Luisa de Marillac, Carta 0480: A mi querida Sor Ana Hardemont

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Luisa de MarillacLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Luisa de Marillac .
Tiempo de lectura estimado:

Hija de la Caridad, sierva de los Pobres Enfermos

La Roche-Guyon

Hoy, 7 de enero de 16551

Mi querida Hermana:2

Es muy posible que se haya perdido una larga carta que le escribí hace más de un mes y que le envié al palacio de Liancourt; en ella le decía entre otras cosas que nos devolviera a Sor Claudia puesto que no la juzga usted apta para ese lugar; le ruego lo haga lo más pronto posible y, por lo tanto, que no se cargue con demasiado trabajo; ya sé que la señora3 es tan buena que aceptará tome usted una mujer que la ayude a cocer el pan y a hacer la colada. Esa buena mujer que ha venido de La Roche-Guyon me ha consolado mucho al contarme las gracias que Dios le ha concedido, ¡sea El bendito por siempre! Le suplico, Hermana, en nombre de Dios, no se exceda sino que se contente con hacer lo necesario. Me parece ver que continúa con sufrimientos, pero el uso que hace de ellos, por la gracia de Dios, y la esperanza de la recompensa que la aguarda me sirven de consuelo y para usted deben ser un continuo aliento.

No sé si le he comunicado el fallecimiento de Sor Margarita, que estaba en San Gervasio, y que nuestra Sor Claudia Chantereau,4 con otra, ha ido a la región de Baja Normandía, a tierras de la señora Duquesa de Ventadour.5 Encomiendo a sus oraciones una y otra cosa y le suplico me crea en el amor de Nuestro Señor su muy humilde hermana y servidora.

  1. C. 480 Rc 3 lt 422. Letra de Sor Guérin. Carta firmada.
  2. Ana Hardemont, vuelta de Sedan, se encuentra ahora en La Roche-Guyon. Persona de mucho empuje y valer, pero de carácter un tanto difícil: ambas cosas explican sin duda sus numerosos cambios de destino
  3. La señora de Liancourt tenía su palacio en La Roche-Guyon.
  4. Claudia Chantereau, con Isabel Jousteau, habían ido a Sainte-Marie-du-Mont (ver nota a carta siguiente).
  5. Señora de Ventadour (ver C. 306 n. 6).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *