Los «bendecidos de la comunidad»

Francisco Javier Fernández ChentoEspiritualidad vicencianaLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: 1983 · Fuente: CEME.
Tiempo de lectura estimado:

asd«Ahora me alegro de sufrir por vosotros, pues voy com­pletando en mi carne mor­tal lo que falta a las pena­lidades del Mesías por su cuerpo, que es la Iglesia». (Col 1,24).

«Los Misioneros enfermos, los delicados de salud y los ancianos nos serán entraña­blemente queridos y estima­remos su presencia como una bendición para nuestras ca­sas. Por eso, además de pro­curar los cuidados médicos y aliviarles en su vida, les re­servaremos una participación adecuada en la vida familiar y en nuestro apostolado». (C 26,1).

La enfermedad persistente en un cuerpo humano o cualquier dolor, ya físico, ya moral, de carácter transi­torio, sólo pueden explicarse a la luz del sufrimiento y muerte de Jesús. La fe nos asegura que los enfermos son una bendición para la comunidad, y que sus penalidades son un complemento de las del Mesías por su cuerpo, que es la Iglesia.

1. «En la enfermedad todas las virtudes encuentran materia abundante para su ejercicio».

La enfermedad es una escuela donde se aprenden y practican todas las virtudes. San Vicente explicaba así tal aprendizaje y ejercicio:

«Hay que reconocer que el estado de enfermedad es un estado molesto y casi insoportable a la naturaleza; sin embargo, es uno de los medios más poderosos de que Dios se sirve para que cumplamos con nuestro de­ber, para que nos despeguemos del afecto al pecado y para llenarnos de sus dones y de sus gracias. Por medio de él se purifica el alma, y los que carecen de virtud tienen un medio eficaz para adquirirla. Es imposible encontrar un estado más adecuado para practicarla: en la enfermedad la fe se ejercita de forma maravillosa, la esperanza brilla con todo su esplendor, la resignación, el amor de Dios y todas las demás virtudes encuentran materia abundante para su ejercicio. Allí es donde se conoce lo que cada uno tiene y lo que es; la enfermedad es la sonda con la que podemos penetrar y medir con mayor seguridad hasta dónde llega la virtud de cada uno, si es mucha, o poca, o ninguna. En ningún sitio se ve mejor cómo es uno que en la enfermería». (XI 760).

2. «Las personas enfermas son una bendición para la misma Compañía y para la casa».

Cuánto amaba San Vicente a los enfermos de la comunidad, queda reflejado en estas reflexiones que él hizo delante de los Misioneros:

«Un motivo que nos debe incitar a nosotros y a toda la Compañía a usar debidamente las enfermedades y a portarnos bien en ellas es que hemos de considerar que todo lo que pasa en este mundo nos viene de Dios, o es El el que permite que nos suceda: la muerte, la vida, la salud, la enfermedad, todo ésto viene por orden de la divina providencia, y de alguna manera que a ve­ces no sabemos, siempre es por el bien y la salvación de los hombres. Ya os he dicho muchas veces, pero no puedo menos de repetirlo una vez más, que hemos de creer que las personas enfermas de la Compañía son una bendición para la misma Compañía y para la casa; y esto lo hemos de tener más en cuenta por el hecho de que nuestro Señor Jesucristo quiso que este estado de aflicción, que él mismo aceptó para sí, habiéndose hecho hombre para sufrir. Los santos han pasado también por aquí; y aquellos a los que Dios no les envió enferme­dades en su vida, ellos mismos procuraron afligir su cuerpo como un castigo». (XI 344-345).

3. «Un singular desafío a la comunidad y la solidaridad».

Existen vínculos estrechísimos entre el sufrimiento de nuestros hermanos de comunidad y la comunidad mis­ma. Juan Pablo II ha descrito minciosamente las rela­ciones existentes entre el sufrimiento personal y el mun­do que circunda al enfermo:

«El mundo del sufrimiento posee como una cierta compactibilidad propia. Los hombres que sufren se ha­cen semejantes entre sí a través de la analogía ele la situación, la prueba del destino o mediante la necesidad de comprensión y atenciones; quizá sobre todo median­te la persistente pregunta acerca del sentido de tal si­tuación, la prueba del destino o mediante la necesidad de comprensión y atenciones; quizá sobre todo mediante la persistente pregunta acerca del sentido de tal situa­ción. Por ello, aunque el mundo del sufrimiento existía en la dispersión, al mismo tiempo contiene en sí un sin­gular desafío a la comunidad y la solidaridad». (SD 8).

  • ¿Ofrezco a Dios con espíritu de fe todas las en­fermedades y sufrimientos que El permite en mí?
  • ¿Alivio con palabras y obras a los enfermos de la comunidad como a miembros delicados del Cuerpo de Cristo?
  • ¿Siento cariño por los enfermos, como San Vi­cente, que para atenderlos estaba dispuesto «a vender hasta los cálices de la Iglesia»?

Oración:

«¡Oh Salvador! Tú que tanto sufriste y que moriste para redimirnos y mostrarnos cómo este estado de dolor podía glorificar a Dios y servir a nuestra santificación, con cédenos que podamos conocer el gran bien y el inmenso tesoro que está oculto en este estado de enfermedad». (XI 760).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.