Casa de Caridad y Patronato de San José de Vigo

Mitxel OlabuénagaHistoria de las Hijas de la CaridadLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Manasés Carballo · Año publicación original: 1969 · Fuente: Anales españoles.
Tiempo de lectura estimado:

Hace poco tiempo que se celebró el Centenario de esta gran Institu­ción. Una admirable obra de amor, a cargo de las Hijas de la Caridad. Este Centenario la ha celebrado la preciosa Ciudad de Vigo, con muy solemnes actos. No ignoran los Vigueses, que se trata de una de sus más hermosas instituciones, quizás la de mayor profundidad y proyección humana: La Casa de Caridad, de cuyo nacimiento y vicisitudes a lo largo de cien años, habría de escribir unos tomos de historia y alabanza merecida y nunca suficientemente calibrada, por ninguna generación, en toda su magnitud, por ser de las grandes obras de abnegación y silencio, de trabajo, de práctica del bien y esperanza en una gratitud que no es de este momento.

Resumen cronológico:

En 1836, por la orden de Mendizábal, los PP. Franciscanos se vieron obligados a dejar el Convento, fundado por Fray Juan Pascual en 1551. Tres años más tarde, en 1839, El Gobierno, cede el Edificio al Cabildo de Vigo, para ser destinado a una obra de Beneficencia, pasando a ser albergue de niños desamparados, como casa de Caridad, como fundación benéfica particular, dependiente del Ministerio de Gobernación, dirigida y administrada por un Patronato.

En 1867 vienen a Vigo cuatro Hijas de la Caridad, con el fin de hacerse cargo del benéfico establecimiento. Al siguiente ario, 1868, se consolida la entrega de la Casa de Caridad, a dicha Congregación, figuran do como Superiora, Sor María Gorriz.

Estampas de interés para esta fundación. Entre los muchos testimonios de interés para esta fundación, pueden citarse, como curiosos unos  y de gran valor humano otros, tales como , tales como a lo largo de los cien años seis superioras rigieron la Comunidad  y tan sólo 54 Hermanas, sobre cuyos hombros se asienta el peso de una centuria de ímprobos trabajos de asistencia al prójimo… Heroismos como el de una Sor Carmen que  ofreció su vida por la salud de su Superiora enferma, salvándose ésta y llevándose la muerte a la otra…; Sor Ana Elorga que impregnó virtudes esta casa, en la que vivió 74 años…; Sor Concepción Carbó… que cede todos sus abundantes bienes de herencia en favor de la casa…; Sor Amalia Menchaca, reformadora progresista que impulsa ampliaciones, perfeccionamientos, etc… Sor Eusebia, que pasó haciendo el bien con sencillez Vicenciana…; Sor Josefa Albistur, alma de esta casa en los últimos años, que vertió todo su talento privilegia y toda la ternura maternal de su corazón en las grandes mejoras de esta maravillosa Institución.

Hoy, Sor Purificación, sigue con la sementera del bien para que la Casa de Caridad esté a la altura de los tiempos presentes.

La Ciudad de Vigo ha crecido vertiginosamente a lo largo de esta centuria, y hoy, la casa de Caridad, merced a esfuerzos, en su mayor parte anónimos, está a la altura de las mejores Instituciones de su clase: pero en constante necesidad de apoyo por la amplitud alcanzada. Las reformas del viejo Convento han capacitado a la Residencia para 350 internos, que disfrutan de las mejores condiciones higiénicas en general. Residencia para jóvenes y “Hogar San José” constituyen una verdadera familia: Cobijo amable, comida, cama, instrucción eficiente, niñas y niños son todos de origen pobre, huérfanos muchos de ellos y también desamparados.

Los niños viven en esta casa hasta los 11 años. Después pasan a otros centros de Formación profesional, a los que llegan ya preparados intelectualmente y bien educados y, no son pocos los que pasan a estudios de carreras superiores. Las niñas están en este Centro hasta que toman estado, ya para el matrimonio ya para religiosas.

La formación es integral, moderna y orientada hacia el futuro. Clases en soleadas aulas, cultura general, con ampliación en estudios de taquimecanografía, música, corte y confección, labores, enseñanza de hogar, deportes, actividades artísticas, etc. Quiero consignar que la Coral c12 esta casa ha arrancado en varias ocasiones los primeros premios de los grandes concursos de Vigo. Es que cuentan con grupos folklóricos, con programas artísticos de gran belleza y gozan de una libertad ordenada, con base sobre la firme educación recibida, que constituye después una libertad ejemplar.

Muchos son los ángeles protectores de esta Institución. El Gobierno Civil, el Excelentísimo Ayuntamiento de Vigo, la Protección de Meno­res, El Tribunal Tutelar, el Patronato Nacional de San Pablo… Esos Do­nantes anónimos que llegan todos los días a las puertas de la casa para cumplir la máxima Evangélica de que no sepa tu mano derecha…, Dios les bendiga. Ángeles fueron también de la Casa de Caridad, don Fer­nando Conde, don Estanislao Durán, doña María de las Nieves Sitja, doña Elvira Pardo, don Manuel Palacios, don Joaquín Dávila, don Hermenegildo Alfageme, don Luis Rocafort y, como corona, don Eduardo González, que sentía una santa chifladura por la Casa de Caridad. Todos ellos disfrutan ya del venid benditos de mi Padre porque tuve hambre…

Si vais a Vigo y queréis ver una casa impregnada de las virtudes Vi­cencianas, id a este Templo de amor a Dios y al prójimo. Allí se respira la sencillez que nos enseñó San Vicente. Verdadera Colmena de abejitas del Señor, que elaboran día a día el riquísimo panal de amor a Dios y al prójimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *