La Provincia de Rumanía (HH.de la C.)

Mitxel OlabuénagaHistoria de las Hijas de la CaridadLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Varias · Fuente: Ecos 1996.
Tiempo de lectura estimado:

 1. Algunos datos sobre la historia de Rumanía

El pueblo rumano parece proceder de la fusión de las poblaciones prerroma­nas con los romanos, a cuyo hecho debe su nombre y su lengua.

Del siglo III al XVI, el país estuvo ocupado o simplemente se vio atravesado por: godos, hunos, eslavos, búlgaros, húngaros, tártaros, etc.

En el siglo xvi, gran parte del país cayó bajo el yugo de los turcos. En esa época y siglos siguientes, los turcos entablaron luchas más o menos largas con los países siguientes: Polonia, Austria, Hungría, Rusia y Grecia, que pretendían apoderarse de las tierras rumanas.

Esto adquiere especial relieve por lo que se refiere a Transilvania, actual pro­vincia noroccidental de Rumanía. En 1867, esta provincia quedó anexionada, durante bastante tiempo, a Hungría.

En mayo de 1877, Rumanía logró la independencia y la soberanía, pero pres­cindiendo de la provincia de Transilvania.

En 1914-1918, Rumanía tomó parte en la guerra europea, del lado de los aliados. En el tratado de Saint-Germain-en-Laye, de 10 de septiembre de 1919, se le devolvió la provincia de Transilvania.

En 1939-1945, Rumanía entró en la zona de influencia de la U.R.S.S. y el partido comunista se hizo con los ministerios más importantes.

En diciembre de 1947, el gobierno proclamó la República popular rumana. Y a continuación transcurrieron más de cuarenta años de régimen dictatorial contra el cual se sublevaron, en 1989, el pueblo y el ejército. La revolución de diciembre de 1989 se saldó con la muerte del tirano Ceaucescu y de su mujer.

2. Las Hijas de la Caridad en Oradea (Transilvania)

  • Petición de Hijas de la Caridad

El canónigo Nogall, sacerdote húngaro, confesor de las Hijas de la Caridad de Budapest, pidió Hermanas para Oradea, de donde acababa de ser nombrado canónigo.

Un grupo de Hermanas, guiadas por Sor de Brandis, Hija de la Caridad aus­triaca, llegó a Oradea, en diciembre de 1878. Se alojaron en el Instituto San Vicente, que llegó a ser su primera casa. Otras dos se abrieron en 1879 y en 1886.

  • La formación

Al principio, el seminario estuvo en Graz, en la casa de Sor de Brandis. En 1905, se abrió un seminario en Piliscaba, Hungría. En 1907, ese seminario se trasladó a Budapest, en la nueva Casa Provincial de Hungría.

  • La guerra de 1914-1918

Las Hijas de la Caridad se hicieron cargo de un hospital móvil para los heridos, en Oradea. También se ocuparon de servir comidas calientes a numerosas per­sonas necesitadas.

3. La Provincia de Rumanía

Después del tratado de Saint-Germain-en-Laye (1919), terminada la primera guerra mundial, Transilvania  como se ha dicho— quedó unida a Rumanía. Y entonces se erigió una Provincia rumana, con Hermanas de origen y lengua hún­garos. Esta lengua se conservó.

  • Sor Josefa Deaky, Visitadora, 1925-1943

Al mismo tiempo que este nombramiento, se abría en Oradea un Seminario con seis Hermanas procedentes del Seminario de Budapest. En 1927, la Provincia contaba con diez casas y ciento cuatro Hermanas. En 1943, las casas eran vein­tiséis y las Hermanas doscientas diez. En aquel entonces, la obra más importante era el Hospital San José. Sor Deaky dirigió la Provincia con gran prudencia.

  • Sor Tullner, Visitadora, 1944-1972

En marzo de 1944, la segunda guerra mundial alcanzaba a este país. Tres Hermanas perdieron la vida en un fuerte bombardeo, en septiembre de 1944. Desde comienzos de octubre de 1944, se evacuó el Seminario a un pueblecito, pero quince días después este pueblecito se encontraba en el centro de los combates entre soldados rusos y alemanes. Muchas Hermanas huyeron a Hungría, pero se encontraron la misma situación que en Rumanía. No quedaron en el país más que algunas Hermanas para ofrecer los primeros auxilios a los heridos y, en la Casa Provincial, la Visitadora con nueve Hermanas. En diciembre, el Seminario volvió a la Casa Provincial.

Desde el final de la guerra a diciembre de 1948, se pudieron formar varios grupos de Hermanas. En 1946 se habían podido abrir veinticinco casas.

— La estatificación

El 25 de junio de 1948, todas las escuelas religiosas pasaron a ser escuelas estatales. Las Hermanas de enseñanza quedaron despedidas. La mayoría de los edificios en que residían las Hermanas tuvieron que entregarse al Estado. La Visitadora colocó a las Hermanas lo mejor que pudo.

En agosto de 1949, todo quedó confiscado y las Hermanas tuvieron que de­cidirse por una de estas dos opciones:

«reunirse en un «campamento común», en cuyo interior estaba permitido el hábito religioso;

o quitarse el hábito y continuar el servicio».

Las Hermanas optaron por la segunda propuesta; pero pronto se las dispersó por casas diferentes. Fue preciso enviar con sus familias a las Hermanas del Seminario y a las Hermanas de Enseñanza. Las demás intentaron verse y reunirse lo más frecuentemente posible.

En 1950, sor Tullner quedó detenida en el tren con tres compañeras. Estuvo en la cárcel cinco semanas. Otras Hermanas también fueron encarceladas por espa­cio de tres semanas. Se quería suprimir toda relación con Oradea.

Las Hermanas tenían gran dificultad para encontrar alojamiento, aunque éste fuese minúsculo. En mayo de 1965, se llevó a cabo una encuesta policial en todos los domicilios ocupados por Hermanas. Sor Tullner tuvo que pasar por un largo interrogatorio. A partir de entonces, las Hermanas quedaron todas bajo vigilancia.

En junio de 1972, la Madre Chiron pudo llegarse a Rumanía. Fue una alegría inmensa para las Hermanas. Se pudo celebrar una breve sesión del Consejo, sin acta, en la que se trató de la sucesión de la Visitadora. Sor Tullner falleció el 16 de julio de 1972.

  • Sor Ferdinanda Ocskay, Visitadora, 1972-1984

En 1974, sor Visitadora tuvo la posibilidad de participar en la última semana de la Asamblea General. En 1980, año del 150 aniversario de las apariciones de la Santísima Virgen en la calle del Bac, pudo estar dos meses en París. En 1984-85, dos Hermanas gozaron de la oportunidad que se les presentó de ir a Colonia, en donde pasaron tres meses y pudieron ver a sor Magermans, Consejera General.

Sor Lucianna Polman, Visitadora desde 1984 — De 1984 a 1989

Sor Polman había pedido un visado para Roma con el fin de poder tomar parte en la Asamblea de 1985… Y lo consiguió… un mes después de terminada ésta.

Los problemas externos se multiplicaban pues iban disminuyendo las fuerzas de las Hermanas, cada vez más, con la edad. Sor Polman llegó, sin embargo, a visitar a las Hermanas dispersas por el país. En 1988 pudo integrarse en el En­cuentro de Visitadoras en París.

— De 1989 a 1992

El 21 de diciembre de 1989 dio comienzo la Revolución en Rumanía. Las Hermanas fundaban en ella muchas esperanzas… pero pudieron darse cuenta de que se trataba sólo de un cambio de nombre, porque la ideología comunista no desaparecía con facilidad.

No obstante, el 13 de marzo de 1990, el Padre McCullen, Superior General, fue el primero en visitar la Provincia de Rumanía. Alentó a las Hermanas a vivir de esperanza y de confianza.

Como las Hermanas de la Provincia expresaran el deseo de vestir de nuevo el hábito de Hijas de la Caridad, así se hizo en 1990. En aquella ocasión, recibieron ayuda de las Hermanas de Colonia y de Yugoslavia. Fue un empezar de nuevo, lo que no resultaba fácil: la vida consagrada viene a ser algo extraño, desconocido para la juventud. A pesar de todo, se presentaron tres jóvenes, y una de ellas empezó el Seminario el 8 de diciembre de 1990. Algunas Hermanas, separadas de la vida comunitaria por los acontecimientos del período precedente, volvieron a presentarse poco a poco.

En 1991, sor Visitadora y una delegada pueden tomar parte en la Asamblea General. Ese mismo año quedó marcado por el fallecimiento del Padre Director Provincial. Lo reemplazó el Padre Tibor Dusik. Cinco Hermanas van a Hungría para participar en la visita del Sumo Pontífice Juan Pablo II. El 3 de noviembre, la Madre Elizondo y sor Leitenbauer, Consejera General, visitan la Provincia.

En febrero de 1992, una Hermana, la primera de Rumanía, tiene la alegría de participar en un Cursillo Vicenciano Internacional en la Casa Madre.

Desde 1992, fecha de su primera visita a la Provincia, sor Leitenbauer, Conse­jera General, sigue de cerca a la Provincia de Rumanía. En junio de 1992, el Consejo General toma la decisión de que corra a cargo de la Compañía la cons­trucción de una nueva Casa Provincial.

En 1993 se celebra en Oradea el octavo centenario de la canonización del rey Ladislao. Hoy ha tenido lugar el envío a misión de siete Hermanas jóvenes. La Provincia cuenta con cuatro postulantes y algunas aspirantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *