Obedientes como Jesucristo

Francisco Javier Fernández ChentoEspiritualidad vicencianaLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Flores-Orcajo · Año publicación original: 1985 · Fuente: CEME.
Tiempo de lectura estimado:

asd«El, a pesar de su condición divina, no se aferró a su ca­tegoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de escla­vo, haciéndose uno de tan­tos. Así, presentándose como simple hombre, se abajó, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz». (FI 2,6-8).

«Conscientes de que la con­dición humana es ilimitada, siguiendo la acción salvífica de Cristo que se hizo obe­diente hasta la muerte y guia­dos por el Espíritu Santo, obedeceremos gustosos a la voluntad del Padre que se manifiesta de muchas mane­ras». (C 36).

La obediencia de Cristo es sobrecogedora a la luz de lo que nos dice San Pablo. El Apóstol comprendió bien la sumisión profundísima de Jesús a la voluntad del Padre: «hasta la muerte y muerte de cruz». San Vi­cente nos recuerda la obediencia, no menos importante, de Jesús a María y a José y a toda autoridad, buena o mala. (RC IV 1).

1. La obediencia suple nuestras limitaciones.

Una razón para aceptar la mediación de la obedien­cia es el hecho de las limitaciones humanas y espiritua­les que tenemos para conocer la voluntad de Dios. La obediencia, nos coloca en la mejor situación para supe­rar nuestras debilidades:

Dice Juan Pablo II en la Redemptionis Donum: «Se puede decir que los que deciden vivir según el consejo de obediencia se ponen de modo particular ante el mis­terio del pecado y el misterio de la justificación y de la gracia salvífica. Se encuentran en este «lugar» con todo el fondo pecaminoso ide la propia naturaleza humana, con todo el «orgullo de la vida», con toda la tendencia egoís­ta a dominar y no a servir, y se deciden precisamente a través del voto de obediencia a transformarse a semejanza de Cristo, que redimió y santificó a los hombres en la obediencia. En el consejo de obediencia desean encontrar su parte en la Redención de Cristo y su cami­no de santificación. Este es el camino que Cristo ha trazado en el evangelio, hablando muchas veces de cum­plir la voluntad de Dios, de su búsqueda incesante». (RD 13).

2. Obedientes como Jesús a la voluntad del Padre.

La obediencia evangélica que profesamos sólo tiene un modelo convincente, el de Jesús y sólo tiene un gran motivo: el que Jesús fue obediente en grado máximo. Meditemos lo que nos dice Juan Pablo II:

«A través del voto de obediencia, las personas con­sagradas deciden imitar con humildad de un modo espe­cial la obediencia del Redentor. Aunque, en efecto, la sumisión a la voluntad de Dios y la obediencia a su ley sean para todo estado condición de vida cristiana, sin embargo, en el estado de perfección, el voto de obedien­cia establece en el corazón de cada uno de vosotros el deber de una particular referencia a Cristo, obediente hasta la muerte. Y dado que esta obediencia de Cristo constituye el núcleo esencial de la obra de la Redención, por eso mismo, al cumplir el consejo de la obediencia, se debe percibir también un momento particular de aque­lla «economía de la Redención», que envuelve vuestra vocación en la Iglesia. Nace así esa «disponibilidad» to­tal al Espíritu Santo, que actúa ante todo en la Iglesia». (RD 13).

3. «Guiados por el Espíritu Santo».

La voluntad de Dios se manifiesta de manera muy diversa. Se necesita la guía del Espíritu Santo para per­cibir el querer de Dios y para acatarlo gustosamente. Vale para nosotros lo que el Presbyterorum Ordinis 15 dice sobre la obediencia de los sacerdotes:

«Se ha de contar con aquella disposición de ánimo por la que están siempre dispuestos a cumplir no la pro­pia voluntad, sino la de Aquel que les envió. Porque la obra divina, para cuya realización les escogió el Es­píritu Santo, sobrepasa todas las fuerzas y sabiduría hu­manas: pues eligió la flaqueza del mundo para confun­dir a los fuertes (1 Cor 1,27). El verdadero ministro de Cristo, como hombre consciente de su debilidad, traba­ja con humildad y discierne lo que agrada a Dios, y como encadenado por el Espíritu es conductor en todo por la voluntad de Aquel que desea que todos los hombres se salven; voluntad que puede descubrir y cumplir en el diario acontecer, sirviendo humildemente a todos los que Dios le ha confiado en el ministerio que se le ha entregado y en los múltiples acontecimientos de la vida». (PO 15).

  • ¿Reconozco el valor que la obediencia me ofre­ce para acertar en las decisiones que debo tomar?
  • ¿He meditado seriamente en la actitud obedien­te de Cristo cuando he tenido dificultades en la obediencia? ¿El ejemplo de Cristo actúa en mí?
  • ¿Tengo el hábito de pensar sobre lo que Dios nos quiere decir por medio de los acontecimien­tos?

Oración:

«Tu gusto, Salvador del mundo, tu ambrosía y tu néctar es cumplir la voluntad de tu Padre. Nosotros somos tus hijos, que nos ponemos en tus brazos para seguir tu ejem­plo; concédenos esta gracia. Como no podemos hacerlo por nosotros mismos, te lo pedimos a ti, lo esperamos alcanzar de ti, pero con toda confianza y con un gran deseo de seguirte. Señor, si quieres darle este espíritu a la Compa­ñía, ella trabajará para hacerse cada vez más agradable a tus ojos y tú la llenarás de ardor para ser semejante a ti; y este anhelo la hace ya vivir de tu vida, empeñada en cumplir la voluntad de tu Padre». (XI 456-457).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.