Novena a la Virgen Milagrosa 2012: Presentación

Francisco Javier Fernández ChentoVirgen MaríaLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Comunidad de Misioneros Paúles de Pamplona-Iglesia · Año publicación original: 2012.
Tiempo de lectura estimado:

¡Dichosa tú por haber creído
que llegará a cumplirse lo que te han dicho de parte del Señor!
(
le dice su prima Isabel)

¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron!
(
dice una mujer del pueblo)

Mejor: ¡Dichosos los que escuchan el mensaje de Dios y lo cumplen»
(
dice Jesús)

Presentación

Pulsa sobre esta imagen para descargar el folleto completo

La Virgen Milagrosa un año más nos convoca en torno al altar de la Eucaristía y en torno a la mesa de la Palabra. Un año más la comunidad de «La Milagrosa» de los Misioneros Paúles de Pamplona presenta con humildad estos materiales para ayudarnos y ayudar a quienes deseen celebrar con fervor y compromiso la Novena en honor a la Virgen Inmaculada de la Medalla Milagrosa.

En años anteriores la Novena se ha centrado en la figura y misión de la Virgen María, desde la Palabra y los Documentos de la Iglesia que nos hablan de ella. En esta ocasión, María será el fondo, el horizonte, del motivo central de nuestra fe: Jesucristo.

Creemos que la Virgen Inmaculada de la Medalla Milagrosa, como todas las madres, prefiere que hablemos de su Hijo Jesucristo, más que de ella. Creemos que prefiere que, siendo devotos suyos, seamos sobre todo seguidores de su Hijo. Creemos que prefiere que escuchemos a su Hijo, más que nos escuche ella a nosotros. Prefiere que hagamos lo que Él nos diga, más que ella haga lo que nosotros le pidamos.

Dos acontecimientos eclesiales marcan el ritmo y el tono de esta Novena: Por una parte, el Año de la fe, convocado por el Papa Benedicto XVI en su Carta Apostólica «Porta Fidei» y que se ha puesto en marcha en toda la Iglesia el día 11 de octubre de 2012; y por otra, el Sínodo sobre la Nueva Evangelización celebrado en Roma recientemente.

Ambos acontecimientos se reflejan en la Carta del Papa:

«»Caritas Christi urget nos» (2 Co 5, 14): es el amor de Cristo el que llena nuestros corazones y nos impulsa a evangelizar. Hoy como ayer, él nos envía por los caminos del mundo para proclamar su Evangelio a todos los pueblos de la tierra (cf. Mt 28, 19). Con su amor, Jesucristo atrae hacia sí a los hombres de cada generación: en todo tiempo, convoca a la Iglesia y le confía el anuncio del Evangelio, con un mandato que es siempre nuevo.» (PF, 7)

Pero es la Palabra de Dios la que guiará nuestro caminar en esta Novena. Siguiendo el ejemplo de María «debemos descubrir de nuevo el gusto de alimentarnos con la Palabra de Dios.» (PF, n. 3). «»Que la Palabra del Señor siga avanzando y sea glorificada» (2 Ts 3, 1): que este Año de la fe haga cada vez más fuerte la relación con Cristo, el Señor, pues solo en él tenemos la certeza para mirar al futuro y la garantía de un amor auténtico y duradero.» (PF, n. 15). Dos criterios están presentes, tanto en las Lecturas como en las sugerencias para la homilía:

  • Primero: de la mano del evangelista San Juan escucharemos la buena noticia de que el «encuentro con Jesucristo» es lo que cambia una vida. El Primer encuentro es el de Dios con la Humanidad, acampando entre los suyos, aunque éstos no lo recibieran. Después vendrán otros encuentros (en las bodas de Caná, Nicodemo, la Samaritana, el Funcionario real, el paralítico…), que quieren hacernos tomar conciencia de nuestro propio encuentro con Él.
    El Papa nos invita a tener «la mirada fija en Jesucristo, «que inició y completa nuestra fe» (Hb 12, 2): en él encuentra su cumplimiento todo afán y todo anhelo del corazón humano.» (PF, 13)
  • Segundo: de la mano del Apóstol Santiago, la Palabra nos recordará que la «fe solo crece y se fortalece creyendo», pero también que «la fe sin la caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y el amor se necesitan mutuamente, de modo que una permite a la otra seguir su camino.» (PF, 14)

Las Sugerencias para la homilía son exactamente eso: sugerencias. El que sirve el Pan de la Palabra a la comunidad debe primero amasar y cocer ese Pan en su corazón, en su mente, para que sea Pan reciente, el Pan que le gusta a la gente sencilla.

Las Oraciones y el Himno/prefacio de la Plegaria Eucarística harán cada día presente a nuestra Madre la Virgen Inmaculada, modelo de discípula y de creyente.

El Papa sintetiza el camino de fe de María con estas palabras: «Por la fe, María acogió la palabra del Ángel y creyó en el anuncio de que sería la Madre de Dios en la obediencia de su entrega (cf. Lc 1, 38). En la visita a Isabel entonó su canto de alabanza al Omnipotente por las maravillas que hace en quienes se encomiendan a Él (cf. Lc, 1, 46-55). Con gozo y temblor dio a luz a su único hijo, manteniendo intacta su virginidad (cf. Lc 2, 6-7). Confiada en su esposo José, llevó a Jesús a Egipto para salvar de la persecución de Herodes (cf. Mt 2, 13-15). Con la misma fe siguió al Señor en su predicación y permaneció con él hasta el Calvario (cf. Jn 19, 25-27). Con fe, María saboreó los frutos de la resurrección de Jesús y, guardando todos los recuerdos en su corazón (cf. Lc 2, 1.51), los transmitió a los Doce, reunidos con ella en el Cenáculo para recibir el Espíritu Santo (cf. Hch 1, 14; 2, 1-4).» (PF, 13).

Este material litúrgico, preparado comunitariamente, se ofrece con la intención de hacer un servicio a los que tienen devoción a la Virgen Inmaculada de la Medalla Milagrosa, para que esa devoción sea no solo mariana, sino sobre todo cristocéntrica, como le gusta a ella. Santa Luisa de Marillac, en sus reflexiones sobre la devoción a la Virgen María, asegura: «Al ejecutar nuestras acciones, pongamos los ojos en las de la Santísima virgen y pensemos que el mayor honor que podemos tributarle es imitar sus virtudes…»

OH MARÍA, SIN PECADO CONCEBIDA:
ROGAD POR NOSOTROS QUE RECURRIMOS A VOS.

Día 1º 19 de Noviembre – Lunes

JESUCRISTO ES LA PUERTA DE DIOS

«»La puerta de la fe», que introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia, está siempre abierta entre nosotros. Se cruza este umbral cuando la Palabra de Dios se anuncia y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma»… (Porta Fidei, 1).

Si por la puerta se entra en la casa, en Dios entramos por la Palabra y Puerta de Jesucristo. La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Encuentro de Dios con la humanidad. María la tierra donde Dios acampó.

Día 2º 20 de Noviembre – Martes

A VINO NUEVO, ODRES NUEVOS

«… Mientras que en el pasado era posible reconocer un tejido cultural unitario, ampliamente aceptado en su referencia al contenido de la fe y a los valores inspirados por ella, hoy no parece que sea ya así en vastos sectores de la sociedad, a causa se una profunda crisis de la fe que afecta a muchas personas.» (Porta Fidei, 2).

«Por otra parte, no podemos olvidar que muchas personas en nuestro contexto cultural, aún no reconociendo en ellos el don de la fe, buscan con sinceridad el sentido último y la verdad definitiva de su existencia y del mundo. Esta búsqueda es un «preámbulo» de la fe, porque lleva a las personas por el camino que conduce al misterio de Dios.» (Porta Fidei, 10).

María, en las bodas de Caná, está atenta, en primer lugar, a la situación delicada de los nuevos esposos, y, en segundo lugar, a la intencionalidad de Jesús y, a pesar de la contestación de su hijo, y del despiste del maestro del banquete, dice a los camareros que hagan lo que les diga Jesús. Con este signo Jesús manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en Él, le dieron su adhesión.

Día 3º 21 de Noviembre – Miércoles

ES CREYENTE EL QUE CUMPLE LO QUE OYE

«… La pregunta planteada por los que escuchaban a Jesús es también hoy la misma para nosotros: «¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras de Dios?» Sabemos la respuesta de Jesús: «La obra de Dios es ésta: que

creáis en el que él ha enviado». Creer en Jesucristo es, por tanto, el camino para poder llegar de modo definitivo a la salvación.» (Porta Fidei, 3).

María supo hacer vida los tres verbos de oír (la oyente de la Palabra), hablar (en himno profético de alabanza y de denuncia, o en palabra concisa: «haced lo que Él os diga») y cumplir («dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen»). María supo entrar en la novedad propuesta por su Hijo, supo nacer de nuevo al proyecto de Dios, al don de sí misma, al dejarse llevar y habitar por el Espíritu, a ser nueva criatura.

Día 4º 22 de Noviembre – Jueves

ESCRIBE DOS LÍNEAS SOBRE TU FE

«…los contenidos esenciales que desde siglos constituyen el patrimonio de los creyentes tienen necesidad de ser confirmados, comprendidos y profundizados de manera siempre nueva, con el fin de dar un testimonio coherente en condiciones históricas a las del pasado.» (Porta Fidei, 4)

«…el Año de la fe deberá expresar un compromiso unánime para redescubrir y estudiar los contenidos fundamentales de la fe, sintetizados sistemática y orgánicamente en el Catecismo de la Iglesia Católica.» (Porta Fidei, 11)

Como la samaritana, también el hombre actual puede sentir de nuevo la necesidad de acercarse al pozo para escuchar a Jesús, que invita a creer en él y a extraer el agua viva que mana de su fuente (cf. Jn 4, 14). Debemos descubrir de nuevo el gusto de alimentarnos con la Palabra de Dios, transmitida fielmente por la Iglesia, y el Pan de la vida, ofrecido como sustento a todos los que son sus discípulos (cf. Jn 6, 51) (PF, 3)

Día 5º 23 de Noviembre – Viernes

TODO CONCILIO ES UNA HORA DE DIOS PARA EL MUNDO

«Siento más que nunca -dice Benedicto XVI- el deber de indicar el Concilio como la gran gracia de la que la Iglesia se ha beneficiado en el siglo XX. Con el Concilio se nos ha ofrecido una brújula segura para orientarnos en el camino del siglo que comienza.» (Porta Fidei, 5).

«El Año de la fe será también una buena oportunidad para intensificar el testimonio de la caridad (cita St 2, 14-18). … La fe sin caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y el amor se necesitan mutuamente, de modo que una permite a la otra seguir su camino.» (Porta Fidei, 14).

La atención de los pobres visibiliza la fe en Dios, al decir de san Vicente de Paúl, lo mismo que la asistencia al parto de Isabel visibilizó la fe de Nuestra Señora.

Día 6º 24 de Noviembre – Sábado

LA FRAGILIDAD DEL LENGUAJE

«En esta perspectiva, el Año de la fe es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo. Dios, en el misterio de su muerte y conversión y resurrección, ha revelado en plenitud el Amor que salva y llama a los hombres a la conversión mediante la remisión de los pecados.» (Porta Fidei, 6)

María es una conversa a Dios y de Dios. Por eso canta, con lengua limpia, la mirada de Dios sobre ella. María bendice la grandeza del Señor y denuncia, con voz de profeta, las injusticias y la toma de postura del mismo Dios ante esas injusticias. María dice palabras que denotan la sensibilidad y la atención a las necesidades de los demás: «No tienen vino», y palabras que nos ponen en la dirección correcta para caminar: «Haced lo que él os diga».

Día 7º 25 de Noviembre – Domingo

EL REINO DE DIOS ES MUY REALISTA

«Como afirma san Agustín, «los creyentes se fortalecen creyendo»…Así, la fe sólo crece y se fortalece creyendo; no hay otra posibilidad para poseer la certeza sobre la propia vida que abandonarse, en un in crescendo continuo, en las manos de un amor que se experimenta siempre como más grande porque tiene su origen en Dios.» (Porta Fidei, 7)

«Venga a nosotros tu Reino», repetimos en la oración del padrenuestro. Esta petición quiere ser hoy más consciente y comprometida, como la de nuestros misioneros en Honduras, como la de María, nuestra Madre de las manos abiertas.

Día 8º 26 de Noviembre – Lunes

NI VOLUNTARISTA NI PROVIDENCIALISTA, SINO CRISTIANO REALISTA

«Queremos celebrar el Año de la Fe de manera digna y fecunda. Habrá que intensificar la reflexión sobre la fe para ayudar a todos los creyentes en Cristo a que su adhesión al Evangelio sea más consciente y vigorosa, sobre todo en un momento de profundo cambio como el que la humanidad está viviendo.» (Porta Fidei, 8)

San Juan dice que Jesús nada hacía que no hubiera visto hacer a su Padre. María es autónoma como mujer, pero se entrega a Dios y Dios la redimensiona.

Día 9º 27 de Noviembre – Martes

LA PEQUEÑA MÁS GRANDE

«Deseamos que este Año (de la Fe) suscite en todo creyente la aspiración a confesar la fe con plenitud y renovada convicción, con confianza y esperanza. Será también una ocasión propicia para intensificar la celebración de la fe en la liturgia, y de modo particular en la Eucaristía, que es «la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia y también la fuente de donde mana toda su fuerza». Al mismo tiempo, esperamos que el testimonio de vida de los creyentes sea cada vez más creíble…» (Porta Fidei, 9)

María y la Comunidad creen en Jesús y lo meditan, y el Cristo creído y meditado ilumina la vida de hombres y mujeres de la Historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *