33º Domingo de T.O. (reflexión de Rosalino Dizon Reyes)

Ross Reyes DizonHomilías y reflexiones, Año A0 Comments

CRÉDITOS
Autor: .
Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

Fieles seguidores de Jesús, no holgazanes

Al subir al cielo, Jesús confía a sus discípulos dones y talentos.  Espera él que los discípulos sean fieles, no importa la clase o la cantidad de los dones o talentos recibidos.

En la parábola de los talentos, son fieles y cumplidores los empleados que enseguida negocian con los talentos.  Esos empleados ganan para su amo el doble de la cantidad confiada.

Es negligente y holgazán, en cambio, el empleado que esconde en un hoyo en la tierra el talento recibido.  No, no comete el empleado ninguna acción mala.  Es decir, resulta condenado él por un pecado de omisión.

Y por pecados de omisión posiblemente nos condene Jesús a los que nos decimos seguidores suyos.  Es que nosotros también fácilmente podemos acabar anteponiendo la seguridad personal al reino de Dios.  ¿Supera realmente nuestra justicia la de los escibas y fariséos?  Quizás nuestra búsqueda de la justicia de Dios consiste en nada más que la observancia estricta religiosa.

Y los que nos hemos convertido en escribas y fariseos modernos también consideramos inferiores a los demás.  Nos creemos además con más méritos ante Dios, porque cumplimos con nuestros deberes religiosos.  Con esto nos conformamos luego, pensando que nos basta con salvarnos.  Por tanto, ya no nos interesa la salvación de los pecadores, de los gentiles, de la gente sencilla.  Y a éstos los excluimos además.

Pero no les basta a los fieles discípulos con salvarse, si sus prójmos no se salvan.  No, no les basta con amar a Dios, si sus prójimos no lo aman (véase SV.ES XI:553).  Los fieles seguidores de Jesús tienen realmente más interés en extender el reino de Dios que sus posesiones (SV.ES III:488-489).  Lejos de ser holgazanes, hacen lo que la mujer hacendosa, manteniéndose vigilantes y despejados.  Y anteponen el crecimiento del Reino a sus propios intereses.

Señor Jesús, nos llamas a tu servicio y a la mesa de tu pan y de tu palabra.  Haz que seamos fieles administradores de tu multiforme gracia en favor de nuestros hermanos.  Y déjanos pasar un día a tu banquete celestial.

19 Noviembre 2017
33º Domingo de T.O. (A)
Prov 31,10-13. 19-20. 30-31; 1 Tes 5, 1-6; Mt 25, 14-30

Ross Reyes Dizon

Ross debe su formación a los misioneros paúles filipinos, españoles y estadounidenses. Un nativo de Filipinas, ahora vive en Vallejo, California, con su esposa Melody. Tienen dos hijos mayores, Vicente y Justino, y son cuidadores a tiempo completo de sus nietos, Maximiliano Federico y Vivianna Luisa. Ross es voluntario en Margaret Todd Senior Center, Novato, California, impartiendo semanalmente una clase gratuita de ciudadanía, mayoritariamente para hispanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *