En 1869 se hicieron cargo los Paúles del santuario de Los Milagros

Mitxel OlabuénagaHistoria de la Congregación de la Misión en EspañaLeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: JOSE M NOVOA LOPEZ · Fuente: Anales españoles, 1969.
Tiempo de lectura estimado:

El día 2 de septiembre de 1869, los PP. Paúles, por orden obispo de Orense, don José de la Cuesta, tomaban posesión de la administración del Santuario de los Milagros, del monte Medo. Se van a cumplir, pues, cien años de su venida a Orense y de su entrada en el santuario.

A la conmemoración se le quiere dar carácter de acontecimiento de gran relieve. Los actos conmemorativos dieron comienzo el día 4 de mayo con una misa concelebrada por el prelado y la lectura del pregón, que estuvo a cargo del P. Francisco Carballo, historiador del Santuario y superior del teologado de Salamanca.

 

EL TEMPLO DEL MONTE MEDO, UNO DE LOS SANTUARIOS MÁS NOTABLES DE ESPAÑA

Con su traza de iglesia rural es el templo de los Milagros uno de los santuarios más notables de España. Su primera piedra fue colocada en 1731 y las obras comenzaron por su nave central para continuar por las torres de su fachada principal. Se concluyeron en el año 1778.

El templo se halla rodeado de un atrio amurallado y el interior cubre sus naves con bóvedas de crucerías sobre arcos apuntados y fajones de medio punto. Sus tres naves son de igual longitud, sin crucero y la cen­tral da paso a la capilla mayor.

El templo tiene edificios circundantes. Al Norte, la residencia de la comunidad. Al Este, un patio con aljibe, granja avícola, carpintería, garajes y casa de labranza, y al Sur la explanada, la hospedería que cumple un buen servicio para albergue de peregrinos, reuniones de asociaciones y centro veraniego de los niños de la fundación en Orense de la talle de la Barrera, dirigida por las Hijas de la Caridad. En el exte­rior, un ancho paseo del que permanece en uso la mitad en ruta de las 7 capillas del viacrucis.

El Santuario de los Milagros es uno de los centros de culto, en honor de Maria, más importantes de Galicia. Sus orígenes eremíticos perduran en el alma popular. Y si hasta el siglo XVII las reuniones eran sola­mente de carácter comarcal, en el siguiente ya tienen un ámbito que se extiende por toda la región, parte de Portugal y Zamora.

Tal vez la pujanza del santuario se deba, en parte, a su situación de cruce de caminos, condados y municipios, de feriantes y comunida­des de pastos. La posada del Medo era lugar de concurrencia y obligada juntanza de gentes que cobra características de multitudinario entu­siasmo en la novena cuyas aglomeraciones alcanzan a 30.000 personas, dándose como cifra estadística la de 80.000 peregrinos en la novena del año de 1925.

 

ORIGENES, TRADICION Y LEYENDA

El Santuario de Nuestra Señora de los Milagros se halla situado en tierras del alto Limia, y Maceda. Pertenece a la feligresía de San Juan de Vide, del municipio de Baños de Molgas. A una altitud de cerca de los 700 metros se divisa un bellísimo paraje de maravillosas perspectivas que irradian de San Mamed, cuya cumbre guarda las ruinas de la ermita de su nombre de posibles huellas visigóticas. La prolongación del Alto del Rodicio hasta la cabeza de Meda y los hondos valles en los que se conjuga el bosque y el matorral en un extenso paisaje pastoril, le dan una perspectiva de verdadero recreo.

La comarca goza del privilegio de hallarse vinculada a los orígenes del cristianismo en estos lugares. El primer eremitorio dedicado a la Virgen en el Medo data del siglo IX en que la leyenda atribuye al conde de Castro Caldelas la erección, por ofrecimiento, de una ermita en el lugar donde ganó al conde de Pena una sangrienta batalla. Otra afirma que se debe a la tenaz persistencia de los ermitaños del monte. Sea de ello lo que fuere, lo cierto es que el eremitorio del monte Medo permaneció a través del medievo.

En el siglo XV, periodo en que se sitúa el segundo eremitorio, los habitantes de San Juan de Vide, cuentan que una pastorcita del lugar de Froufe encontró, la efigie de Maria en el hueco de un roble. Y aseguran que la imagen habló a la pastora: «comunica al señor cura de Vide que deseo que reedifiquen la ermita». Otra versión afirma que la efigie llevada en andas desaparece al llegar a la Chaira. Y como los intentos del traslado fracasan, se decide construir la ermita en el Medo. Así fue cómo el Medo y su eremitorio se convirtieron en el punto de atracción y espiritualidad mariana.

La transformación del eremitorio en gran santuario se localiza en el siglo XVIII. Y así llegamos a la entrada de los PP. Paúles, que renuevan la vida del monasterio, construyen —1881— la residencia y terminan la carretera de Maceda a los Milagros y crean el colegio en el que ingresan muchos alumnos que cursan los estudios de Enseñanza Media al mismo tiempo que la carrera eclesiástica. En 1898, el adminis­trador, P. Juan, hizo del templo un gran centro litúrgico. Campanas, altares, retablos y cre6 la asociación de San Luis Gonzaga.

 

CIEN AÑOS DE LABOR APOSTÓLICA Y LA HONDA SIGNIFICACION DE UNA CONMEMORACIÓN

Impresiona la estructura de una nueva fábrica situada en el lateral izquierdo del santuario. Ciento veinte metros de fachada, moderna, funcional, delimitan y perfilan el nuevo edificio del colegio en la que hasta 1.000 alumnos podrán cursar allí estudios de bachillerato o los eclesiásticos de la Orden.

Para que nos informe de todo ello hemos charlado con el Padre superior de la casa monástica del Santuario, don Angel Aoiz, que ama­blemente accede al diálogo.

—Como recuerdo perenne de esta conmemoración del centenario —comienza diciéndonos el P. Angel Aoiz— quedará el gran colegio que vamos a inaugurar. Ustedes han visto cambiado el panorama del monte Medo. A la izquierda han encontrado un gran bloque de piedra y de cemento armado donde hay 20 aulas extraordinarias, una capilla, un comedor, un internado para 400 niños que van a venir a estudiar. Tam­bién habrá semipensionistas y, claro esta, externos, todos aquellos que quieran ir a sus casas y así, hasta 1.000. Este va a ser, evidentemente, el acto de mayor resonancia de este centenario.

Ustedes tienen ya un colegio o seminario menor. ¿Será este nuevo una prolongación o registrará cambios en su organización?

—Este va a ser un colegio de Enseñanza Media reconocido. Por lo tanto, no vamos a admitir solamente a los que pidan ser seminaristas o aspirantes a PP. Paúles, sino también aquellos que vengan sin intenciones expresas.

—¿Sera, pues, un colegio mas?

Elcentro va a ser un colegio de la Iglesia, como el de los Maristas o el de los Salesianos de Orense. Será reconocido porque reunirá las condiciones que exige el ministerio de Educación y Ciencia. No obstante, de aquí trataremos de extraer las vocaciones para PP. Paúles. Hasta ahora tenemos 40 niños aspirantes y seguirán un régimen igual que los internos. Solamente se les darán los conocimientos de nuestra Congre­gación.

—¿Son importantes las vocaciones de la comarca?

—Actualmente en la provincia de Madrid, que es a la que nosotros pertenecemos, existen más de cien Padres que nacieron en estos pue­blecitos circundantes.

–                 ¿Estudios?

—El año que viene tendremos hasta bachillerato elemental. Segui­remos paulatinamente hasta dar el superior.

El diálogo es ahora sobre la marcha. La visita a este nuevo colegio es obligada. En el recorrido el Padre Angel Aoiz, nos va explicando:

—La construcción del colegio tiene una superficie de 6.000 metros cuadrados. Esto en lo que se refiere a aulas, dormitorios, comedor, iglesia y otras dependencias auxiliares. Además hay que añadir la superficie que falta hasta llegar a los 20.000 metros cuadrados, que es lo que nos ha donado la diócesis de Orense y que vamos a dedicar exclusivamente al colegio.

¿Hablamos del presupuesto?

—El presupuesto asciende a cuarenta millones de pesetas. –¿De dónde procede cantidad tan importante?

—Hasta ahora exclusivamente de la Congregación. Hemos tenido una ayuda del obispo y del Cabildo, al que, desde aquí, queremos agra­decer la donación de los terrenos. El Estado ha declarado esta obra de interés social. Esto quiere decir que nos vamos a someter a ciertas condiciones. Una de elles es cobrar poco. Esperamos una subvención de siete millones de pesetas.

-¿Hablamos de los precios?

–Experimentalmente por este año hemos decidido cobrar a los in­ternos 1.600 pesetas mensuales, para los mediopensionistas 800 y la cuota de estudios va a ser la mínima, o sea la que exige el Estado a los colegios de interés social, unas 300 pesetas.

—¿Profesorado?

—El profesorado no será en su totalidad de la Congregación. La explicación del P. Superior de los Milagros continúa. Nos señala que el arquitecto, que ha realizado muchos proyectos de colegios similares, ha dicho de éste que es su obra maestra. Nos hallamos ahora en el ala de las clases que esta dividida en cinco pabe­llones, en cada uno de los cuales hay cuatro Cases, dos en el piso bajo y otras tantas en el alto. Un pabellón de 20 metros de largo desde el que se accede a los aposentos de los alumnos. Entre los pabellones paralelos, en sus laterales se hallan situados el salón de estudios, la iglesia y el teatro, un salón comedor extraordinario y unas cocinas mon­tadas al último grito. Y después esta la residencia de los sacerdotes y de todos los que van a ser educadores.

—Por último, Padre, ¿quiere decirnos una esperanza del superior que esta ilusionado con esta hermosa obra?

—Creo que a través de la historia del Monte Medo en estos últimos cien años, se ha trabajado. En cada época ha habido una perspectiva distinta. La Iglesia actualmente esta basándose en los colegios. La labor es tratar de educar líderes, obtenerlos de los pueblos que después puedan desarrollar una labor social intensa. Es necesario que todas estas aldeas evolucionen. Esta es por el momento la esperanza acariciada por el Superior de los Milagros. También en la esperanza esta incluido un proyecto de crear, para los niños que no puedan seguir los estudios, una Escuela Agropecuaria, donde puedan aprender.

—Que todo se haga con espíritu moderna y se alcance el éxito que merecen las empresas acometidas con sentido social.

JOSE M NOVOA LOPEZ

(Del «Faro de Vigo», 26-V I-69)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *