Las Hijas de la Caridad en Africa y Madagascar (V)

Mitxel OlabuénagaHistoria de las Hijas de la CaridadLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Varios · Año publicación original: 1992 · Fuente: Ecos de la Compañía, 1992.
Tiempo de lectura estimado:

Camerún

Región de la Cuasi-Provincia de la Casa Madre

Camerún fue primero colonia alemana que, en 1919, quedó bajo la tutela francesa y británica, y, en 1960, adquirió su inde­pendencia y consiguió su unidad. Su población excede de los diez millones de habitantes, y su superficie es de 475.422 kilómetros cuadrados. La gran diversidad de sus climas, del relieve de su suelo y de su producción es una de las características de este país del que podría decirse que es como una síntesis de toda el África.

Los recursos agrícolas bastan ampliamente al consumo del país y permiten la exportación de cacao, café, aceite de palma y de maderas tropicales… Ade­más, la ganadería bovina es muy importante, especialmente en el Norte: donde puede contarse de ocho a nueve millones de cabezas de ganado. Se da explota­ción de petróleo y de gas y varias presas producen una cantidad de energía hi­droeléctrica superior a la necesaria para el consumo. El problema consiste en la buena administración de todas estas riquezas.

Hasta el año 1986, el país gozó de una economía próspera, pero en esa fecha tuvo lugar una crisis debida a la caída del dólar y a la minusvaloración de las ma­terias primas, lo que redujo el importe económico de las exportaciones agrícolas y del petróleo. Con ello se agravó la crisis del empleo y disminuyó el poder de adquisición para la mayor parte. Todo ello conllevó mayores diferencias en el ni­vel de vida: algunos se enriquecieron, mientras que otros — la gran mayoría de la población— se empobreció. Añadamos a esto que muchos de los ricos colo­can sus capitales en países industrializados en vez de hacer inversiones en el pro­pio Camerún. El éxodo rural hacia las ciudades, que no ofrecen empleos, produ­ce un crecimiento de la mendicidad y empuja a los jóvenes a la delincuencia.

La situación política es relativamente serena de momento. Desde hace un año, existe el multipartidismo, no sin graves dificultades. Las elecciones del 1 de ene­ro de 1992 han llevado al Poder a cuatro partidos, ninguno de ellos con mayoría absoluta.

La pertenencia religiosa se reparte entre las religiones tradicionales: animistas (cuatro millones), cristianismo (tres millones doscientos mil católicos; un millón cuatrocientos mil protestantes), islam (un millón trescientos mil musulmanes). Estas religiones están repartidas de manera desigual por el país y el Norte pre­senta una región en la que se anuncia por primera vez el Evangelio. Hay que seña­lar la proliferación de sectas, de las que algunas son específicamente africanas.

A lo largo del año 1991, la Iglesia Católica ha celebrado el Primer Centena­rio de la Evangelización de Camerún. El clero autóctono es numeroso en al­gunas diócesis: entre las muchas Congregaciones religiosas, hay que contar cin­co autóctonas, más otra que está naciendo para trabajar en las tres diócesis del Norte. Hay que señalar también el lugar que ocupan los seglares en la Iglesia: algunos de ellos son muy atractivos y conscientes de su responsabilidad. Las Es­cuelas católicas son numerosas y con prestigio, pero tropiezan con graves difi­cultades económicas.

* * *

Las Hijas de la Caridad llegaron a Camerún en 1970. Hoy somos en el país veintiocho Hermanas que procedemos de diez nacionalidades: estadounidense, belga, brasileña, camerunesa, chilena, española, francesa, italiana, polaca y sui­za. Las Hermanas camerunesas son tres. Una de ellas se encuentra en el Semi­nario donde se forman las vocaciones de los tres países francófonos de África, en el Zaire. No tenemos ahora Postulantes, pero sí aspirantes que están estudiando.

El 16 de mayo último, el Padre McCULLEN inauguró nuestra Casa Regional, que comprende también un pequeño pabellón para acoger a jóvenes con inten­ciones de orientarse hacia la Compañía. Pronto quedará instálada una comuni­dad con lo que se elevará a siete el número de casas: en el centro, Yaoundé, Ca­sa Regional, y Nsimalén; en el oeste, Dschsang y Foumban; en el norte, Midji­vin, Moutourwa y Zouzoui.

Nuestro Servicio a los Pobres comprende diferentes actividades en las áreas de:

  • sanidad: dispensarios y puestos en la selva, formación sanitaria c mu­jeres y a niños, preparación de «animadores» sanitarios.
  • pastoral: catequesis en los barrios, las escuelas y los colegios, forma­ción de catequistas, Movimientos de: Acción Católica de la Infancia… Co­misión Justicia y Paz.
  • promoción femenina: costura, confección, tejido de punto, educación sanitaria, etc.
  • visita a las cárceles.
  • animación del Grupo Vicenciano.

 

 

 

 

Nigeria

Región de la Provincia de Irlanda

El censo llevado a cabo en 1992 da como resultado una cifra de 88.000.000 de habitantes, que situaría a Nigeria entre los paí­ses más poblados de África. No obstante, hay quienes están en desacuerdo con esta cifra y sostienen que la de 120.000.000 es­taría más próxima de la realidad.

Aunque Nigeria posee recursos económicos, como el petróleo y la agricultura, las rentas están desigualmente repartidas y un ochenta por ciento de la población vive en pobreza. El país está pasando de un régimen militar a un gobierno civil, que quedará completamente establecido ha­cia diciembre de 1992.

Las Hijas de la Caridad están en Nigeria desde 1963. El Seminario se abrió en 1974. En enero de 1992, contaba la Región con ochenta y siete Hermanas, de las cuales setenta y tres son Nigerianas y todas las demás Irlandesas. En esa misma fecha, había ocho Hermanas en el Seminario y siete Postulantes.

Se está llevando a cabo un gran esfuerzo para atender a los más pobres, los que se ven rechazados y considerados como «bocas inútiles»: los minusválidos físicos y mentales, los sordos, los que carecen de domicilio, los enfermos de le­pra, los presos, etc. Algunas Hijas de la Caridad están dedicadas a la Enseñanza, primaria y secundaria; las Hermanas dirigen dos Hospitales y ponen también en marcha programas de medicina preventiva. Un gran objetivo es el de impulsar a la gente a que.se responsabilice de ella misma, lo que se intenta mediante pro­gramas de Promoción y Desarrollo para las mujeres, así como mediante la orga­nización de cooperativas.

En todos los puestos en que se hallan las Hermanas, se insiste con fuerza en la evangelización y, dentro del marco de la Iglesia local, cooperan en la cate­quesis, con programas tales como «Evangelización 2000», Lumko, Deles, etc. en los que favorecen la acción de los laicos responsables. Se está trabajando mu­cho en integrar a los laicos en el servicio a los pobres, dentro del marco de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

Tres Hermanas Nigerianas han marchado como misioneras a Sierra Leona. En enero de 1992, tres Consejeras, tres Hermanas Sirvientes y la Directora del Seminario era Nigerianas.

 

Guinea Ecuatorial

Misión de la Provincia de Gijón (España)

 

Con una extensión de 28.051 kmts2 y sólo 227.130 habitan­tes, Guinea Ecuatorial puede pasar en la actualidad por ser uno de los países más pobres del mundo, lo que no siempre fue así.

En 1968, después de las elecciones, el Gobierno español, de quien dependía como colonia, reconoce el resultado de aquellas y declara al país como Estado independiente, transmitiendo los poderes, como primer presidente, a Francisco Macías, que nombra su primer gobierno de coalición. Con él se inician once años de terror, violencia, hambre, inseguridad y miseria. Tras su caída el país queda en una ruina total.

Con la llegada al poder de Teodoro Obiang, en agosto de 1979, se intenta la reconstrucción del país y el nuevo presidente pide ayuda al Gobierno español.

Solicita también la ayuda de la Iglesia, y de la F.E.R.E. — Federación Españo­la de Religiosos de Enseñanza — envía a ochenta y cuatro miembros suyos, que se hacen cargo de la enseñanza. Por su parte, la F.E.R.S. — Federación de Sanidad— envía a cuarenta miembros.

* * *

En marzo de 1980, llegan las cuatro primeras Hijas de la Caridad, proceden­tes de distintas Provincias de España, y comienzan sus servicios en el Hospital y Leprosería de Mikomeseng. En 1981, queda erigida la Comunidad, compuesta de cinco miembros. En noviembre de 1986, en respuesta a nuevas llamadas de la F.E.R.E. y ante la urgencia de la situación, la Provincia de Gijón envía a otras dos Hermanas que, junto a otra de la Comunidad de Mikomeseng, inician su ser­vicio en otro poblado del mismo distrito, en Mokóm, donde, en 1987, queda eri­gida otra nueva Comunidad local.

En la actualidad, la comunidad de Mikomeseng está compuesta de tres her­manas enfermeras y una maestra. La Hermana de Enseñanza imparte clases de Religión en el Instituto y toma parte en la formación de catequistas, que son los que sustituyen en los poblados al sacerdote, presiden la celebración de la Pala­bra… Una Hermana enfermera trabaja en la Leprosería que, en la actualidad, cuenta con veinte o veinticinco enfermos, que, a su salida del hospital han de ser con­trolados para su curación. Se les hacen y sirven las tres comidas —para las que se cuenta con la ayuda de la Provincia —, y se les proporciona ropa de cama y ropa personal. Las otras dos Hermanas se dedican, con la colaboración de los nativos, a la educación sanitaria por los poblados, con el Programa establecido por la OMS —Organización Mundial de la Salud—.

En Mokom, la Comunidad está formada por seis Hermanas. Dos de ellas tra­bajan en el campo de Sanidad. De ochenta a noventa enfermos acuden todos los días al dispensario para análisis, consultas de puericultura, prenatales, etc. Colaboran con las Hermanas cinco nativos a quienes prepararon con anteriori­dad y cuidan de actualizarlos. Dan cursos de preparación de comadronas tradi­cionales, pero mejorando la calidad, la higiene, la asistencia. Según las directri­ces de la OMS y en colaboración con el Gobierno, preparan a los Agentes de Salud que actuarán en los distintos puestos que se establecen en los poblados.

En el Colegio funcionan seis clases que imparten cuatro Hermanas y cuatro nativos, con un alumnado de cincuenta y ocho a sesenta y cuatro por aula. La jornada de la tarde se reserva a primer curso de Bachillerato, y está aprobado el segundo. Un pequeño grupo se prepara para la obtención del Titulo de «Cien­cias de la Educación» (antiguo Magisterio), por la UNED —Universidad a Distancia —. Todas forman parte en la formación de Adultos, lo mismo que en la Catequesis o Formación de Catequistas.

La Evangelización es la gran preocupación de la Iglesia local, que busca la forma de organizarse en este sentido. El setenta por ciento de la población se llaman católicos. Pero la mujer sigue careciendo de derechos y siendo conside­rada como mero instrumento de trabajo.

«Animada y fortalecida por el Espíritu del Señor, la Compañía renueva su vi­gor interior, revitaliza su sentido de envío al mundo, siente la urgencia de una solidaridad con los sufrimientos y esperanzas de las Pobres y necesitados…» (Do­cumento Inter-Asambleas 1991).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *