Es superior a mis fuerzas

Francisco Javier Fernández ChentoFormación Cristiana0 Comments

CRÉDITOS
Autor: Desconocido .
Tiempo de lectura estimado: 1 minutos

Seguramente que hemos tenido esta sensación en cual­quiera de las distintas áreas de la experiencia humana. Saborear un alimento al que no estamos acostumbrados, levantarnos o acostarnos a una hora inusual para nosotros, el frío o el calor extremados, o sencillamente soportar a alguien que nos resulta desagradable, se nos antoja que es superior a nuestras fuerzas.

Sin embargo no es fácil saber hasta donde llegan nues­tras fuerzas. Y terminamos saboreando los gustos que en un principio nos parecían extraños, encontrando agradable el agua de la playa que al principio nos pare­cía fría, haciéndonos madrugadores o trasnochadores impertérritos y, quién sabe, si hasta haciéndonos amigos de aquellos que en un principio no tolerábamos en nues­tra presencia.

Experiencias similares afectan a nuestra fidelidad cris­tiana. Desde fuera puede parecer que el programa de Cristo es superior a las fuerzas del hombre, que es un programa sólo para los valientes, para los héroes, para los  “santos”. Y resulta que estos, que veían las cosas desde dentro, encontraban su fidelidad de lo más normal y se atrevían con todo.

Ellos habían experimentado la fuerza del Espíritu de Dios que actuaba en ellos, que les cubría con su sombra, como María, que les confortaba para enfrentarse a todo como Pablo, que les capacitaba para hacer signos de salvación,  en el nombre del Señor Jesús, como Pedro y Juan, a las puertas del templo. El pensar en ellos hizo que otros se atrevieran con otro tanto, en la seguridad de estar ayudados de la misma fuerza de lo alto.

Francisco Javier Fernández Chento

Director General y cofundador de La Red de Formación Vicenciana.

Javier es laico vicenciano, afiliado a la Congregación de la Misión y miembro del Equipo de Misiones Populares de la provincia canónica de Zaragoza (España) de la Congregación de la Misión.

Pincha aquí para más información sobre Javier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *