Las Hijas de la Caridad en Africa y Madagascar (III)

Mitxel OlabuénagaHistoria de las Hijas de la CaridadLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Varios · Año publicación original: 1992 · Fuente: Ecos de la Compañía, 1992.
Tiempo de lectura estimado:

Etiopía

Región de la Provincia de Gran Bretaña

Este país está saliendo apenas de los efectos de la guerra civil y del hambre. Actualmente está gobernado por el Frente de Liberación del Tigré, que ha derrocado al régimen comunis­ta de MENGISTU en mayo de 1991. La paz que se ha estableci­do es frágil, con la promesa de volver a instaurar un régimen civil en un plazo de dos años.

Etiopía se halla siempre amenazada por el hambre, ya que a ello contribuye su relieve montañoso y una sequía continua. Muchas personas sufren los efectos de la mala nutrición, lo que provoca resulta­dos tales como la ceguera, especialmente en los niños.

Es gente muy paciente y de profunda espiritualidad: en su mayoría son orto­doxos o musulmanes; sólo un 0,6% de la población es católica.

* * *

Las Hermanas trabajan con los pobres. Durante todo el tiempo en que han imperado el hambre y la guerra, han cooperado en la distribución de ayuda ali­mentaria, así como en la atención a los enfermos y a los numerosos desplaza­dos, sin domicilio, que se dirigían en masa hacia las ciudades. Algunas de las Hermanas han quedado aisladas durante años, en un peligro constante, pero lo han preferido para estar junto al pueblo, que las quiere y respeta, al igual que los Organismos Internacionales de Ayuda. Las Hermanas tienen a su cargo Dis­pensarios, Programas de Desarrollo o promoción para mujeres, Escuelas, Jardi­nes de Infancia, un Colegio de formación tipo Montessori, diferentes Programas de alimentación, Trabajo social, etc.

Las Hijas de la Caridad llegaron a Etiopía en 1878. En enero de 1992, había cincuenta y ocho Hermanas y diez Casas. Treinta y seis Hermanas son etíopes. Entre las Misioneras, hay nueve Inglesas, ocho Irlandesas, una Norteamericana, dos Filipinas, una Australiana, una Polaca. En esa misma fecha había seis Her­manas en el Seminario y diez Postulantes. La Comunidad es joven y considera la formación como una prioridad absoluta.

 

Eritrea

Región de la Provincia de Nápoles

Esta región está situada al norte de Etiopía. Después de apro­ximadamente treinta años de guerra para conseguir su autono­mía y la independencia político-administrativa, goza desde ha­ce unos meses de libertad y de paz.

Las consecuencias de la guerra han dejado a la población en una situación de gran pobreza. El Gobierno se hace cargo de esa situación y se dedica a resolver los problemas, no sin tropezar con graves dificultades. Las Comunidades religiosas se han comprometido también a ello e intentan completar lo indispensable.

* * *

A esta tierra, ya evangelizada por San Justino de JACOBIS, y que entonces formaba parte de Abisinia (actualmente Etiopía), las primeras Hijas de la Caridad francesas llegaron en 1878, con Sor Luisa Leguette y allí permanecieron hasta 1894, las Hijas de la Caridad italianas llegaron en 1948 y se establecieron en He­bo, después en Asmara. En 1985, Eritrea pasó a ser Región unida a la Provincia de Nápoles.

Hoy existen nueve casas, y las Hijas de la Caridad son cincuenta y tres —de ellas, cuarenta y ocho autóctonas y cinco Italianas—; hay seis Hermanas en el Seminario y ocho se están preparando para pronunciar los votos por primera vez. Las Postulantes son cuatro, y hay un buen número de Aspirantes, que se prepa­ran estudiando.

Las obras desde las que las Hermanas sirven a los Pobres son:

  • educación escolar,
  • servicio sanitario,
  • programas nutricionales en los pueblos,
  • obra de promoción humana,
  • catequesis en las parroquias y en los pueblos,
  • cuidados a los ancianos y minusválidos.

Durante estos últimos años, la Comunidad se ha desarrollado en Eritrea gra­cias al aumento de vocaciones y, por este hecho, han podido extenderse territo­rialmente, aceptando fundaciones en favor de los más pobres y en ambientes en los que el apostolado se hace difícil por ser muy numerosa la presencia, en ellos, de coptos. Ahora, se deja sentir profundamente una triple exigencia: con­solidar las implantaciones ya existentes, fortalecer la vida espiritual y comunita­ria y desarrollar el Servicio a los Pobres.

 

Mozambique

Provincia

En el Sudeste Africano, Mozambique, cuya capital es Ma­puto, tiene una extensión de ochocientos un mil quinientos no­venta kilómetros cuadrados, en los que vive una población de catorce millones setecientos treinta y nueve mil ochocientos trein­ta habitantes, de los que un quince por ciento son menores de veinte años.

Este país, que dependía de Portugal, adquirió su indepen­dencia el 25 de junio de 1975, después de diez años de encarni­zadas luchas. En 1977, el Gobierno, representantes de un partido único, adoptó la ideología marxista-leninista. A partir de entonces quedaron nacionalizadas to­das las instituciones —entre otras— las que eran propiedad de las Hijas de la Caridad.

Hoy se está llegando a una apertura política, en el sentido de una democra­cia que acepte el multipartidismo. Poco tiempo después de la independencia, surgió en el interior del país un grupo de oposición, que provocó una guerra fra­tricida sin cuartel. La economía quedó paralizada y sumió al país en un estado de absoluta dependencia. A causa de la guerra, extendida por todo el territorio, quedó detenido todo progreso y no sólo detenido sino hecho imposible. Esto con­llevó toda clase de corrupciones, de actos inmorales y numerosas injusticias.

El deterioro de la situación económica alcanzó proporciones alarmantes, a pesar de la riqueza de la tierra. Las causas de esta crisis son varias y la acción de la ideología totalitaria se deja sentir en todos los aspectos: económico, social y religioso.

En este contexto de inestabilidad y de guerra viven las diez diócesis de Mo­zambique. La Iglesia ha definido sus líneas pastorales a partir de la opción toma­da en la Asamblea Nacional de Pastoral, en 1991: «Avanzar hacia un Iglesia de Comunión y de Base, una Iglesia familiar y solidaria, una Iglesia inserta en las realidades humanas, que sea fermento de la sociedad».

* * *

Llegadas a Mozambique en 1942, procedentes de Portugal, las Hijas de la Ca­ridad celebran este año el Quincuagésimo aniversario de este acontecimien­to. Cincuenta y dos Hermanas de siete nacionalidades trabajan en las áreas si­guientes:

  • Sanidad (Dispensarios y Maternidades).
  • Educación (Escuelas primarias y secundarias, cursos de alfabetización).
  • Pastoral en las comunidades cristianas y catequesis a niños y jóvenes.
  • Visitas a domicilio.
  • Promoción de la mujer y de los jóvenes para permitirles una escolariza­ción normal.
  • Visita a los presos.

Las Hermanas se ven enfrentadas con la pobreza, porque en Mozambique existe una gran proporción de pobres, debido en gran parte a las guerrillas que causan estragos: asesinatos, matanzas de millares de personas, saqueos, pillajes incon­siderados…

Veamos, como ilustración de lo dicho, lo ocurrido a dos Hijas de la Caridad y un Sacerdote de la Misión que se dirigían hacia Xai-Xai, el Jueves Santo, para tomar parte en la Misa Crismal, en la catedral. Víctimas de una emboscada, se encontraron en medio de la explosión de dos bombas, gravemente heridos y que­mados. Hoy todavía están sometidos a cuidados intensivos. Unidos a numero­sos mozambiqueños, ofreciéndolo por ellos, y unidos sobre todo a Jesucristo Cru­cificado, han celebrado la «Pascua sangrienta»…

Y las Hijas de la Caridad prosiguen su línea de obrar por la paz en favor de los Pobres.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *