Padre Nuestro (XI) Amén

Mitxel OlabuénagaFormación CristianaLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: .
Tiempo de lectura estimado:

Amén

DESPUÉS DE TODO cuanto has escrito sobre el padrenuestro, aunque de la mano de san Agustín, no caigas en la fácil tentación de orquestar un amén a todo trapo.

Mucho mejor sería, si no sobreestimaras cuanto es­cribes, que rompieras todo y te quedaras nudo —en pelotas se dice— lo mismo que en la playa, cuando el sol, sin vergüenza, públicamente te acaricia el cuerpo.

Sería mejor, como dijo el Maestro, que te metieras en tu casa, cerradas las puertas y, sin más palabras que tu carne y alma, hablaras con tu Dios, a secas, de todo y nada, sin pozo, cubo, cuerda, diccionario, con el agua de Dios en tus adentros y tú en lo más profundo de esa noria.

Sería mejor, tal cual los hebreos, que dejaras un tro­zo de tu casa por terminar para que Dios la acabe, pues pone mucha gracia en cuanto hacemos, aunque noso­tros lo hagamos sin mafia.

No caigas en la fea tentación de orquestar un Amén beethoveniano trayendo a colación: mundo, hombre y Dios.

Yo creo (aunque los sabios muevan la cabeza) que no se ha de decir un Amén definitivo, pues hasta Dios, que es del todo absoluto, se ha relativizado en carne y sangre.

Y puesto que has llegado a fin tan anhelado, em­pieza, como vaca que remuga, del final al principio y del principio al fin, pero no digas más que:

Pater Noster: Amén.

Qui es in caelis: Amén.

Adveniat regnum tuum: Amén.

Fiat voluntas tiza sicut in caelo et in terra: Amén.

Panem nostrum quotidianum da nobis hodie: Amén.

Et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus

debitoribus nostris: Amén.

Et ne nos inducas in tentationem: Amén.

Sed liberanos a malo: Amén.

Amén.

Amén

Luis Nos

San Pablo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *