Luisa de Marillac, Carta 0567: A mis queridas Hermanas las Hijas de la Caridad

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Luisa de MarillacLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Luisa de Marillac .
Tiempo de lectura estimado:

Siervas de los pobres enfermos

Chantilly

Hoy, 30 de enero de 16571

Mis queridas Hermanas:

Como ya les he dicho, he tenido un gran consuelo al saber que los pobres están bien asistidos. ¡Dios sea por ello eternamente bendito! No dudo de que al cumplir ese deber, son ustedes también muy exactas en cumplir el de la fidelidad que deben a Dios para la observancia de sus reglas, especialmente para el retraimiento del trato con el mundo, salvo en casos de reconocida necesidad. Créanme, Hermanas, si a veces el mundo nos reprocha el que no le demos ciertos gustos que no debemos darle, después se edifica al reconocer que lo hacemos así por un principio de virtud y se da muy bien cuenta de las que se dejan ganar por los aplausos. Creo que siempre redundan en bien de quienes los reciben con la mirada puesta en Dios, aunque no los necesiten sobre el particular.

Es necesario que Sor Juana Bonvilliers2 haga un breve viaje aquí; le ruego a usted, Sor Genoveva,3 que la envíe lo antes que le sea posible, porque si bien confío plenamente en usted, como en ninguna otra de nuestras Hermanas, no sería conveniente, sin embargo, se quedara usted sola durante los días de carnaval. Mándeme usted por ella noticias de su salud y de todas las cosas de ahí, y créanme las dos en el amor de Nuestro Señor, queridas Hermana, su muy humilde hermana y servidora.

  1. C. 567 Rc 3 lt 510. Letra de Sor Guérin. Carta firmada.
  2. Juana Bonvillers (ver C. 422, n. 3).
  3. Genoveva Doinel (ver C. 304, n. 3).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *