Vicente de Paúl, Carta 1366: Alano De Solminihac a San Vicente

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Vicente de PaúlLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Vicente de Paúl · Año publicación original: 1976 · Fuente: San Vicente de Paúl. Obras completas. Tomo IV. Correspondencia 4. Abril 1650 - Julio 1653. Trad. de A. Ortiz sobre la edición crítica de P. Coste. Salamanca : Sígueme, 1976. 610 p. ; 22 cm..
Tiempo de lectura estimado:

Mercuès, 4 de enero de 1651

Padre:

En diversas ocasiones le he manifestado por escrito y verbalmente el deseo que tengo de descargarme de la abadía de Chancelade, que he retenido para defenderla contra los que la estaban apeteciendo y para no abandonar a sus buenos religiosos, que me han pedido que no los deje mientras siguen los pleitos. Actualmente he de decirle que tengo tantas ganas de renunciar a ella que me parece que no estaré tranquilo hasta que lo consiga, aunque me encuentro muy impedido para hacerlo y preveo que caerán grandes males sobre esos religiosos, si sus asuntos no se arreglan.

Por eso mismo le suplico con todo mi corazón que obligue al padre Vitet a no cejar hasta que haya logrado anular la sentencia del abad de Grosbois, que él permitió que se pronunciase con su desobediencia formal, y que no salga de París hasta que lo consiga. Está obligado a ello por toda clase de deberes de honradez y de conciencia. En fin, que tiene que reparar la falta que cometió. Le ha escrito al padre Garat que está empezando a aburrirse y que no hará nada en París. Le pido a Dios que le dé a conocer su obligación y le conceda la gracia de cumplirla. Es absolutamente necesario que no diga usted nada de este gran deseo que siento de dejar la abadía; él también lo está deseando con tanta pasión que no cree que pueda verlo jamás.

Ya sabe usted la enfermedad del buen padre Treffort. Ahora se encuentra mejor, gracias a Dios.

El señor des Vergnes, mi secretario, me ha escrito en dos o tres ocasiones que el señor abad de Estaing le había dicho que, apenas consiguiera su nombramiento de obispo de Clermont, vendría a verme. Si me concede ese honor, haré todo cuanto pueda para obligarle a que le pida algunos padres para que funden el seminario de Clermont, ya que es un lugar muy indicado para sus sacerdotes. Si le va a ver usted, creo que no estaría mal comunicarle la conferencia de prelados que hemos tenido aquí y, si dice que quiere seguir sus resoluciones, le mandaré una copia.

Le he enviado al señor obispo de Périgueux, siguiendo sus indicaciones, una copia de la fundación de ustedes en Cahors y le las patentes del rey. Creo que debe usted tener mucho cuidado con los sitios en donde fundan; no tomar pequeñas diócesis, por varias razones. Habrá otras mucho mayores que les pedirán, y entonces no tendrá usted gente para poder enviarles. Soy siempre, padre…

ALANO
obispo de Cahors

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *