13º Domingo de T.O. (reflexión de Rosalino Dizon Reyes)

Ross Reyes DizonHomilías y reflexiones, Año ALeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: .
Tiempo de lectura estimado:

Mejor la repbrobación que la aprobación

Jesús es la verdad en persona de que es mejor ser reprobado que aprobado por el mundo.

El mundo no puede aceptar al Verbo.  Está el Verbo en el mundo, pero el mundo no lo conoce siquiera.  Y aun viniendo a los suyos, el Verbo permanece inaceptable.  Los judíos mundanos, desde luego, no representan lo mejor que hay en el judaísmo.  Pero a cuantos reciben al Verbo se les paga con la vida nueva, mejor que lo que recibió la sunemita.

Pero la verdad es que el Verbo se ha hecho semejante a nosotros en todo, menos en el pecado.  Cierto, igual que todo humano, ha nacido de una madre.  María, sin embargo, concibió por el Espíritu Santo.  A esta fuerza mayor y mejor de todas, no le impidió la virginidad.

Así que Jesús es hijo de María y revelado también como heredero del trono davídico.  Pero mejor todavía, es Hijo, a la vez, del Altísimo.  Solo que les resulta difícil a los suyos reconocer tanto su carácter mesiánico como su condición divina.

Era que nació él en la ciudad de David, lejos de la capital y del palacio real.  José vio a María dar a luz a Jesús en un lugar para animales.  No lo acostó, pues, en una cuna noble, sino en un pesebre, lo cual indicaba el carácter de alimento del recién nacido.

Sí, Jesús enseña, de palabra y de obra, que es mejor dejarse consumir que consumírselo todo.  La misma enseñanza se nos imparte en la institución de la Eucaristía.  El lavatorio además de los pies, símbolo del amor hasta el extremo, resalta que servir es mejor que ser servido.

Mejor que lo que promueve el mundo es lo que desprecia en la doctrina y ejemplo de Jesús.

La locura de Dios manifestada en Jesús es más sabia que la sabiduría del mundo.  Y más fuerte que la fortaleza mundana es la debilidad divina cuyo colmo es la cruz.  Se nos enseña, pues, que Dios escoge a la gente baja del mundo, lo despreciable, lo que no cuenta.

Y para escándalo de los judíos y asombro de los paganos proclama Jesús las bienaventuranzas.  Mejor servir pobres a Dios totalmente y al prójimo como a nosotros mismos que servir ricos al dinero.  Se nos plantean además los desafíos del evangelio de hoy

Señor, haz que nos alegremos con los alegres y lloremos con los que lloran, haciéndonos mejores que las bestias(SV.ES XI:561).  Ojalá veamos a Dios cada vez mejor.  Concédenos paz, bendiciéndoles incluso a los que nos persiguen.

2 Julio 2017
13º Domingo de T.O. (A)
2 Re 4, 8-11. 14-16a; Rom 6, 3-4.  8-11; Mt 10, 37-42

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *