Jesucristo, centro de mi vida (segunda parte)

Francisco Javier Fernández ChentoAsociación Internacional de CaridadesLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Desconocido · Año publicación original: 2010 · Fuente: AIC México: Temas de Formación basica para aspirantes.

OBJETIVO.- Redescubrir el valor que cada uno de nosotros es, y que para vivirlos es necesario conocerlos.


Tiempo de lectura estimado:

PRESENTACIÓN

Un valor es algo que se estima importante, estimable, valioso y necesario, que lo hace a uno sentirse bien y eleva el Espíritu.

Para que un valor lo sea realmente, es necesario: creerlo, decirlo y actuarlo de manera constante y repetida, por libre elección y entre varias opciones.

La realización y la vivencia de los valores va a depender de la importancia que le demos. Se necesita aprender a distinguir y hacer la propia escala de valores, es decir, qué es lo más importante o tiene más valor y qué es lo que tiene menos valor o importancia en determinado momento o circunstancia.

Existen valores universales (amor, justicia, libertad, verdad, gratuidad, etc.) otros que nos hacen sentir bien (amistad, fraternidad, solidaridad, etc) y los valores de sobrevivencia (agua, casa, alimento, etc.)

Revisar nuestros valores nos ayuda a descubrir el nivel de conciencia en el que estamos y vivimos. El hombre es el único ser viviente que puede realizar libremente los valores, es decir hacerlos reales, hacerlos actitudes de vida. Sólo nosotros tenemos la capacidad de hacer que los valores se vuelvan conductas y hacer que nos enriquezcan y dignifiquen.

Solo podremos ser felices si encontramos el sentido a nuestra vida y lo realizamos. Siempre que «vivimos» un valor, el espíritu, nuestro yo profundo vive experiencias de paz y de plenitud.

La incongruencia entre lo que se cree, se dice y se vive siempre nos produce tensiones y angustias con nosotros mismos y con los demás.

Cuando tenemos confusión de los valores es que le damos importancia o valor a lo que no lo tiene.

Nuestro valor como personas es tal que sólo al descubrirlo, saber ¿quién soy? Nos permite encontrar el sentido pleno de la vida, con los recursos y capacidades que hacen nuestra vida valiosa, y no vacía y sin objeto.

Como voluntarias Vicentinas es necesario descubrir nuestros valores y con responsabilidad hacerlos reales para que se a posible el Proyecto de Dios en nosotras y par bien de nuestros «amos y señores» los pobres.

PARA REFLEXIONAR

Definir los tres tipos de valores

a) Universales

b) Nos hace sentir bien Col 3, 12-14

c) De sobrevivencia Mateo 25, 31-46

Jesucristo vive y nos enseña los valores: Mateo 5, 1-10, Mateo 15,34-38

Actitudes de San Vicente hacia el valor de la caridad y servicio. Texto de San Vicente de Paúl anexo

DINÁMICA.- Haz una lista de 20 valores que practiques. Después de hacer la lista coloca un número del 1 al 20 según la importancia que tenga para ti.

TEXTO SAN VICENTE DE PAÚL

«Tenéis que pensar con frecuencia que vuestro principal negocio y lo que Dios os pide particularmente es que pongáis mucho cuidado en servir a los pobres, que son vuestros señores. Si, hermanas mías, son nuestros amos. Por eso tenéis que tratarlos con mansedumbre y cordialidad, pensando que por eso os ha puesto juntas y os ha asociado Dios. » (IX, 125)

«¡Oh Salvador de nuestras almas, luz del mundo! Te pedimos que ilumines nuestro entendimiento, para que podamos conocer la verdad de las cosas que acabamos de escuchar. Te lo pedimos a ti, que has querido formar para tu servicio una Asociación de pobres hijas, que han de servirte de la misma manera que tú les has enseñado. Haz de ellas, Dios mío, tus instrumentos. Concédeles y concédeme a mí, a pesar de que soy un miserable pecador, la gracia de poder realizar todas mis acciones por caridad, humildad y sencillez en la asistencia al prójimo. Concédenos esa gracia, Señor nuestro. Si somos fieles en la práctica de estas virtudes esperamos que nos concederás la recompensa que les has prometido a todos aquéllos que te sirven en la persona de los pobres» (IX, 538)

PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR

  • ¿Qué valores son realmente importantes para mí?
  • ¿Qué me impide vivir mejor los valores?
  • ¿Un hábito que deseaba superar y lo he conseguido? ¿Cómo?

COMPROMISO

Es necesario aprender a hacer nuestra propia «escala de valores». ¿Qué es lo más importante para ti? «Donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón» (Mat. 6,21)

Lograr que los valores de Jesucristo sean también mis valores, que se vuelvan conducta y actitudes para que realmente le den sentido a nuestra vida. Es una decisión de todos los días, es necesario «practicar» los valores con paciencia, perseverancia y constancia.

«De nada sirve religión ni valores si no hay un contacto con el Ser interno, si no hay un contacto con Dios en nuestro interior, si no hay un conocimiento de quien soy» Anthony de Mello

  • COMO ME COMPROMETO A VIVIR LOS VALORES DE RESPETO, ESCUCHA, COMUNICACIÓN, AMABILIDAD, SOLIDARIDAD, AMOR
  • CON MI FAMILIA,
  • EN MI CENTRO,
  • EN MI SERVICIO. (Comprometerme al menos a tres acciones concretas)

ORACIÓN

¡Señor, danos la gracia de vivir como tu quieres, que nos comprendamos y nos perdonemos en nuestras relaciones con los demás, que no haya en nuestro camino obstáculos, antes bien que seamos abiertos y leales, sinceros y afectuosos y así crezca el amor entre nosotros como un árbol frondoso que cubra a todos los hermanos, Señor! Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.