Juan Gabriel Perboyre, C.M., Mártir Y Primer Santo De China

Francisco Javier Fernández ChentoJuan Gabriel PerboyreLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: Joseph Chow Chihyi, C.M. · Año publicación original: 1996 · Fuente: Vincentiana.
Tiempo de lectura estimado:

La gran noticia de la canonización de Juan Gabriel Perboyre nos alegra y nos invita a dar gracias al Buen Dios, así como a Su Santidad Juan Pablo II a quien el Buen Dios ha inspirado canonizarle. Entonemos el «Te deum laudamus…» porque es un gran honor para toda la Congregación de la Misión y especialmente para los Misioneros de la Congregación chinos y todos los Misioneros de China.

I. La sangre de Juan Gabriel enardece nuestro celo por las almas

Imitemos el celo de Juan Gabriel que pide insistentemente ser enviado a China para salvar a los infieles. Después de haber orado con fervor, se fue a los pies del Superior General, P. Salhorgne para pedirle ir a China a salvar a los infieles. El celo le hizo soportar en su ministerio pastoral el hambre y la sed para la mayor gloria de Dios. Fue el celo por las almas el que empujó a Juan Gabriel a estar siempre dispuesto, tanto de día como de noche, a correr por todas partes donde su ministerio le llamaba. No tenía en cuenta para nada las fatigas, ni los desvelos.

Fue el celo por las almas el que le hizo responder al juez: «Hasta la muerte rehusaré renegar de mi Fe y pisar el crucifijo». En fin fue por su celo por las almas por lo que Juan Gabriel sufrió más de 20 interrogatorios, los tormentos y los crueles sufrimientos, de rodillas, con las piernas encadenadas con cadenas de hierro. En una palabra, Juan Gabriel sufrió sin proferir la menor queja.

Su estancia en la tierra duró nada más que 38 años. Su vida entre nosotros duró poco tiempo, pero él hizo mucho. Juan Gabriel, nació el 6 de Enero de 1802, fue martirizado el 11 de Septiembre de 1840. Su estancia pasó como un relámpago. Su celo por las almas le impulsó a ir a China para salvar a los chinos, e incluso al mundo; su caridad hacia los infieles y su amor ardiente al Buen Dios, le condujeron al martirio. «Quien no tiene celo, no tiene amor», dice San Agustín. Y San Pablo: «Desgraciado de mí, si no evangelizo». ¿Somos caritativos y celosos para evangelizar a los pobres como Juan Gabriel?, ¿somos dignos de ser sus cohermanos?

II. Juan Gabriel Perboyre, modelo de abnegación

Entre las maravillosas virtudes de Juan Gabriel se encuentra la abnegación que se manifiesta en él de una forma especial cuando los superiores, en Enero de 1821, le enviaron a París para continuar sus estudios. En esta ocasión, se le permitió ir a visitar a sus padres, pero a pesar de su amor hacia ellos, renunció a esta satisfacción, tan legítima, y respondió al superior que se lo ofrecía: «San Vicente fue solamente una vez a ver a su familia y se arrepintió, si Vd. me lo permite, ofreceré a Dios este sacrificio».

La abnegación de Juan Gabriel se manifiesta sobre todo durante su vida misionera en China, donde el vivió sólo, privado de todo socorro humano, sin otra protección que la de la Providencia, en un país no cristiano, rodeado de enemigos. Su energía fue admirable, no solo en el momento de caer en manos de los paganos, sino sobre todo durante los largos meses de cautividad y cuando llegó la hora de su inmolación.

III. China, tierra de numerosos mártires, semilla de cristianos

China, tierra de apóstoles y de mártires, ha sido fecundada con la sangre de los Misioneros Paúles y de las Hijas de la Caridad. Desde Tertuliano: «La sangre de los mártires es la semilla de cristianos». Por esta razón yo quisiera citar mártires y víctimas Paúles de China.

  • El Bievaventurado François-Régis Clet, C.M. partió para China el 2 de Abril de 1791. En 1818, la persecución redobló su violencia y él fue encarcelado y condenado a muerte por la Fe el 1 de Enero de 1820 y el 17 de Febrero de 1820 murió estrangulado en Ou-tch’ang., Houpei. El 9 de Julio de 1843 el Papa Gregorio XVI le declaró Venerable. El 27 de Mayo de 1900, el Papa León XIII le proclamó «Bienaventurado».
  • En 1825, Francisco Cheng, C.M. compañero de cautividad del Bienaventurado François-Régis Clet fue condenado al exilio y martirizado.
  • En 1840, el Bienaventurado Juan-Gabriel Perboyre, fue martirizado en Ou-Tch’ang, Houpei. El 11 de Septiembre de 1840 fue atado a un patíbulo, en un poste en forma de cruz. Fue beatificado por el Papa León XIII en Roma el 10 de Septiembre de 1889. Pronto será canonizado por el Papa Juan Pablo II.
  • En 1857, Fernando Montels y 2 cristianos que le acompañaban fueron decapitados, porque ellos persistían en declararse sacerdote y cristianos.
  • En 1870, Claudio-María Chevalier y Vicente Ou, los dos Paúles, fueron degollados en Tientsin.
  • El 21 de Junio de 1870, diez Hijas de la Caridad son martirizadas en Tientsin.
  • En 1900 y 1901, durante la revolución de los Boxeurs, 3 Paúles (Mauricio Doré, Pascual d’Addosio y Julio Garrigues) fueron ejecutados y quemados.
  • En 1903 Andrés Tsu, C.M., jóven cohermano de 28 años, fue hecho pedazos por los paganos. Le abrieron el pecho en forma de cruz.
  • En 1906 Juan María Lacruche, C.M. fue martirizado en la ciudad de Nanch’eng, Kiansi.
  • En 1907 Antonio Canduglia, C.M. fue decapitado.
  • En 1937, el 9 de Septiembre tuvo lugar el martirio de Mons. Francisco Javier Schraven, C.M. obispo de Tchengting, con otras 8 víctimas. El 9 por la tarde, hacia las 19 horas, después de la visita al Santísimo Sacramento en la capilla del obispo de Tchengting, estábamos unos cuarenta sacerdotes en el refectorio para la cena. No habíamos podido irnos de la Catedral de Tchengting después del retiro del 19 al 27 de Agosto, debido a la guerra chino-japonesa. Apenas nos habían servido la cena, cuando 9 europeos fueron llevados por los japoneses. Sólo escapó a la masacre un anciano Trapense de Nuestra Señora de Liesse, el P. Albéric, que por razón de su edad y enfermedad cenaba en su habitación. Las 9 víctimas fueron: Mons. Francisco Javier Schraven, C.M., obispo del vicariato de Tchentting, de 65 años, holandés; Luciano Charny, C.M. francés de 55 años, Tomás Ceska, C.M. asistente del superior, austriaco, de 65 años, Eugenio Bertrand, C.M. procurador del vicariato, francés de 32 años, Gerardo Vouters, C.M. misionero holandés de 28 años; Antonio Geerts, hermano coadjutor holandés, de 62 años, Vladislao Prinz, C.M. hermano coadjutor polaco, de 28 años, el P. Enmanuel, Trapense francés de Nuestra Señora de Liesse, de 60 años; M. Biscopich, laico checoslovaco, que estaba allí para reparar los órganos de la catedral.
  • En 1940, en Kao-Cheng, Shing-An, en el vicariato de Tchengting, el sacerdote secular P. Laurent Ch’enn, junto con su catequista fueron sepultados vivos por lo comunistas, a mitad de camino entre Siao-Kuan-Yang y su residencia de Shing-An, después de haber administrado la Extrema Unción a un moribundo de Siao-Kuan-Yang. Fueron asesinados porque el P. Ch’enn había tenido relaciones con los japoneses durante la guerra chino-japonesa.
  • En 1945, en Tchengting, Louis Uao, del clero secular, fue encarcelado y condenado a trabajos forzados, donde murió.
  • En 1947, en Tchengting, Joseph K’ung, C.M., condiscípulo de Mons. Job. Ch’enn, C.M. fue condenado a muerte por un jurado llamado popular, y ejecutado bajo pretexto de que había tenido relaciones con los japoneses durante la guerra chino-japonesa.
  • En 1950, en Che-Kia-Tch’oang, en el vicariato de Tchengting, Jacques Chao, C.M. y Jacques Ou, sacerdote secular, fueron condenados a muerte. Antes de la ejecución fueron esposados y les hicieron subir en un camión llevándoles en parada por toda la ciudad de Che-Kia-Tch’oang. Las dos víctimas clamaban en alta voz: «Viva la Iglesia católica, via el Papa y viva la República China»; cantaban en latín el Ave María y gritaban «abajo los comunistas». Después fueron ejecutados, cortándoles la cabeza.
  • En 1950, en Che-Kia-Tch’ang Kian-si, les tocó al arzobispo, Mons José Chow T’si-Che, C.M. profesor de Latín de José Chow Chihji, C.M. en el seminario de Chengting. Después de la ocupación de China continental por los comunistas, se propusieron nombrar a Mons. Chow «Papa de la Iglesia patriótica de la China comunista» con el fin de separar la Iglesia dicha «patriótica» de la Iglesia Católica de Roma. Un día, los insidiosos jefes comunistas se dirigieron a Mons. Chow, para comunicarle el fin de su visita… Pero Mons. Chow les respondió de forma maravillosa e incluso irónica: «Gracias por su visita. Su proyecto es laudable. Sin embargo me es imposible ser papa de la Iglesia patriótica de China Popular porque la China comunista es demasiado pequeña para un papa. Si les es posible nombrarme papa de la Iglesia universal, lo aceptaré con mucho gusto, si no es inútil discutir…» Los comunistas se fueron furiosos… El arzobispo fue vigilado por los comunistas, después encarcelado. Murió en un campo de trabajos forzados en 1972, después de 22 años de cárcel.
  • En 1951 en Pekín, Pedro Souen, C.M. director del seminario de Pekín fue encarcelado. Sus cadenas estaban tan apretadas que sus heridas se gangrenaron. Murió el 16 de Septiembre de 1951.
  • Milagros. Según personas que han regresado de Pekín, después de la visita a sus padres en China continental, algunos enfermos van a orar a la tumba del P. Pedro Souen para solicitar su intercesión ante el Buen Dios, a fin de obtener la curación de diversas enfermedades, que de hecho algunos han obtenido. ¡Dios sea bendito!
  • Pablo Tchang, C.M. y el sacerdote secular de la diócesis de Pekín Ignacio Ts’i, fueron también encarcelados el mismo día que el P. Pedro Souen.
  • En 1952 en Tientsin, Juan Chao, C.M. fue condenado a trabajos forzados. Desde entonces no se tienen noticias suyas.
  • Por fin hemos de reconocer que la persecución más violenta tuvo lugar del 1965 a 1976 con ocasión de la gran «Revolución Cultural». Durante este período los sacerdotes y los católicos fieles a Roma no han podido escapar a la prisión en campos de trabajos forzados.

Después de mencionar nuestros mártires Paúles, termino esta historia gloriosa con las palabras de Tertuliano: «La sangre de mártires es semilla de cristianos». Que su sangre sea la semilla de vocaciones en las dos familias de San Vicente de Paúl. Es por la sangre de Juan Gabriel Perboyre, de François-Régis Clet y de todos los mártires que han dado su vida por la Fe por quienes hemos obtenido frutos espirituales maravillosos que han sido relatados en «Las Misiones Lazaristas de China. Año Catorce (1936-1937)» y que deseo evocar en las páginas que siguen.

IV. Frutos espirituales

a) Formación del clero indígena en China por los Lazaristas en sus 14 Vicariatos.

El fin de estas líneas es mostrar que los Paúles no han perdido de vista las recomendaciones que San Vicente de Paúl hacía a sus misioneros cuando los enviaba a evangelizar a los pobres del campo, ni el doble fin que les había confiado la Sagrada Congregación de Propaganda confiándoles la Misión de China, es decir: la conversión de los infieles y la formación del clero indígena.

Ya en 1721 el P. Muneller, C.M., había abierto un seminario en Macao. De los 8 seminaristas, tres fueron ordenados sacerdotes, y dos de la Congregación de la Misión. El P. Muneller mismo enseñaba latín. Los dos jóvenes Misioneros ordenados fueron los PP: Shu y Pablo Sou.

Desde 1802 el P. Ghislain, C.M. había sido confirmado superior de la misión de la Congregación de Pekín, sucesor del P. Raux, C.M. Siendo un buen doctor, pudo ser miembro de la academia de matemáticas pero, cuando le ofrecieron este honor, él lo declinó en favor de otro cohermano. En efecto él prefirió continuar las misiones en los campos y sobre todo formar a los sacerdotes chinos, con la ayuda de los PP. Ferreti, C.M. y José Han, Paúl chino, subdirector del noviciado. Los Misioneros habían formado hasta entonces a 25 cohermanos jóvenes. Durante su vida el P. Ghislain vio a 18 de sus alumnos ordenados sacerdotes.

Hasta 1746 no había nada más que 2 Misioneros de la Congregación chinos. En 1852 eran ya 25 de los 43 que tenía China. En 1859 había 29 de los 56. Y en 1873 se llegó a la cifra de 105 sacerdotes chinos de un total de 125 Misioneros de la Congregación en China.

Para llegar a formar al clero chino, cada vicariato apostólico C.M. tenía antes del año 1900 su Seminario Menor y Mayor. Había :

  • Hasta 1937 en el vicariato de Ninpo un Seminario Mayor regional con 15 seminaristas.
  • Un Seminario Mayor C.M. fundado en 1902 en Kianshin, Tchekiang, con 45 seminaristas.
  • Un Seminario Mayor C.M. fundado en 1909 en Chala, Pekín que a partir de 1920 fue regional, con 90 seminaristas mayores.

Según los datos presentados en las «Misiones Lazaristes de Chine, (1936-1937)» en los 14 vicariatos apostólicos C.M. había 260 seminaristas mayores, 875 menores y 637 sacerdotes formados por los Misioneros C.M. en China, de los que 450 se hicieron Misiones C.M.

El 24 de Junio de 1926, S.S. el Papa Pío XI nombró 6 obispos chinos, entre ellos había dos Paúles y un sacerdote secular formado por los Paúles: Mons. Joseph Hu, C.M., obispo de Taiochow, Tchekiang, Mons. Melchior Souen, C.M., obispo de Ankou, Hopei y Mons. Philipe Chao, secular, obispo de Suan-Hoa.

14 Sacerdotes formados por los Paúles fueron elevados al episcopado, de entre ellos tres arzobispos y tres obispos pertenecientes al vicariato de Tchengting.

b) Recapitulación de los Cristianos en los 14 Vicariatos C.M. en China

Según los datos facilitados en «Missiones Lazaristes de Chine (1936-1937)» vemos las siguientes estadísticas:

a) En la Provincia de Tchekian, con 7 vicariatos (Pekín, Tchengting, Yongping, Paoting, Tientsin, Ankuo y Shungtei) había 226 sacerdotes seculares, 174 sacerdotes religiosos, 607 seminaristas menores, 83 seminaristas mayores, 21.666 bautizos de adultos, 12.209 bautizaos de niños y 542.874 cristianos.

b) En la Provincia de Tchekian, con 3 vicariatos (Ningpo, Hangchow y Taichow) había 80 sacerdotes seculares, 74 sacerdotes religiosos, 81 seminaristas menores y 25 seminaristas mayores., 3.144 bautizos de adultos, 4.095 bautizos de niños y 100.236 cristianos.

c) En la Provincia de Kiangsi, con 4 vicariatos (Nach’ang, Kiang, Yukiang y Kanchow), había 55 sacerdotes seculares, 93 sacerdotes religiosos, 185 seminaristas menores, 16 seminaristas mayores, 2.760 bautismos de adultos, 3.583 bautismos de niños y 98.826 cristianos.

c) Misioneros de la C.M. en Taiwán R.O.C.

Desde 1952 fueron confiados a la C.M. de Taiwán cuatro distritos de misión. Los holandeses llegaron en 1952 a la diócesis de Taïpai, donde trabajaron en 6 parroquias. Después en 1953 llegaron los americanos a la diócesis de Taïnan, donde tienen 5 parroquias. En 1953 otros americanos llegaron a la diócesis de Kao-Shung donde tienen 5 parroquias. Finalmente los cohermanos chinos que llegaron a Sze-hu, diócesis de Kiayi, donde tienen 4 parroquias.

En 1963, el P. William Slattery, Superior General, envió como delegado al P. José Chow Chihyi, Visitador de la Provincia de China del Norte, para hacer la visita a los cohermanos chinos.

En 1956, con el fin de reclutar vocaciones, se construyó el colegio de San Vicente en Szehu y en 1987 se abrió un Seminario Interno.

En nuestros cuatro distritos de Taiwán hay 16.248 cristianos, 32 sacerdotes C.M. de los que 16 son chinos y un hermano.

V. Conclusión

Con ocasión de la canonización de Juan Gabriel Perboyre, he querido presentar los frutos espirituales de las misiones en nuestros 14 vicariatos en China continental y en Taiwán, para pedir las oraciones de los lectores y agradecer al Buen Dios las gracias obtenidas por la sangre de los mártires y víctimas de la C.M.

Finalmente, deseamos que la Provincia C.M. de China organice una peregrinación a Roma para asistir a las ceremonias de la canonización de Juan Gabriel Perboyre, en la que puedan participar Misioneros C.M. y delegados de las parroquias que les están confiadas, o sacerdotes voluntarios de Taiwán, si es posible.

Concluímos cantando: «Haec dies quam fecit Dominus, exsultemus et laetemur in ea», porque tenemos un cohermano que es el primer Santo Mártir de China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *