La llegada de las Hijas de la Caridad al continente Americano (II)

Mitxel OlabuénagaHistoria de las Hijas de la CaridadLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Renée Lelandais · Fuente: Ecos de la Compañía 1993.
Tiempo de lectura estimado:

VIII. A Guatemala (1862)

Guatemala, Estado de América Central, situado entre México y Honduras, estuvo por espacio de tres siglos bajo la dependencia de España.

Don Dámaso Uruela, miembro de la Junta del Hospital, tuvo la ocasión de conocer a las Hijas de la Caridad durante un viaje que hizo a México, y desde entonces deseaba verlas al frente de su Hospital de Guatemala. Hizo, pues, la petición de Hermanas a los Superiores de París y, el 2 de abril de 1862, un grupo de Hermanas francesas se embarcaron en Southampton (Inglaterra). El 17 del mismo mes, llegaban a Santo Tomás, y el 23 entraban en el puerto de Colón, en Panamá. De allí tomaron el tren para la capital, Panamá, donde permanecieron nueve días, reanudando a continuación el viaje hacia la ciudad de San José de Guatemala, a donde llegaron el 12 de mayo siguiente. Allí, el arzobispo, dos obispos y treinta vehículos llenos de gente, les recibieron en triunfo. Les condujeron, lo primero, a la catedral, donde se cantó el Te Deum, y de allí a la casa que les tenían preparada hasta que, dos meses después, pasaron a hacerse cargo del hospital de la ciudad.

En 1875, entre todas las Hermanas que tuvieron que salir de México, un buen grupo de ellas pasaron a Guatemala. En 1906, en medio de guerras civiles que se repiten con cierta frecuencia en este país, la Comunidad de las Hijas de la Caridad fue la única que pudo permanecer en el mismo. Resulta significativa una frase escrita por una de las Hermanas, al cabo de cierto número de años de estancia allá: «He visto tres temblores de tierra, dos grandes inundaciones y tres revoluciones…»

 

IX. A la Isla de Puerto Rico (1863)

Las Hijas de la Caridad procedentes de España se establecieron en esta Isla —una de las grandes Antillas— a partir del 10 de diciembre de 1863. En ella, se encargaron del Hospital de San Juan, la capital y de otros establecimientos.

Los enfrentamientos entre España y Estados Unidos, en la Isla de Cuba en 1898, tuvieron repercusiones en Puerto Rico. En mayo de ese año, doce barcos norteame­ricanos emprendieron, durante tres horas, el bombardeo de la fortaleza de El Morro, en la capital. Lamentablemente, las Hijas de la Caridad tenían entonces cinco Casas en la costa. De ellas, tres quedaron muy mal paradas en tal ocasión. Las Hermanas se hicieron cargo de las ambulancias y cuidado de los heridos.

Después de haber dependido de la Provincia de Cuba, las Comunidades de Puerto Rico formaron una Vice-Provincia en 1882 y más adelante una Provincia filial de la de Madrid, hasta 1965, en que quedó establecida como Provincia autónoma..

 

X. A El Salvador (1870)

El Salvador se constituyó en República independiente en 1847. Y su gobierno se encargó en 1869 de hacer las gestiones pertinentes para conseguir Hijas de la Caridad que se encargaran del cuidado de los enfermos del hospital de la capital. El 26 d enero de 1870, llegaban a San Salvador siete Hermanas francesas.

En 1873, un temblor de tierra destruyó prácticamente toda la ciudad, que está rodeada de volcanes más o menos peligrosos. Desde el lunes 4 de marzo, al marte de la semana siguiente, los temblores fueron muy frecuentes y más o menos fuertes Todos los habitantes se vieron obligados a abandonar sus casas y pernoctar fuera. Estos terremotos siguieron unos días de calma. El jueves 19 de marzo, a las 2 de Ia madrugada, fue, como escriben las Hermanas, «el día terrible»; toda la capital quedó destruida. Sólo se percibían nubes de polvo e incendios, con numerosos muertos sepultados bajo los escombros. El capellán del hospital dio una absolución general hacia las 3 de la madrugada. Más adelante, hacia las 2 de la tarde, dispuso que se consumieran las Sagradas Especies.

Ya al anochecer, a pie o en vehículo, los enfermos y el personal marcharon hacia la ciudad, a unos diez kilómetros de distancia, donde se habían instalado unas tiendas de campaña para acoger a los evacuados. No obstante, dos Hermanas se quedaron en San Salvador, la ciudad destruida, para poder atender a los heridos que allí había quedado y a los enfermos a los que no había sido posible transportar. Algún tiempo después se reconstruyó el hospital, todo de hierro, pensando en posibles terremotos.

 

XI. A Ecuador (1870)

Estado del Noroeste de América del Sur. Su nombre se debe al círculo máximo d la esfera terrestre —el ecuador— que pasa por la parte norte de esta región.

A partir de 1808, se iniciaron los movimientos revolucionarios que consiguieron Ia independencia del país en 1822. Hasta 1830, Ecuador formó parte de la Federación de Colombia fundada por Bolívar, y en esta fecha consiguió su independencia total.

En 1870, el Presidente García Moreno llevó a Quito a la doble Familia Vicentina. Acababan las Hijas de la Caridad de tomar posesión de la casa que se les había preparado, cuando una mano desconocida depositó una niñita en las escalinatas de la entrada. Las Hermanas vieron en ello una señal del querer de la Divina Providencia, y así se inició un Hogar Infantil, para el que, de todas formas, fue preciso obtener autorización. García Moreno la concedió inmediatamente. La obra quedó fundada y unos años después se trasladó al campo.

Otras casas se fueron abriendo. En 1908, eran trece las que había en el país.

 

XII. A Uruguay (1870)

Uruguay que limita, al este por el Océano Atlántico y en las demás direcciones por Brasil, Paraguay y Argentina, fue el «palenque cerrado» en el que Portugueses del Brasil, especialmente de Río Grande do Sul, e Hispánicos de La Plata se enfrentaron reiteradamente, en el siglo XIX, y lucharon por conseguir la preminencia. Finalmente, ambas partes pusieron fin a esta controversia y lograron llegar a un acuerdo procla­mando la independencia del territorio.

Hacía tiempo que en Montevideo deseaban tener Hijas de la Caridad. En 1867, Sor Berdoulat, de la República Argentina, fue a Montevideo y se dio cuenta de que la presencia de las Hermanas sería beneficiosa1281. Al cabo de unos años contaban con una escuela de cuatrocientos alumnos, un orfanato de cincuenta niñas, un asilo para trescientos ancianos, la visita de pobres a domicilio, la Asociación de Hijas de María.

 

XII.- A Costa Rica (1872)

Una parte del siglo XIX quedó marcada en América del Sur por guerras entre diferentes países y España, con miras a conseguir la independencia, y con las luchas entre los mismos países que, unas veces se aliaban y otras se atacaban. A menudo, esta situación de enfrentamientos iba mezclada con persecuciones a la Iglesia y a sus miembros, que posteriormente se trataba de solventar. Así fue como, a petición del Sumo Pontífice Pio IX, Sacerdotes de la Misión e Hijas de la Caridad fueron pasando de un país a otro. Tal fue el caso de Costa Rica.

República de América Central, está situada entre Nicaragua y Panamá. Consiguió su independencia en 1821.

Mons. Thiel, de la Congregación de la Misión, pidió Hermanas para que se hicieran cargo de las huérfanas, en San José, la capital. Las Hermanas llegaron en 1872. En 1904, otro grupo de cuatro Hermanas fue al Hospital de Cartago. Todas las autoridades de la ciudad —clero, gobernador, ejército— las estaban esperando, formando un cortejo que se puso en marcha al compás de la música militar y que se dirigió, lo primero, a la iglesia de San Nicolás y después, tras el canto del Te Deum, al hospital.

A principios de este siglo, había en Costa Rica cuatro establecimientos: hospitales y asilos.

 

 

XIV – A Nicaragua (1875)

Este Estado de Centroamérica consiguió su independencia en 1821. En 1875, se hizo la petición de Hermanas para Corinto. Y se enviaron algunas de las que habían sido expulsadas de México pero se encontraron ante tales condiciones, que creyeron necesario marcharse, yendo a pedir asilo a Panamá. En diciembre de ese mismo año, se envió a otro grupo para los hospitales de León y de Granada.

A comienzos de este siglo, el número de casas hospitales en Nicaragua, seguía siendo de dos.

 

XV – A Panamá (1875)

Este país, seis veces más largo que ancho, tiene una superficie equivalente a la de Portugal. Hasta 1903, estuvo unido a Colombia. El 3 de noviembre de 1903, un golpe de Estado proclamó la independencia de Panamá. Era el resultado de varios movimientos separatistas que se habían iniciado en el siglo XIX.

No obstante, en 1875, un sacerdote de Panamá dirigió a Nuestra Madre Luisa Lequette una carta en la que le transmitía el proyecto de establecimiento de las Hijas de la Caridad en el país. Se trata de una escuela-obrador para jóvenes pobres y a esa actividad se añadiría, bien la visita de los pobres a domicilio, bien una reducida enfermería con cuatro o seis camas, para mujeres.

El local para instalar estas obras no se encontró sino pocos días antes de la llegada de las Hermanas: un grupo de Hijas de la Caridad expulsadas de México. De hecho, estas Hermanas estaban destinadas para Guatemala, pero desde hacía cuatro años este país se encontraba sumido en una revolución dirigida en parte contra la religión. Temiendo que la llegada a Guatemala de un número crecido de Hermanas contrariase al Gobierno, se optó por enviar a algunas de ellas a Panamá.

En 1903, había cuatro casas de Hijas de la Caridad en Panamá: una escuela, un orfanato, un hospital y un asilo de ancianos.

 

XVI – A Paraguay (1880)

Este país se sublevó contra España en 1811, quedando a continuación sometido a un jefe militar, que quedó derrocado por los ejércitos coaligados de Brasil, Argentina y Uruguay, en una guerra que duró de 1863 a 1870. Los países beligerantes ocuparon Paraguay hasta 1876.

El 12 de febrero de 1880, tres Hermanas llegaban a Asunción, la capital, para hacerse cargo del hospital dirigido hasta entonces por seglares. El edificio, no obstante ser un antiguo palacio, estaba muy deteriorado y no ofrecía ninguna comodidad. Fue necesario ir pensando en otro nuevo, que no pudo ser inaugurado hasta 1894.

En cambio, en 1887 pudo abrirse un Seminario en este país.

 

XVII – A Colombia (1882)

Colombia debe su independencia especialmente a Bolivar. La República se constituyó en 1819; pero a partir de 1831, los doce departamentos que la formaban se separaron en tres repúblicas independientes: la de Nueva Granada, que pasó a ser Colombia en 1861, la de Ecuador y la de Venezuela.

La superficie de Colombia equivale aproximadamente a dos veces la de Francia, pero a principios del siglo XIX unos dos tercios de este territorio estaban deshabitados.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *