haya sido, sería de desear, en la medida de lo posible, que se abrieran nuestros archivos sobre un episodio importante de la his­toria misionera de la Congregación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *