Novena a la Medalla Milagrosa: Día 8, La familia de la Medalla Milagrosa

Francisco Javier Fernández ChentoVirgen MaríaLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Vicente de Dios, C.M. · Año publicación original: 1986.
Tiempo de lectura estimado:

Introducción

Canto:

Oh María, sin pecado concebida,
ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Saludo:

Hijos míos, mostraos celadores de la ley y dad la vida por la Alianza de vuestros mayores. Acordaos de las hazañas de vuestros padres en sus días y alcanzaréis gran gloria y nombre eterno (1 Mac 2, 5-51).

Monición introductoria:

Hermanos: Estamos aquí reunidos en asamblea de alabanza y veneración al Señor y a su Madre, y en cuando miembros de la gran familia de la Medalla Milagrosa.

Para pertenecer a ella nos basta con llevar su Medalla con devoción y debidamente impuesta. Pero existe, además, toda una serie de grupos cristianos que llevan de manera particular la Medalla como insignia y estímulo. Son las Hijas e Hijos de María Inmaculada o Juventudes Marianas o Juventudes Maria­nas Vicencianas, así como la Asociación de la Medalla Milagrosa, con su apostolado característico de la Visita Domiciliaria. Existen también cultos propios de la Medalla Milagrosa, como la Novena Perpetua u oración semanal comunitaria, y la celebración del día 2 7 de cada mes en recuerdo y renovación de las apariciones de la Virgen Milagrosa.

Se trata de grupos cristianos y eclesiales, animados por la espiritualidad y el apostolado de la Virgen María.

Pidamos a la Reina de los Apóstoles que nos haga participar de su amor incontenible a Dios y a los hombres.

Lectura ambiental:

Monición: Los grupos juveniles de la Medalla Milagrosa constituyen en la Iglesia una fuerza de oración, apostolado y alegría. Nacieron por voluntad expresa de la Santísima Virgen.

Lectura de los escritos de Santa Catalina Labouré:

Un día le dije al P. Aladel: La Santísima Virgen quiere que usted comience una Asociación de la que será fundador y director: se trata de una Asociación de Jóvenes de María; la Santísima Virgen le concederá muchas gracias y se le otorga­rán indulgencias. El mes de María se celebrará con gran solemnidad en todas partes…

Oración: Te pedimos, Señor, que tu Espíritu, que cubrió a María con su sombra, habite en nuestros corazones y que su acción nos permita liberarnos del hombre viejo y revestirnos del nuevo. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Liturgia de la Palabra

Primera lectura:

Monición: María se reúne con los apóstoles y discípulos después de la Ascensión a la espera del Espíritu Santo. El Espíritu Santo desciende sobre ella en Jerusalén como había descendido en Nazaret y la confirma en su espíritu maternal y apostólico. Ella es «el modelo de aquel afecto materno, con el que es necesario estén animados todos los que en la misión apostólica de la Iglesia cooperan por regenerar a los hombres» (LG 65).

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles: 1, 12-14

Salmo responsorial (cantado o proclamado):

REINA DE LOS APOSTOLES, MADRE DE DIOS,
FORMA TU NUESTRA MENTE Y VOLUNTAD
Y NUESTRO CORAZON.

  • Cuando se fue Jesús, tú te quedaste
    al frente de la fe y de la oración,
    alentando la unión de los discípulos
    y esperando al Espíritu,
    que es Vida y es Amor.
  • Sigues, oh Madre, hoy viva en la Iglesia
    pendiente de quien va firme al timón,
    esperando, puntual, con los que esperan
    la llegada gozosa
    de Cristo Redentor.
  • Fuiste, María, el primer apóstol
    que al mundo le hizo entrega del Señor.
    Le enseñaste a entregarse siempre a todos
    y de El aprendiste
    lo inmenso de su amor.
  • Siempre estuviste, Madre, con Cristo
    y fuiste así quien más lo conoció;
    eres hoy para todos la puerta abierta
    que conduce hasta Cristo,
    camino y salvación.

Aclamación antes del Evangelio:

ALELUYA, ALELUYA. Vosotros sois la sal de la tierra, vosotros sois la luz del mundo. ALELUYA, ALELUYA.

Evangelio:

Lectura del santo Evangelio según San Mateo: 5, 13-16

Homilía (orientaciones):

  • El apostolado de los laicos en el Concilio Vaticano II (capítulo IV de la Constitución sobre la Iglesia y Decreto sobre el Apostolado de los Laicos)…
  • Asociaciones eclesiásticas relacionadas con la medalla Milagrosa: 1) Las Hijas e Hijos de María Inmaculada (Juventudes Marianas, Juventudes Marianas Vicencia­nas); 2) La Asociación de la Medalla Milagrosa.
  • Las primeras (con sus diversas secciones: Juveniles, Juventudes Marianas, Hijas de María mayores) tienen como insignia la Medalla Milagrosa, su contenido y mensaje; tienen por fin honrar e imitar a la Virgen María y realizar el apostolado jerárquico según las cir­cunstancias y urgencias; y el alma de su espiritualidad es «la consagración mariana».
  • La Asociación de la Medalla Milagrosa («Asociación de la Inmaculada Concepción de la Sagrada Medalla») la constituyen, sensu amplio, todos los que llevan la Meda­lla con devoción; pero la constituyen, específicamente, quienes se organizan con registro de nombres y estatu­tos propios en orden a fines de piedad y apostolado propios…
  • Uno de esos apostolados es la Visita Domiciliaria llevan­do la urna a una familia cada día: apostolado de ora­ción, de unidad familiar, de evangelización, de fortaleci­miento en la fe…
  • Prácticas cultuales propias de la familia de la Milagrosa: 1) La Novena Perpetua, oración comunitaria de peti­ción y agradecimiento una vez a la semana; 2) La celebración del día 27 de cada mes, como oración mensual, en recuerdo, agradecimiento y renovación mensual el día preciso, día 27, en que se apareció la Medalla Milagrosa a Catalina Labouré.
  • Santoral de la Medalla: Federico Ozanam, Maximiliano Kolbe, Cura de Ars, Teresa de Lisieux, Nuestra Señora de las Victorias, La Legión de María, etc. (cf. Vicente de Dios, «La Milagrosa», México 1980, capítulo 8).

Oración

Oración personal:

Monición: Ahora, en silencio, pongamos en manos de María nuestras intenciones. Que nos haga verdaderos apóstoles. Que sintamos la fuerza apostólica de su Medalla. Que nos dé sentido de Iglesia y urgencia de ejemplaridad y apostolado. Pidamos la gracia que más nos falta y que más quisiéramos.

Oración en silencio… Oración universal:

Monición: Nuestra oración comunitaria a María Milagrosa la ofrecemos hoy por sus Asociaciones. Contestemos: ¡Atiende nuestra súplica!

Preces:

  • Que los niños tengan la dicha de llevar desde muy pequeños la Sagrada Medalla y pertenecer así a la familia de la Milagrosa y participar de sus gracias, te lo pedimos, Señor…
  • Que las Juventudes Marianas sean para todos los jóve­nes fermento de alegría y dinamismo, y ejemplo de pureza y fortaleza, te lo pedimos, Señor…
  • Que las señoras y caballeros de la Milagrosa sean en la familia y en la sociedad testigos del deber cumplido y responsables de su fe cristiana, te lo pedimos, Señor… Que todas las Asociaciones de la Medalla Milagrosa vivan y actúen con espíritu de unión y de Iglesia, te lo pedimos, Señor…
  • Que la Visita Domiciliaria siga llevando a los hogares la urna de la Virgen como impulso periódico de vida familiar cristiana, te lo pedimos, Señor…
  • Que la Novena Perpetua y su mensaje de oración comu­nitaria a la Madre de la Iglesia se acepte y establezca cada vez más, te lo pedimos, Señor…
  • Que la Sagrada Medalla sea llevada, amada, vivida y propagada por todos, te lo pedimos, Señor…

(Se pueden añadir otras intenciones)

Oración: Señor nuestro Jesucristo, que quisiste esclarecer con innumerables milagros a la Santísima Virgen María, tu Madre, concebida sin pecado: concédenos que, implorando siempre su protección, consigamos los gozos eternos. Que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Oh María sin pecado concebida…

Padre nuestro…

Conclusión

Monición final…

Bendición:

  • Que el Señor, que os ha renovado con su Espíritu, os conserve en la novedad de vida, fieles imitadores de Jesús. Amén.
  • Que el Señor, que ungió con su Espíritu a Jesús para evangelizar a los pobres, os comunique ese mismo espí­ritu misionero. Amén.
  • Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros y os acompañe siempre. Amén.

Canto final

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *