Análisis Hermenéutico de Tres Conferencias de San Vicente de Paúl y su Actualidad en la Situación de Pobreza en Centro América (2)

Francisco Javier Fernández ChentoFormación VicencianaLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Julio Adolfo Castellanos · Año publicación original: 1997 · Fuente: Facultad de Humanidades de la Universidad Rafael Landívar, Guatemala.

Tesis de licenciatura de Julio Adolfo Castellanos, al conferirsele el Título de Letras y Filosofía en el Grado de Licenciando en Guatemala, Octubre de 1997, Universidad Rafael Landívar Facultad de Humanidades Departamento de Letras y Filosofía. Tesis presentada al Consejo de la Facultad de Humanidades de la Universidad Rafael Landívar. Por su extensión se presenta en varias entradas.


Tiempo de lectura estimado:

I. Introducción

Vicente de Paúl, un pobre campesino del siglo XVII proveniente de la Gascuña francesa, intenta salir de su propia condición económica a través del sacerdocio, pero se encuentra con un pueblo que sufre una guerra, un grupo de campesinos muriendo de hambre, que vivían en la miseria y que nadie les había predicado el mensaje del evangelio.

Es la época de los reyes Enrique IV, Luis XIII y Luis XIV (llamado el rey sol, debido a la cantidad de oro que lucía), los que buscan que Francia ocupe un lugar hegemónico entre los países europeos. El rey y los nobles, gozan de gran riqueza en tanto que la mayoría de súbditos vive en total pobreza. Además, se construyen grandes palacios de lujo, pintores y escultores renombrados adornan las salas de estos palacios. En Francia gobiernan junto al Rey, los cardenales Mazarino y Richelieu, por lo que hay un gran concordato entre el poder político y el poder eclesial.

Por su parte, la Iglesia Católica pasa por el período de la Contrarreforma y debido a que la mayoría de la población es analfabeta, establece como una forma de exaltar el culto y la fe por medio del arte, creándose grandes escuelas en las que predomina el estilo barroco, que tiende a la exageración desmedida en rica ornamentación y uso de materiales de gran valor; oro, plata, piedras preciosas en los instrumentos como en los cálices y sagrarios. El gobierno y la Iglesia para poder mantener sus guerras y sus lujos, acuden al cobro de elevados impuestos a la población.

Gracias a la motivación de un grupo de señoras, Vicente empieza a organizar un grupo de ayuda para la gente más pobre de la aldea de Chatillon Les Dombes, extendiéndose la obra de las «Cofradías de Caridad», nombre que adopta el grupo, por Francia y posteriormente a Polonia e Italia. En 1617 reune a un grupo de sacerdotes y hermanos para que prediquen la Palabra de Dios en los campos rurales, promoviendo las misiones para recuperar la misión fundamental de Jesucristo de llevar la Buena Nueva a los pobres saliendo de las ciudades, en donde se hallaban todos los sacerdotes. Posteriormente, con la ayuda de Luisa de Marillac forma un grupo de muchachas campesinas, para que atiendan las necesidades de la gente pobre de la ciudad, de los niños abandonados, de los enfermos en los hospitales y de los campesinos de las áreas más alejadas de los centros de servicio.

Luego de la muerte de San Vicente, la obra de sus seguidores se extiende por todo el mundo, llegando a Guatemala en el año de 1862. En Centro América las obras de los padres de la Congregación de la Misión (Padres Paulinos), ha variado en sus formas de comprender el carisma Vicentino a través de diversas obras caritativas, pero al mismo tiempo se ha perdido la verdadera intención que movió a San Vicente desde la realidad de los más pobres y abandonados.

Y es que San Vicente fue movido por diversas situaciones, a realizar proyectos de distinta índole, pero el objetivo de su obra siempre fue el amor profundo a la gente más abandonada entre los abandonados, y nunca escatimó esfuerzo por motivar a los demás a preocuparse realmente por el bien del prójimo.

Pero debido a esa personalidad multifacética, algunos lo han visto sólo desde algún punto y se han quedado en el seguimiento exclusivo de una obra, faltando la visión clara de los objetivos esenciales que estuvieron detrás de las obras de San Vicente.

Esa es la necesidad que existe de un estudio serio y real de las enseñanzas de San Vicente de Paúl, para retomarlas y descubrir de esos mensajes la esencia y el empuje que quiere transmitir Vicente a sus seguidores.

Por lo que se propone retomar algunas de sus conferencias, especialmente las que predica en del año 1658, dos años previos a su muerte, época de su edad madura; en las que se ven su experiencia y su entrega a los más necesitados, estas predicas son expuestas por medio de unas reuniones o Conferencias, que los viernes eran dirigidas a los miembros de la Congregación de la Misión.

Además Vicente tenía las «Conferencias de los Martes» en las que animaba a los sacerdotes y religiosos, tanto de la Congregación de la Misión, cómo de otras órdenes y del Clero Secular de París a trabajar en un apostolado serio, lleno de profundidad espiritual, que moviera a los demás a encontrar a Cristo dentro de la gente pobre.

De ahí surge la inquietud de profundizar algunos textos, para comprobar la validez de la palabra de Vicente de Paúl en la época actual. Por eso se propone el análisis de las tres conferencias que dirige especialmente a sus misioneros Vicentinos en 1658. La primera conferencia es la que dirige a los aspirantes al sacerdocio que inician su etapa de filosofía denominada «Consejos a los Jóvenes Estudiantes que van a Empezar La Filosofía» (23 de octubre de 1658), la segunda es una conferencia sobre «Los Deberes Propios de la Congregación de la Misión» (6 de diciembre de 1658), y la tercera es una conferencia sobre «Los Miembros de la Congregación de la Misión y sus Ocupaciones», (13 de diciembre de 1658).1

Vicente de Paúl escribió una larga serie de textos, epístolas, conferencias y otros escritos de gran valor espiritual, eclesial y pastoral; pero muchos de ellos son desconocidos para los miembros de la familia vicentina. ¿Faltará tiempo para profundizar en el carisma?, posiblemente la carencia de un método adecuado que invite a los Vicentinos a leer y reflexionar las palabras del fundador. Por eso se han escogido éstos tres textos, para proponer el Análisis Hermenéutico, como un posible método de lectura y análisis de las Conferencias de San Vicente de Paúl. Pensando en que la constante reflexión del carisma Vicentino debe motivar a los misioneros a mejorar su trabajo pastoral, en beneficio de los pobres de Centro América

Todos estos antecedentes obligaron al investigador a hacer un trabajo que pretende cuestionar y abrir espacios de reflexión a los miembros de las obras vicentinas sobre la manera de comprender y ejercitar el carisma Vicentino, por lo que se proponen las siguientes interrogantes a los miembros de la Congregación de la Misión en Centro América: ¿Se hacen propias las palabras de Jesús que dicen: «He sido enviado a evangelizar a los pobres»?2, ¿Será que los seguidores del carisma Vicentino en Centro América ven las necesidades actuales del país con la misma profundidad que Vicente de Paúl las vio en la Francia del siglo XVII?, ¿Cómo mueven éstas enseñanzas y ejemplos de vida de San Vicente de Paúl, ha ser creativos por el bienestar de los más necesitados?.

  1. Coste, 1909. Obras Completas. Tomo XI pp 372-374, 381-414
  2. Lc. 4, 18

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *