Interesados en conocer el espíritu de la Congregación

Francisco Javier Fernández ChentoEspiritualidad vicenciana1 Comment

CRÉDITOS
Autor: Flores-Orcajo · Año publicación original: 1985 · Fuente: CEME.
Tiempo de lectura estimado:

«Todo letrado que entiende del reinado de Dios se paree a un padre de familia que saca de su arcón cosas nuevas y antiguas». (Mt 13,52).

«Todos se afanarán siempre por conocer más profundamente este espíritu, volviendo al Evangelio, al ejemplo de San Vicente y a su doctrina, en la convicción de que nuestro espíritu y nuestros ministerios deben alimentarse mutuamente».
(C 8).

Se supone que todo misionero conoce más o menos suficientemente el espíritu de la Congregación. Lo que se pide ahora es «afanarse» por un conocimiento más profundo, más completo, sin reduccionismos, teniendo en cuenta las fuentes de ese espíritu, que son principalmente el Evangelio y la vida y enseñanzas de San Vicente.

1. El necesario discernimiento.

Con frecuencia nos preguntamos qué es lo variable e invariable en la doctrina de San Vicente. Tres largos siglos de historia han sido un tiempo suficiente para que cada época haya hecho su propia lectura de San Vicente. Hoy se nos pide un conocimiento más profundo, hacer nuestra propia lectura en profundidad para actualizarlo para hacerlo más eficaz. Todo esto debe ser fruto de un discernimiento personal y sobre todo comunitario. Tal discernimiento exige estudio.

Dice Pablo VI:

«Ciertamente, no pocos elementos exteriores, recomendados por los Fundadores, se han demostrado sobrepasados… Es necesario hacer adaptaciones, buscar nuevas formas… En este proceso dinámico se corre el riesgo de que el espíritu del mundo se mezcle en la acción del Espíritu Santo, ¿cómo salvaguardar lo esencial? ¿cómo beneficiarse de la experiencia del pasado, de la reflexión del presente, para reforzar esta forma de vida evangélica?… La respuesta no puede ser otra que la disponibilidad al Espíritu». (ET 11).

San Vicente temió que, después de su muerte, aparecieran «falsos profetas» en la Congregación:

«Después de que yo me vaya… surgirán entre vosotros hermanos que os anunciarán cosas perversas y os enseñarán lo contrario de lo que yo os he dicho, pero no los escuchéis, son falsos profetas…». (XI 396). Un modo de resistirlos es conocer en profundidad lo que San Vicente nos dejó dicho.

2. Según las intenciones y propósitos de San Vicente.

Cuando la Iglesia o las comunidades edesiales quieren reformarse o renovarse deben volver a las fuentes. El Evangelio es la primera y principal fuente. Por lo que a la Congregación de la Misión se refiere, la primacía del Evangelio está fuertemente señalada por San Vicente en las Reglas Comunes. (II 1). Hoy la Iglesia, ha recogido todas las enseñanzas del Perfectae Caritatis y la doctrina de Pablo VI en la exhortación «Evangelica Testificatio» y ha establecido una ley, la del canon 578:

«Todos han de observar con fidelidad la voluntad e intenciones de los Fundadores, corroboradas por la autoridad competente, acerca de la naturaleza, fin, espíritu y carácter de cada instituto, así como también las sanas tradiciones, todo lo cual constituye el patrimonio del instituto».

3.Estudio y trabajo apostólico.

Así como la contemplación y la acción se complementan, así también el estudio y el trabajo apostólico lie alimentan mutuamente. Todas las Asambleas Generales lo han reconocido. Baste citar lo que la Asamblea General de 1968 dejó establecido:

«Y aunque difícilmente podremos llegar a comprender este espíritu e imbuirnos de él con la perfección que descubrimos en el Fundador, todos procuraremos conocerlo cada vez más profundamente y nos esforzaremos por revestirnos más y más de él… Tendremos además en cuenta que para conseguir el espíritu de la Congregación, es necesario practicar las obras apostólicas por un auténtico amor a Dios y al prójimo». (AG 68, art. 12).

  • ¿Qué conocimiento tengo del espíritu de la Congregación, de su historia y de todo el patrimonio espiritual, entendido éste según el Perfectae Caritatis 2?
  • Entre mis planes de estudio ¿reservo un tiempo razonable para estudiar más profundamente lo que atañe a la espiritualidad y al apostolado de la Congregación?

Oración:

«¡Señor! que por el eterno decreto que has dado de suscitar una Compañía que haga profesión de imitarte, nos has asociado a tu misión, haz que esta pobre y humilde Compañía de la Misión siga tus máximas, que se empape de ellas y que crezca en sencillez, en humildad, mortificación y celo por la salvación de las almas, para ser cada vez más agradable a los ojos de tu divina Majestad. Es la gracia que te pedimos, Señor, con toda humildad». (Cf. XI, 604).

One Comment on “Interesados en conocer el espíritu de la Congregación”

  1. sSeñor CHENDO el coautor de este articulo, el padre FLORES, era un fiel admirador del padre ANIBAL BUGNINI, me consta. ?NO MERECE EL PADRE BUGNINI, un articulo por su parte
    ¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *