34º Domingo de T.O. – Jesucristo, Rey del Universo (reflexión de Rosalino Dizon Reyes)

Ross Reyes DizonHomilías y reflexiones, Año ALeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: .
Tiempo de lectura estimado:

Evangelizador de los pobres de toda clase

Jesús es el Evangelizador de los pobres.  Son de él y herederos de su reino todos cuantos viven anunciando la Buena Nueva a los pobres.

Jesús recorre todos los pueblos y aldeas.  Enseña él en las sinagogas y proclama el Evangelio del reino.  Sana además toda clase de enfermedades y dolencias.  Pasa él, sí, haciendo el bien.  Así que se puede decir que es Evangelizador «de palabra y de obra» (SV.ES XI:393).

Es que Jesús es tan compasivo como el Señor Dios que le ha enviado.  Lo propio de este Dios es la misericordia (SV.ES XI:253).  Por eso, oye él el clamor de los oprimidos y se fija en sus sufrimientos.  Hace justicia también a los huérfanos y a las viudas.  Ama además a los inmigrantes, alimentándoles y vistiéndoles.  Y cual pastor bueno y solícito, el Señor Dios cuida él mismo en persona a su pueblo.

No extraña, pues, que se compadezca Jesús de las gentes que están extenuadas y abandonadas como ovejas sin pastor.  Y esta compasión lo impulsa a enviar a sus discípulos y darles autoridad para que hagan ellos lo que él.  Jesús, entonces, no solo asiste a los pobres de todas las maneras; procura también que los demás les asistan asimismo.

Los de Jesús se acreditan por su dedicación a la asistencia de los necesitados, por su celo evangelizador.

Como el Padre lo ha enviado, así envía el Evangelizador de los pobres a los suyos.  Quiere Jesús que los suyos sean uno con él y con el Padre.  Y esto se realiza cuando el obrar de los discípulos es el de Jesús mismo, es el del Padre mismo.  Siendo uno con Jesús y con el Padre, los discípulos contribuyen también a que Dios sea todo en todos.

Y obrar como el Evangelizador de los pobres y como Dios es lo decisivo.  Según José Antonio Pagola, lo decisivo «no es la condición social, el talento personal o el éxito logrado a lo largo de los años.  Lo decisivo es el amor práctico y solidario a los necesitados de ayuda».  Y son herederos del reino, por supuesto, todos cuantos, sean creyentes o no creyentes, alivian el sufrimiento del los pobres.

Señor Jesús, que nosotros no avergoncemos jamás a los que no tienen nada ni dejemos que ellos pasen hambre.  Haz que así sea grata a tus ojos nuestra celebración de tu Cena.

26 Noviembre 2017
34º Domingo de T.O. (A) – Jesucristo, Rey del Universo
Eze 34, 11-12. 15-17; 1 Cor 15, 20-26. 28; Mt 25, 31-46

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *