Luisa de Marillac, Carta 0315: A mi querida Sor Juana Lepintre

Francisco Javier Fernández ChentoEscritos de Luisa de MarillacLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Luisa de Marillac .
Tiempo de lectura estimado:

Hija de la Caridad sierva de los Pobres enfermos en el hospital de Nantes

Hoy, 13 de enero de 16501

Querida Hermana:

La acompaño en su dolor por la pérdida que ustedes y nosotros hemos sufrido con la muerte de nuestra buena Sor María Arnou,2 a la que nuestro buen Dios ha encontrado digna de llevársela para colocarla en su santo paraíso. Le aseguro, querida Hermana, que esta noticia nos ha sorprendido mucho. Ahora deseo grandemente saber en qué ha parado la enfermedad de nuestra Sor María Noret.3 Haremos todo lo que podamos por enviarle ayuda; hemos perdido tantas Hermanas que ha quedado disminuido el número de las que están capacitadas para trabajar bien y además, nos piden de tantas partes que es imposible atender a las peticiones. Las disposiciones de Dios han sido admirables con la buena señora Juana Marchais.4 Todos sus asuntos se habían desembrollado, resolviéndose muy en honor suyo, se había prometido a otro y estaba resuelta a casarse con él; pero no eran éstos los designios de Dios. Quedan negocios pendientes que tendrán que resolver sus parientes, ya que a ella no le ha dado tiempo de dilucidarlos, pues durante su enfermedad estuvo casi todo el tiempo delirando o adormilada; sin embargo, tuvo la dicha de poder recibir los santos Sacramentos de la Iglesia. Estaba con la señora Boulonnois.

Le ruego me escriba cómo fue lo de nuestra querida Hermana difunta. La semana pasada escribí extensamente al señor de Annemont5 acerca de las dificultades que me ha comunicado usted.

Estoy preocupada de que no me diga usted nada en particular de Sor Renata.6 Dígale usted, por favor, que Sor Juana Delacroix7 le envía sus recuerdos, como también yo lo hago a todas nuestras Hermanas, en especial a Sor Enriqueta,8 a la que, tanto como me es posible, exhorto a la perseverancia en amar la estabilidad. La considero dichosa por haberla hecho Dios tan útil para el servicio de los pobres. Mucho tiene que humillarse por ello y poner cuanto pueda de su parte por ser fiel y reconocida a la bondad de Dios. Su hermana, su sobrino, y sus sobrinas se encuentran bien de salud.

Hermanas todas, les ruego que sepan aprovechar la gracia que Dios les concede al haberles dado, en sus necesidades, la asistencia del señor de Annemont. Tengo la seguridad de que es para ayudarlas a que gocen de tranquilidad después de todas las tormentas pasadas y se renueven en el espíritu de unión y cordialidad que las Hijas de la Caridad deben tener, mediante el ejercicio de esa misma caridad que va acompañada de todas las demás virtudes cristianas, especialmente la de la tolerancia de unas con otras, nuestra virtud más querida. Se la recomiendo con todo mi interés, como algo absolutamente necesario, ya que nos lleva siempre a no ver las faltas de los demás con acritud, sino a disculparlas siempre, humillándonos nosotras. Querida Hermana, le ruego que pida este espíritu, que es el espíritu de Nuestro Señor, para toda la Compañía, y créame en su santo amor, querida Hermana, su muy humilde y afectísima hermana y servidora.

P.D. Les ruego a todas, queridas Hermanas, que ofrezcan la Sagrada Comunión por mi hijo que creo va a recibir el sacramento del Matrimonio en estos días. Dios parece haberle escogido una señorita joven9 muy virtuosa, que no es de París.

  1. C. 315 Rc 3 It 275. Carta autógrafa.
  2. María de Arnou, natural de Ennery, llegó a Nantes en noviembre de 1648. Falleció a principios de enero de 1650.
  3. María Noret, llegada en junio de 1649 al hospital de Nantes, debía morir hacia el mes de abril de 1650.
  4. Parece deducirse con claridad que esta señora falleció de rápida e inesperada enfermedad.
  5. Señor Annemont, consejero de las Hermanas (ver C. 189 n. 4).
  6. Renata Delacroix, oriunda de Le Mans, entró en la Compañía de las Hijas de la Caridad en 1646. Llegó a Nantes en junio de 1649, y allí permaneció hasta 1655. Fue después a la parroquia de San Bartolomé, de París.
  7. Juana Delacroix su hermana mayor (ver C. 350 n. 5).
  8. Enriqueta Gesseaume (ver C. 86 n. 1).
  9. Gabriela Le Clerc, de la localidad de Champlan. El matrimonio se celebró el 18 de enero de 1650.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *