Federico Ozanam, Carta 0028: A Auguste Materne

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Federico OzanamLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Federico Ozanam · Traductor: Jaime Corera, C.M.. · Año publicación original: 2015 · Fuente: Federico Ozanam, Correspondencia. Tomo I: Cartas de juventud (1819-1840)..
Tiempo de lectura estimado:

Ozanam invita a Materne a desprenderse de ideas partidistas y a reflexionar acerca del valor de la civilización medieval.

Lyon, 24 de diciembre de 1830.

Probablemente te verás sorprendido, mi querido Materne, porque, a pesar de tus observaciones, mi poema haya aparecido en l’Abeille[1]. Te confesaré que yo no me he visto menos sorprendido al no encontrar, acerca de mi escrito, más que notas políticas allí donde yo esperaba una crítica literaria.

Tú tratas muy severamente una época a la que, sabios muy distinguidos, llaman la edad heroica de Francia. No tengo tiempo para entrar en una larga discusión acerca de eso, pero te invito a que medites sobre las siguientes cuestiones:

  • ¿Está la sociedad sometida a una ley providencial? Este axioma: el presente está grávido de porvenir, ¿es falso? ¿Está permitido, por consiguiente, en buena filosofía, renegar de una época y arrodillarse ante otra?
  • Sin las cruzadas, ¿hubiese tenido lugar la emancipación de las comunas? Sin la emancipación de las comunas, ¿hubiera habido un tercer estado? Sin tercer estado ¿hubiera habido un 89?
  • ¿Cuál es, de hecho, el juicio sobre la sociedad en la Edad Media? ¿No había nada de ciencia entre los clérigos, de heroísmo entre los caballeros, de buena fe en el pueblo llano?
  • Lo que se llama fanatismo, ¿no sería fuerza de voluntad y, por consiguiente, virtud? ¿Había más o menos generosidad entre nuestros caballeros que entre los romanos? La gente llana, ¿estaba tan sometida como los ilotas de la Esparta libre, y los esclavos de la Roma republicana? Los Gerson, los Abelardo, los Beda, los San Buenaventura, los Thibaut de Champagne, los Joinville, los Froissart, ¿eran unos vándalos?
  • ¿Eran los trovadores más libertinos que Voltaire, Rousseau, Parni? ¿Eran los nobles más inmorales e impuros que Mirabeau, los reyes y los señores más bárbaros que Robespierre?
  • ¿No era el gobierno feudal necesario en una cierta época, y se puede decir que la Europa entera se engañó al constituirse bajo ese régimen?
  • ¿Qué valor tiene la religión como elemento social? Si en otro tiempo hubo demasiado imperio, a partir del 89, ¿no ha habido demasiado poco? ¿Qué valor tiene la industria? Si antes tuvo demasiado poco, ¿no tendrá demasiado ahora, y no estamos bajo un verdadero imperio del dinero?
  • ¿No había tanto patriotismo en Bayard, Clisson, Duguesclin, Dunois, La Trémouille, etc… como en Dumouriez, Joubert, etc… ¿Hubo en la Edad Media crímenes comparables a los del 93, de los que el 89 fue la preparación? Ver sobre estas cuestiones a Guizot, Dubos, Cousin, Casimir Lavigne, carta a Lamartine.

En fin, me gustaría que te preguntases a ti mismo:

  • Si tu espíritu joven, puro, lleno de entusiasmo, no se deja arrastrar a la intolerancia.
  • Si la lectura de los periódicos de un solo partido no puede contribuir a ese arrastre.
  • Si esa lectura no puede llegar a ser, incluso, funesta para tu religión, al mostrarte a todos los monjes como brutos, a los sacerdotes como fanáticos, a los hombres piadosos como hipócritas, etc…
  • Si no te convendría aplicar a esa lectura un algo más de desconfianza y decir, alguna que otra vez: ¿por qué?

En cuanto a mí, he visto con pena, al menos he creído ver, que esos periódicos te inspiraban amargura, sospechas a menudo injustas hacia los hombres de un partido que no es el tuyo (ni precisamente el mío). Te he hablado con franqueza, «sicut amicus ad amicum»[2]. Que eso no te predisponga contra mí sino que, al contrario, te haga reflexionar fríamente y quedarme agradecido porque te he dado consejos que tú, tal vez, no creas buenos, pero que me han parecido tales. Adiós, mi excelente amigo; todo tuyo para siempre.

Ozanam.

Fuente: Archives Laporte (original). • Edición: LFO1, carta 24.

[1]      Jeanne d’Arc à Vaucouleurs (Juana de Arco en Vaucouleurs), publicado en l’Abeille française de agosto de 1830 (Cf. Galopin, p. 35).

[2]*    «Como un amigo a otro amigo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *